Tips para hacer los mejores cocteles en casa

Imagen por Kelly Puleio

Como alguien que escribe sobre cócteles para ganarse la vida, Maggie Hoffman tiene en su colección millones de botellas de alcohol. Aun así, sabe que la mayoría de personas que aman los cocteles no son tan afortunados. Con ese pensamiento, tuvo la idea de su nuevo libro: The One-Bottles Cocktail: Más de 80 recetas con ingredientes frescos y una sola bebida alcohólica. Creado, específicamente, para gente que no tiene un bar completamente equipado. Ahora, gracias a Hoffman, puedes hacerte una bebida deliciosa así tengas la cuenta bancaria tan vacía como el bar de la casa.

Hoffman ha sido colaboradora en Serious Eats, y recuerda con especial cariño, una historia en la que hacían un coctel solo con tres ingredientes. Le fue bien a la historia, fue popular entre los lectores, pero recibió bastantes comentarios de gente furiosa. Decían “no importa si solo son tres ingredientes, uno de esos es Whiskey, otro es Triple Sec y el último es Cynar lo que quiere que decir que me va a costar por lo menos 75 dólares”. Los comentarios de esas personas reflejaban una preocupación legítima “me sorprendió que hacer una bebida pudiera significar un riesgo para tus finanzas, cuando ni siquiera ibas a estar seguro de fuera gustarte”.

Ella se dio cuenta de que la gente quería simplemente bebidas más sencillas que pudieran hacerse sin gastar una fortuna en tragos. “A lo mejor tienes una buena botella de escocés. Alguien podría haber llevado un Campari a tu fiesta, o tal vez tienes ginebra porque te gusta hacer gin-and-tonics, pero la mayoría de la gente no tiene en el bar de su casa, tragos como, no sé… un Montenegro Amaro, la versión más fuerte del Cynar. Y si compras vermouth -que no es tan caro- solo dura un mes en la nevera, así que mantener un bar bien equipado en la casa se convierte en todo un desafío”.

Hoffman, inspirada en estos comentarios, empezó una nueva serie de artículos con recetas para hacer cócteles a partir de una sola clase de alcohol, ya fuera vodka, tequila, o ginebra. Se volvieron los posts más populares de la página, y al poco tiempo la autora habló con un editor, así que todo encontró su sitio. “Busqué a los bartenders que había entrevistado en el pasado, o a los que servían en los bares a lo que iba frecuentemente, incluso a los que habían ganado competencias como el Speed Rack (un concurso para mujeres bartenders). Les dije: ¿te le mides a hacer el desafío de Masterchef? Te dan solamente una botella, puede ser mezcal, tequila, pisco, vodka o un bourbon, cualquiera de esos tragos, pero nada más. Nada de jarabes o vermouth ¿cómo conseguirías los sabores?”. Dice Hoffman que los bartenders se lo tomaron muy en serio, y la mantenían informada de sus avances. “Algunos de ellos se fueron literalmente al mercado, y me escribían al Facebook mensajes como ‘¿qué opinas del té oolong? ¿se puede usar jugo de apio? ¿café?’ se les ocurrieron ideas brillantes para equilibrar los sabores de los cocteles con estos ingredientes de unas maneras realmente inteligentes, sin necesidad de utilizar los acompañantes clásicos”.

En vez de gastar una fortuna comprando tragos, Hoffman te alienta a ir tu mercado local o el fruver del barrio, y hagas cocteles frescos y de temporada con las cosas que encuentres. Además de todas las recetas, The One-Bottle Cocktail tiene muchos consejo para los bartenders que aún son principiantes.

Por ejemplo, la autora entiende que algunas personas se sienten intimidadas por un shaker: “Creo que las personas que le tienen miedo a usar el shaker probablemente han usado dos tipos especialmente difíciles, uno que tiene una tapa que hay que enroscar (un shaker de tres piezas) y que al batirlas con el hielo crean un vacío imposible de romper-, o un Boston shaker (un shaker de dos partes, una de metal y otra de vidrio) la que también es difícil de separar si no estás acostumbrado/a. La mayoría de los bartenders ahora usan uno de metal y metal. Tanto la copa grande como la pequeña son de metal, y la belleza de eso es que le dan un pequeño apretón y se abre. También son irrompibles, en serio no quieres estallar un shaker de vidrio en la barra. Las de metal con metal se abren como en un sueño”. Además, Hoffman explica las razones para usar un shaker en primer lugar: “cuando mezclas el coctel en el shaker, no solo estás enfriando la bebida, sino que también están haciendo pequeñas burbujas, una de las mejores cosas que tienen los cocteles: la textura burbujeante en la boca”.

Otra cosa por hacer que es más fácil de lo que la mayoría de gente piensa: hacer tu propio almíbar o sirope. Hoffman dice “Si puedes hacer té, puedes hacer jarabe. Me encanta tener tarros de vidrio por la casa. Normalmente no preparo el almíbar en la estufa, porque es mucho más fácil hervir un poco de agua, es más, ni siquiera tiene que estar completamente hirviendo. Calienta un poco de agua, ponla en un tarro de vidrio con la cantidad adecuada de azúcar. Luego lo cierras, lo sacudes y luego se disuelve".

Es cierto que el libro de Hoffman va dirigido a personas que no tienen una variedad de trago en sus casas, las recetas también son para aquellas personas que viven en lugares con fuertes leyes o impuestos al licor. Aquí no vas a encontrar ninguna receta que requiere Chartreuse o algún otro ingrediente difícil de encontrar. “Hay muchísimos libros con recetas, que tienen muy buenas bebida y cocteles, pero realmente requieren dedicación. Si estás ligeramente interesado en los tragos, pero no eres un fanático, estas bebidas tiene un sabor moderno, rico y elaborado, sin que requieran el esfuerzo y la devoción que tendrías que tener para hacer uno de esos cocteles de los libros especializados”.

La próxima vez que no sepas qué hacer con una botella de algún trago que está por ahí en la casa y que alguien te regaló, puedes abrir el libro de Hoffman. Encontrarás muchos consejos y recetas, que también pueden inspirarte y ponerte creativo la próxima vez que tengas una botella de whisky o de ron en tus manos. Al final de cada capítulo, Hoffman incluye una página con bonus o "bebidas extra", una lista de bebidas adicionales para hacer con ese trago en particular. Dice también: "Probé una y otra vez cada preparación con una variedad de tragos para ver si también funcionaban, y no la agregué a estas listas a menos que fueras realmente deliciosas. Entonces tienes cinco o más bebidas para usar el resto de esa botella”.

Hoffman compartió una de las recetas de su libro con Playboy, un cóctel llamado Desert Sunset que ella describe como "básicamente un margarita de mezcal hecha con jugo de zanahoria”. Si no has probado el mezcal antes, dice ella: "Es un licor delicioso… Algunas personas no saben que el tequila es mezcal, solo que la mayoría del tequila que se hace actualmente lo fabrican las grandes compañías con técnicas modernas. El mezcal tradicional se hace asando los corazones del agave en el suelo, y así las fibras se convierten en azúcar para poderlas fermentar”, explica, y agrega: “la mayoría de mezcales que son buenos están hechos por pequeños productores en pequeñas cantidades y lotes. Es delicioso y, con frecuencia, sabroso”.

Hoffman dice que puedes encontrar todos los ingredientes para el Desert Sunset en la mayoría de las tiendas de variedades, incluida la paprika ahumada. “Es de España y a menudo viene en una lata cuadrada. La marca que tengo es Chiquilín”.

RECETA:

DESERT SUNSET

Los cócteles con zanahoria a veces terminan teniendo un sabor extrañamente saludable. Pero este, de Chad Hauge, bartender en el Longman & Eagle Bar ubicado en Chicago, es pura y física diversión. Es un poco salado, ahumado y fresco (del tipo de cosas que te hacen bailar). El zumo de naranja y el de limón acentúan el jugo de zanahoria, y el mezcal amaderado encuentra partido en un michelado hecho con sal y paprika ahumada. Y ¿qué pasa si no tienes una botella de mezcal? pues deberías comprarla ¿La licorera está cerrada? Un tequila blanco también sirve.

INGREDIENTES

  • 1 oz. de zumo fresco de limón
  • 2 cucharaditas de sal gruesa
  • 5 cucharaditas de paprika ahumada picante
  • 2 oz. de mezcal
  • 5 oz. 1:1 sirope de agave (según la receta de abajo)
  • 1 oz. de jugo fresco de zanahoria
  • 5 oz. de jugo de naranja recién hecho

INSTRUCCIONES

Para el borde del vaso, vierte ½ onza de zumo de limón en un plato pequeño. Mezcla la sal y la paprika ahumada picante en otro plato pequeño. Introduce primero un vaso pequeño en el zumo de limón, luego sumérgelo y dale vueltas en la mezcla con paprika. Deja a un lado. Combina mezcal, jarabe de agave, jugo de zanahoria, jugo de naranja y el jugo de limón restante en un shaker y llénala con hielo. Agita vigorosamente por, aproximadamente, 12 segundos, hasta que esté bien frío. Llena el vaso michelado con hielo y vierte el cóctel en dos chorros. Para el jarabe de agave: Mezcla una parte (por ejemplo, 1 onza) de néctar de agave con una parte (otra vez, 1 onza) de agua caliente y revuelva hasta que disolver.

 

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

2017 Playmate Review

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de febrero de 2018 Escoger la Playmate de 2018 entre

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

El poder de la Ayahuasca

La respuesta de Tim fue corta y dulce. “Este es el mejor mensaje que he recibido. Te mando el dato con todo el gusto”, escribió.

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS