Qué pasen los payasos: una mirada al mundo de la coulrofilia

Imagen por Tara Jacoby

Es de madrugada. Las puertas están cerradas, las ventanas aseguradas. Llevas años sin revisar si hay monstruos en el clóset y debajo de la cama. En dónde vives no hay nada que temer. O eso creías. De repente, te despierta una risita maníaca. Aterrorizada, enciendes la luz y te encuentras a una mujer desnuda con una máscara de Pennywise flotando sobre ti con un vibrador, riendo mientras te insulta y se burla. No hay escape ahora. Obedecerás a cada una de sus órdenes.

Para muchos, este escenario sería una pesadilla extravagante, pero para Miss Quin, una artista fetichista de Florida y coulrofílica declarada (una persona que se siente sexualmente atraída por los payasos), es algo excitante y una forma viable de generar ingresos. Un rápido vistazo a su página de Clips4Sale da como resultado varios de estos videos inspirados en Pennywise, donde usa una máscara y domina a las mujeres hasta que tienen lo que ella llama un “miedorgasmo”. Es aterrador, y admitió que “hay una razón por la que siempre llevo la máscara”.

En otros videos, lleva un maquillaje de payaso de cara completa y avergüenza a los espectadores por tener “un pene diminuto” o asume el papel de un maestro de ceremonias sádico. La señorita Quin mide 1,57 de alto, tiene el cabello color rosa neón y hace gala de una sonrisa encantadora, pero algo cambia cuando se pone el maquillaje blanco o una máscara; hace las veces de una persona más poderosa e intimidante. ¿Qué hay en esta simple transformación que la convierte en una fuerza tan amenazadora?

“La coulrofobia, que es la fobia más común en el mundo, es el miedo a los payasos”, dice Ken Melvoin-Berg, un fetichista de payasos y educador sexual de 20 años. “Por lo general, brota de la incapacidad de una persona para leer las emociones al observar la expresión facial de alguien cuando tiene puesto el maquillaje o una máscara. Tienes a esta persona al frente, que podría estar haciendo algo malvado, pero tiene una carita sonriente y eso no va acorde con lo que nuestro cerebro reptil esperaría”.

Melvoin-Berg y su esposa Sunny Megatron, que también es educadora, lo saben. Juntos, viajaron por el país enseñando sobre sexualidad, produjeron y protagonizaron la serie de Showtime Sex with Sunny Megatron, organizaron fiestas BDSM y fueron presentadores del American Sex Podcast, que presenta entrevistas con todo tipo de personas, desde fetichistas de la muerte hasta un ex cirujano general de los Estados Unidos, Joceyln Elders. También dirigen el mayor grupo de payasos en el sitio web de fetiches, FetLife, que ha atraído a millones de suscriptores. Aunque exploran todo tipo de inclinaciones sexuales, el juego de rol de payasos siempre tendrá un lugar especial en sus corazones, ya que se conocieron y conectaron gracias a la esclavitud de globos. (Es tan tonto y sádico como suena).

El clowning también ha sido una forma para ellos de poder relacionarse con personas con coulrofilia y coulrofobia. Melvoin-Berg dice que ha ayudado a varias personas a lidiar con su miedo a los payasos “poniéndolos frente al espejo y convirtiéndolos en payasos para que puedan ver cómo se ven ellos mismos”. Por supuesto, siempre hay personas, como las sumisas de la señorita Quin, que se excitan al asustarse.

·

Las estadísticas más recientes de Pornhub confirman que lo escalofriante es deseable. Revisando las visualizaciones de payasos en 2016, el sitio experimentó un aumento del 213 % en las búsquedas relacionadas con payasos.

·

Megatron menciona que ha conocido a muchas “personas a las que les gusta jugar con el miedo”. Aunque reconoció que a algunas personas les puede parecer extraño, lo compara con alguien a quien le gusta montar en una montaña rusa o recorrer casas embrujadas. “Es una forma muy creativa de meterse en la cabeza de alguien”, dice. “Puedo hacer que suden y que sus corazones latan más fuerte que si los golpeara con todas mis fuerzas e intentara imponerme físicamente. Puedo arrastrarme lentamente, mirarlos a los ojos, susurrar tres palabras, y están temblando en el suelo”.

Las estadísticas más recientes de Pornhub confirman que lo escalofriante es deseable. Revisando las visualizaciones de payasos en 2016, el sitio experimentó un aumento del 213 % en las búsquedas relacionadas con payasos. Quizás aún más sorprendente fue que las mujeres tenían un 33 % más de probabilidades de expresar interés en el juego de rol con payasos que los hombres. Parte de la razón por la cual la gente puede sentirse tan atraída por los payasos, y por este tipo de excentricidades en general, sugiere Megatron, es que la comunidad es muy incluyente, está conformada por personas de diferentes géneros, tamaños, habilidades y razas.

A Miss Quinn este interés la ha ayudado a aumentar su presencia en línea. Además de sus sesiones diarias de webcam, vende clips y videos porno de payasos a través de su tienda Streamate, y ciertamente ella sabe lo que vale. Una sesión de Skype de 50 minutos cuesta 200 dólares, y si el cliente quiera que ella use maquillaje de payaso, es mejor que se prepare para pagar 60 dólares adicionales. Aunque estos clips y sesiones pueden ser personalizados, en última instancia, Miss Quin los hace para sí misma.

“El fetiche fue algo solo mío durante varios años, no lo compartí con nadie hasta aproximadamente un año después de que comencé a hacer videos”, dice. “Lo veía como una salida maravillosa y segura para disfrutar de algo que había reprimido durante tanto tiempo”.

La cultura popular, me dicen Melvoin-Berg y ella, definitivamente ha contribuido a su éxito. “En realidad ha sido muy cíclico”, dice Melvoin-Berg. “Pennywise fue muy popular el año pasado. Pero va un poco más allá de eso porque creo que cada vez que hay algo popular en la cultura de los payasos, se renueva... American Horror Story ha sido una gran bendición para mí”.

“He probado varios modelos de clown play, desde juegos de rol de final abierto hasta apariciones en fiestas de cumpleaños con azotes para quien cumple años”, escribe Masters en un correo electrónico. Y agrega: “La gente es curiosa. Todavía es un interés peculiar de nicho, pero te hace destacar, especialmente aquellos que se comprometen con disfraces más elaborados. Me he dado cuenta de que más personas que practican BDSM parecen estar experimentando con los payasos. Puede ser una excelente forma de destacarse y recibir visitas de curiosos, así como de explorar otra forma de jugar con arquetipos de juego de rol ‘enmascarados’”.

·

Pennywise fue muy popular el año pasado. Pero va un poco más allá de eso porque creo que cada vez que hay algo popular en la cultura de los payasos, se renueva...  American Horror Story ha sido una gran bendición para mí

·

Si bien el clowning es una parte importante de su oficio, Miss Quin, Megatron, Melvoin-Berg y Masters, también exploran otros intereses. Por ejemplo, Quin dice que se especializa en una gran variedad de campos, que incluyen la dominación femenina, el cuckolding, el vore, el fetichismo de pies y las “experiencias de novia”.

Pero para el payaso Richie the Barber, de Los Ángeles, no es simplemente un fetiche, es su estilo de vida. Aunque Richie dice que ha querido ser un payaso desde que fue al circo la primera vez cuando era niño, no fue hasta hace cinco años que hizo la transición completa, que incluía tatuar su cara entera de azul, dividir su lengua, conseguir implantes quirúrgicos en sus cejas y teñir su cabello rojo cereza; todo el proceso será presentado en su próximo documental. Hace malabares, monta un monociclo, lanza confeti y, lo más importante, dice, hace que la gente sonría. Poco después de su transformación, dice que las oportunidades comenzaron a lloverle, tanto financiera como sexualmente.

“Obviamente, si me vieras, dirías: ‘¡ese tipo es aterrador!’”, dice. “Pero una vez que abro la boca, empiezo a hablar y decir chistes [el miedo desaparece]... no tengo miedo de decir lo que quiero decir, ir a donde quiero ir, y creo que las mujeres ven esa libertad cuando salen conmigo, quieren ser libres”.

Su apariencia distintiva también le ha abierto otras puertas, ayudándole a atraer clientes en Bolt Barbers y asegurándole presentaciones en todo el mundo como juez de competencias de tatuajes, barba y bigote y peluquería. Apareció en America's Got Talent y Jerry Springer y tiene una tienda mercancía donde los fetichistas de payasos y fanáticos en general pueden comprar camisas y ropa interior con su cara pegada por todas partes.

Como todos los demás entrevistados, Richie cree firmemente que el clowning le permite ser más juguetón en la vida cotidiana. Su lema, “amor, luz, energía” es algo que trata de impartir a todos los que conoce. “La diversión es la vida”, dice. “La diversión es todo”.

Megatron, Melvoin-Berg y Miss Quin están de acuerdo en que llevar un poco de payasadas al dormitorio, ya sea a través del uso de accesorios como moscas de gran tamaño y pollos de hule, o simplemente permitiéndose ser salvajes sin juicios, es de suma importancia para una vida sexual sana, ya que por lo general somos demasiado serios.

“Hace las cosas más honestas. Hace las cosas más auténticas y transparentes. Mejora todo en general”, dice Megatron. “El elemento BDSM de cualquier tipo de juego sexual me permite a mí o quien sea que intente desempeñar diferentes roles, crecer como persona”.

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

Salvador Dalí

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre 2017  1 de julio de 1964 Aficionado al

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

Esclavitud humana

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de octubre-noviembre de 2018 Piense en esto: casi todos los productos que usted consume y

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS