Residente 100% anormal

Las olas del mar picado golpean las playas de La Perla, el barrio de las casitas de colores que vio crecer a René Pérez Joglar. A mediados de mayo el vecindario recibió a su hijo del cañaveral, que volvía a Puerto Rico después de varios años sin presentarse en el país que le inyectó revolución a su ADN.
Imagen por David Rugeles

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de junio-julio de 2018

El pueblo boricua atraviesa una grave situación en medio de una crisis humanitaria luego de que el 2 de octubre de 2017 el huracán María dejara a su paso más de 4600 víctimas fatales, arrasando con gran parte de la isla, dejando a los damnificados con problemas en el suministro de agua y energía eléctrica que aún persisten. El gobierno de Donald Trump fue criticado por su negligente reacción ante la emergencia en Puerto Rico, en comparación con la atención que prestó en estados como Lousiana y Texas cuando fueron azotados por el huracán Harvey durante la misma temporada de tormentas.

“Primo, tú y yo descendimos de Gilberto Concepción de Gracia / fundador del partido independentista de Puerto Rico / abogado de Pedro Albizu Campos en Nueva York / Nacimos con revolución en las venas […] y estamos conectados en las malas y en las buenas”.

Intro ADN/DNA

A 12 kilómetros de la Perla, en la ciudad de San Juan, queda Hato Rey, lugar de nacimiento de Residente, hijo de Flor Joglar y Reinaldo Pérez, quienes criaron a su hijo con un carácter independiente y revolucionario, rodeado por múltiples manifestaciones artísticas. “Mis padres fomentaban la educación en casa, mi mamá era actriz de teatro y mi padrastro era músico de bodas. Mi hermano [Visitante] y yo lo acompañábamos para ayudarlo con los equipos y desde ahí todo empezó a formarme”. Durante años, La Perla fue conocida por ser un barrio inundado por el tráfico de drogas y los asesinatos, llegando a ser considerado como uno de los más peligrosos del Caribe. “Si no sabías defenderte físicamente, quizás te defendías siendo creativo en las respuestas que le dabas a la gente, y eso quizás desarrolló algo en mí. Además, el béisbol me mantuvo fuera de las calles, de alguna manera me hizo saludable”, confiesa Residente. Con el paso del tiempo la semilla de su creatividad germinó mientras escuchaba a Vico C y a ídolos cuyas letras están marcadas por la conciencia social como Silvio Rodríguez y Rubén Blades, con quienes años después compondría canciones como La Perla y Ojos color sol.

“Hay ignorantes que utilizan un género musical para expresar su ignorancia. El reggaetón también puede ser utilizado para denunciar la agresión contra la mujer. Lo que está haciendo hoy René Pérez no tiene que ver con lo que hace Maluma”, dijo Rubén Blades al diario peruano El Comercio en junio de 2017. “Para mí el éxito es ser amigo de tus artistas referentes como Rubén Blades. Ser amigo de Iñárritu, con quien hablé hace poco sobre escribir algo, y tener una canción con mi ahora compañero de trabajo Silvio Rodríguez, es el verdadero éxito”, afirma el puertorriqueño.

A sus 17 años formó la banda Latin Tempo con el trombonista y arreglista Louis García después de haberse graduado de la Escuela Libre de Música. Estudió en la Escuela de Artes Plásticas de San Juan, Puerto Rico, y luego de graduarse obtuvo una beca para estudiar en el Savannah College of Art and Desing, en Georgia, donde completó su maestría en Bellas Artes.

Luego de dejar atrás 10 años de carrera musical como líder de la banda Calle 13, con la que se llevó 21 premios Grammy Latinos y tres Grammy (siendo los máximos ganadores de este premio en la música urbana), René decide lanzarse como solista para apostarle a un proyecto personal inspirado en el mapa genético de su propio ADN en el que las voces del mundo contaran su historia.

“… y baja Cristo del cielo a entregarles amor propio / y se dan cuenta de que es negro / y de que está fumando opio / y a todo el mundo le da ira / hasta al Papa le dio ira / a los creyentes les dio más / porque todo era mentira”.

El futuro es nuestro

Residente fue diagnosticado con trastorno de déficit de atención e hiperactividad en un nivel medio. Es impulsivo, inquieto, ansioso, disperso, y eso —según él mismo— se relaciona con la energía que tiene para decir las cosas, para generar polémica. Bajo la rudeza de su mirada, su estilo rapero de camisetas con mensajes contestatarios, escapularios y dijes llenos de simbología indígena, se esconde un hombre profundamente sensible que desde hace varios años difunde un mensaje de resistencia a lo largo de América Latina. Su discurso político y social se fundamenta en una clara posición antiimperialista que persigue la esperanza de ver independiente a su amada Puerto Rico, y hace hincapié en los derechos humanos, el medio ambiente y los conflictos que azotan a la raza humana desde el principio de sus tiempos.

“Mis rivales que vengan de a dos / hoy, ni siquiera los truenos me alzan la voz / soy tu derrota, tus dos piernas rotas / el clavo en el pie que traspasó la bota”.

Guerra

Era 15 de octubre de 2009, y en Los Ángeles se celebraba la entrega de los Premios MTV Latinoamérica. Residente fue el anfitrión del evento junto a la canadiense Nelly Furtado. Durante esta ceremonia la presentación de René fue controvertida por la libertad que se tomó para hablar de temas políticos en camisetas que llevaban mensajes como “Chávez nominado a mejor artista pop”, “México nunca olvida, 2/oct/68” (haciendo referencia a la matanza de estudiantes en Tlatelolco), “Micheletti rima con Pinocheti” (en relación con el gobernante hondureño Roberto Micheletti) y “Mercedes Sosa sonará x100pre”, en homenaje a la cantante argentina fallecida semanas antes.

Sin duda alguna el mensaje que causó más polémica fue “Uribe Para Bases Militares”, que criticaba la presencia de bases militares norteamericanas en Colombia. Sin embargo, el diseño del estampado le daba un doble sentido a la lectura haciendo relevante el texto “Uribe Paramilitar”, mensaje por el cual el entonces alcalde de Manizales, Juan Manuel Llano, censuró la presentación de Calle 13 que se llevaría a cabo en enero de 2010: “Es un insulto para los colombianos que una persona haga uso de ese escenario para ultrajar a todos los colombianos y en especial a nuestro presidente. Bajo ningún motivo este grupo se puede presentar en la Feria de Manizales”. Residente había logrado su cometido: incomodar y llamar la atención hacia la situación política de un país en el que de manera retrógrada se vetaba su música. Pero eso no es todo, por este hecho Residente recibió amenazas por parte de grupos paramilitares. “Me sentí amenazado en Colombia cuando me dijeron que me iban a matar si iba a tocar allá. Eso era una amenaza real. Cuando pasó lo de mi denuncia al paramilitarismo me dijeron que si volvía, me mataban”.

“Si no sabías defenderte físicamente, quizás te defendías siendo creativo en las respuestas que le dabas a la gente, y eso quizás desarrolló algo en mí”

“Real es tu mamá aguantando mientras tú estuviste preso / que tuvo que usar el dinero de la sopa pa’ que tú te compraras, jabón, comida, cigarrillos y ropa / y mira cómo le pagas haciéndote el sicario, a nombre de ella te voy a dar con todo el abecedario”.

Mis disculpas

En mayo de 2017 el género urbano tuvo los ojos puestos en la ‘tiradera’ (enfrentamiento musical entre dos artistas) en la que se vio envuelto René con su compatriota Tempo, que había sido condenado a 24 años de cárcel por tráfico de drogas y posesión ilegal de armas hasta 2013, y era conocido por tener batallas con reguetoneros como Daddy Yankee y Nicky Jam. Todo empezó cuando Residente expresó su opinión sobre la actualidad de la industria musical durante la Conferencia Billboard de la Música Latina y declarara: “Si tú me das 30 minutos te preparo un hit ahora mismo de lo que está sonando en la radio. Es muy muy fácil hacerlo, y es una falta de respeto con los artistas que están haciendo música de verdad porque eso no está bien y le hace daño a la música latina”. En Calle sin salida Tempo acusó a René de aprovecharse del reguetón en los primeros años de Calle 13 como escalón a la fama, y —entre otras cosas— le decía: “Hipócrita, pensé que eras de aquí, y eres de Miami / y en vez de comprar residencia, compraste los Grammy”. Para responder a la ‘tiradera’, Rene presentó Mil disculpas y en ocho minutos de rimas inclementes acabó con Tempo.

“Los científicos pueden separar un hilo de ácido desoxirribonucleico para decirte el porcentaje de descendencias que anhelas entender. Te enviarán a tierras de hielo y arena a través de un mapa del mundo que llevas en las líneas de tu mano”.

Intro ADN/DNA

Tras la entrada en receso de Calle 13, Residente decidió desempolvar unas pruebas de ADN que se había hecho para conocer sus raíces. Luego de analizar los resultados emprendió un viaje por el mundo recogiendo sonidos autóctonos e historias de vida marcadas por los vestigios de la guerra, situaciones que lo sumergieron en un profundo proceso de autoconocimiento y reflexión durante dos años en los que se lanzó a producir un disco con artistas anónimos que viven en lugares donde su sangre ha tenido presencia. El relato en su disco homónimo inicia con la declaración de su primo, el dramaturgo, compositor y actor estadounidense Lin-Manuel Miranda, célebre por haber creado y protagonizado el musical Hamilton con el que recibió un Pulitzer y un Grammy.

“Aquí todos somos deformes / y nos resistimos a usar uniforme / lo más feo de la flor es el tallo / la belleza se alimenta de fallos / como nos vemos curiosos, ponemos a los lindos nerviosos / que toda la gente nos señale / lo que no es igual, sobresale”.

Somos anormales

En Kyzyl, al sur de Siberia en Rusia, es de donde proviene el 6 % de los genes de Residente. Es allí donde inicia la travesía en busca de inspiración gracias a un encuentro con nativos nómadas del pueblo Tuvano que le muestran su similitud genética con los indígenas de norte y Suramérica por su semejanza cultural, religiosa y lingüística. De allí vienen los sonidos del Igil, un instrumento de cuerda que se escucha en Somos anormales, canción que recuerda los orígenes de la raza humana con su naturaleza imperfecta, diversa, violenta; y que como de costumbre está acompañada de una lírica ingeniosa, cargada de metáforas que hablan desde un punto de vista apasionado, a veces ordinario como si perdiera la compostura, pero finalmente honesto y realista.

“La guerra pierde todas sus luchas / cuando los enemigos se escuchan / la guerra es más débil que fuerte / no aguanta la vida por eso se esconde en la muerte”.

Guerra

Su trayecto continúa donde está el 5 % de su origen, en el Cáucaso, una zona en la que se disputa una guerra por territorio, cultura y creencias religiosas entre las fronteras de Osetia del Sur y Georgia. Una región azotada por el conflicto, en la que Residente logra unir a un coro de mujeres chechenas víctimas de la guerra con los sonidos de tambores que tocan los niños de Osetia del Sur mezclados con la bandura (instrumento de cuerdas) de Georgia para crear Guerra: “Tienes a todas estas personas actuando juntas en esta canción mientras sus países están en conflicto”, recuerda René.

“Cuando el clima pierda el control / y se le queme la piel al sol / cuando la arena quede sola / y el océano se ahogue con sus propias olas / cuando se sacuda el suelo / y las nubes se caigan del cielo / y los árboles estén de rodillas con los troncos flacos enseñando las costillas […] aquí estaremos nosotros…”.

Apocalíptico

En China está la raíz que da vida al 6% de la sangre de Residente, que escogió esa tierra para crear Apocalíptico, una canción en la que el rapero rompe la estructura musical de la Ópera de Pekín para grabar una melodía que mezcla con órganos del Temple Church de Londres y del Palau de la Música en Barcelona, produciendo un sonido estridente y desesperado que anuncia a través de sus letras que el fin del mundo está más cerca de lo que pensamos gracias a los daños que las industrias asiáticas han provocado al medio ambiente y la salud de sus habitantes, en una sociedad que se posiciona como una potencia económica mundial, pero que tarda en evolucionar.

“Porque la sangre de la sombra es negra / los abusadores les quiero ver la cara cuando se levante de la tumba san cara  (La sombra) / la luz quiere quitarle el control / por eso en África es donde pega más el sol”.

La sombra

Su visita continúa por el lugar donde se dio “el principio de la evolución humana, el continente más saqueado de Europa, África”; de esa forma lo describe su documental. De allí proviene el 10% de su sangre. En Burkina Faso, África occidental, es donde Residente conoce la historia del revolucionario comunista y capitán militar Thomas Sankara, conocido como el “Che Guevara africano”, quien luchaba por una revolución armada contra el imperio y el capitalismo. Allí fue donde surgió La sombra, una canción que nos da a entender que finalmente todos somos iguales; no hay distinción de raza porque el origen de toda la humanidad es africano. Acompañado con melodías de Bombino, un guitarrista nigeriano aclamado internacionalmente e interesado en las luchas geopolíticas del pueblo Tuareg, proveniente de cinco países africanos: Argelia, Libia, Nigeria, Malí y Burkina Faso.

“Si tenía que pasar ocho horas con una persona entendiéndola para luego grabar, lo hacía”.

“Ojalá que te enamores muchas veces / Porque con un beso lo malo desaparece / no tienes que llorar, va a parar de llover / yo salí a trabajar, pero voy a volver / y te voy a construir un castillo de bambú / lo que nunca tuve yo quiero que lo tengas tú”

Milo

Nigeria y Ghana fueron los siguientes destinos de este Residente del mundo para componer Milo, canción que lleva el nombre de su hijo y a quien dedica un conmovedor tema que compuso con flautas, voces y tambores africanos después de tener un sueño lúcido con el pequeño de cuatro años.

“A latigazo limpio desde el descubrimiento / no pudieron, seguimos con el mismo acento / nuestro aguante ha sido digno / somos los versos que no cantan en nuestro himno […] al colono los bajaremos del trono / pa’ que nuestra bandera cante en un solo tono”.

Hijos del cañaveral

Finalmente llegamos a donde todo comenzó. Residente cierra su documental y su disco con un recorrido por la historia de Puerto Rico en la que resalta su pasado como potencia azucarera con origen en los indígenas taínos, pasando por la colonización americana y un fuerte discurso independentista en contra de su estatus como Estado Libre Asociado de los Estados Unidos.

Así es como le da vida a Hijos del cañaveral, un himno que describe a la perfección la cultura puertorriqueña desde sus recursos naturales hasta su orgullo mestizo. Una dedicatoria completa a la isla que incluye los coros de su hermana Ileana Cabra. “Hijos del cañaveral lo escribí en Jayuya, Puerto Rico. Está nominado a Mejor Canción Tropical en los @LatinGRAMMYs”, twitteó Residente el 12 de octubre de 2017.

Este viaje le deja a Residente varias lecciones de vida. Estar en un campamento de refugiados que acaban de salir de la guerra, o que están en medio de una, es algo que no se vive todos los días. Del proceso también aprendió a hacer música con colaboradores que tienen otro tipo de costumbres, diversidad de religiones, creencias y percepciones de la realidad que le enseñaron que el aguante y la tranquilidad son claves para el éxito. “Si tenía que pasar ocho horas con una persona entendiéndola para luego grabar, lo hacía. Me tomaba mi tiempo; había otra gente que no quería grabar sino simplemente tocar su música porque no les interesaban mis temáticas tan distintas. Sin embargo, todo era un proceso, los esperaba hasta que se decidieran a grabar, no estaba encima de ellos jodiéndolos ni molestándolos, sino que orgánicamente todo se iba dando gracias a la enseñanza mutua; a la final no todo el mundo tiene esa paciencia para trabajar”, recuerda René.

Residente ha escrito y hecho historia gracias a su trabajo, con la potencia transformadora de la música que nos atrapa y envuelve en una onda de evolución personal mientras nos une como habitantes de un solo mundo. Su arte genera una reflexión a nivel sociocultural y político desde la perspectiva de cada región que representa una porción de su ambicioso y curioso espíritu creativo. Lo suyo está por fuera de los moldes que impone el mainstream que lo ha recibido con una mezcla de recelo y brazos abiertos; ya no hay barreras, el reguetón y el rap son apenas etiquetas que hacer tiempo resultan insuficientes. Lo que más nos gusta de René, es que —como nosotros— es un anormal.

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

Filosofía Play Boy
La Filosofía Playboy

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre 2017  Hace 63 años mi padre publicó el primer

2017 Playmate Review

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de febrero de 2018 Escoger la Playmate de 2018 entre

Un hombre de su época

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017 La noticia llegó dos días antes

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

Esclavitud humana

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de octubre-noviembre de 2018 Piense en esto: casi todos los productos que usted consume y

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS