Robin Hood sigue vigente

Imagen por bolsillo/SiHayCine

A Hollywood le encantan los remakes, y a nosotros nos encanta verlos. Solo este año hemos visto a Christopher Robin, Nace una estrella (versión número cuatro),  el cuento clásico del Cascanueces, y en camino vienen Mary Poppins, El Grinch, El Rey León, Dumbo y Mulán, entre muchas otras que están en ciernes, como una versión live action de La Sirenita e incluso otras que los fans piden a gritos, como una de Hércules. Ahora le toca el turno a Robin Hood, el legendario héroe que le roba a los ricos para darle a los pobres.

Una simple búsqueda del nombre arroja 200 resultados en IMDb, entre ellos se cuentan desde series de televisión, a cortos y películas. En el cine, Robin Hood ha tenido diversos tipos de personalidades y acercamientos a su historia: Douglas Fairbanks era un Robin Hood silencioso, Margaret Rutherford fue la primera mujer Robin, Frank Sinatra era un Robin gángster, Sean Connery era un Robin romántico, Kevin Costner era un Robin de inteligencia rápida y John Cleese, junto a Cary Elwes, era un Robin cómico. Algunos podrían decir que Robin Hood es el ladrón más querido de todos, un justiciero, un vigilante. Un arquetipo que pasó a inspirar innumerables historias y personajes, incluso al super éxito de la cadena estadounidense CW: Arrow.

En esta versión de 2018 Taron Egerton, a quien la crítica ha calificado como la estrella en ascenso de Hollywood, hace una interpretación encantadora de Robin de Loxley, un noble acomodado a quien nada le hace falta. En los primeros minutos de la película conocemos a Robin y a Marian (interpretada por Eve Hewson), y su historia de amor, antes de que sean cruelmente separados por las órdenes de reclutamiento del sheriff de Nottingham, y Robin deba enlistarse para hacer parte de las cruzadas y luchar por la causa cristiana contra los moros.

Como no podía pasar de otra manera, Robin es un guerrero valiente, un excelente compañero, un personaje noble que cree en la justicia y no está de acuerdo con herir a alguien que está desarmado. Muy correcto pero problemático para la causa de su ejército, Robin es enviado de regreso a Nottingham. Y allá comienzan los problemas reales. Al llegar se encuentra con un reino devastado por impuestos, con su propiedad destruida y saqueada por orden del Sheriff.

Esta es una historia de origen que nos muestra a un Robin más impulsado por recuperar a su amor eterno, quien al darlo por muerto en las cruzadas ahora está con alguien más (Will Scarlet, interpretado por Jamie Dornan). En esta versión Little John (Jamie Foxx) es el cerebro detrás del personaje de Robin Hood, un alter ego con el que el protagonista en principio no parece identificarse mucho o sentirse muy cómodo.

La historia puede parecer simple a primera vista, sus personajes son instituciones y en muchos casos sus realidades particulares nos son extremadamente ajenas, ya sea por cuestiones temporales o sociales. Pero, ¿entonces por qué seguimos y seguiremos viendo esta historia? Claro, la película está cargada de escenarios impresionantes, escenas de batalla emocionantes y todos los componentes de una superestrella del cine de acción. Pero más allá de eso, es un relato universal y nos habla de males tan antiguos como la humanidad misma: la corrupción y el abuso de poder.

Las escenas a cuarto cerrado, los enfrentamientos del pueblo con las autoridades y los anuncios del aumento en los impuestos para la guerra encuentran reflejos muy reales en el diario vivir de todos los espectadores y en el estado actual de la sociedad. Alló podemos reconocer varios personajes públicos al frente de los países con comportamientos radicalistas, excusatorios y corruptos como los del Sheriff de Nottingham, el empuje y la voluntad de lucha del pueblo que siente que no tiene nada que perder y la imagen de escudero y punta de flecha de Robin Hood.

La importancia de una historia como esta radica en la vigencia de una ficción que sigue siendo realidad, y ponerla a circular una y otra vez, con el telón de la acción y las actuaciones que te hacen tomar cariño a estos personajes, implica poner en discusión las cuestiones más esenciales del mundo en el que vivimos: la igualdad y la justicia de la que Robin Hood siempre ha sido una bandera.

 

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

Un hombre de su época

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017 La noticia llegó dos días antes

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

El poder de la Ayahuasca

La respuesta de Tim fue corta y dulce. “Este es el mejor mensaje que he recibido. Te mando el dato con todo el gusto”, escribió.

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS