Por qué el buen sexo no tiene que durar toda la noche

Imagen por Koldunova Anna

El quickie (o “rapidito”) necesita mejorar su imagen. El término tiende a evocar dos pensamientos diferentes: primero, una pareja en la fase de luna de miel pensando en si deberían llegar a casa para un “deleite en la tarde” antes de volver al trabajo o tal vez un par de padres agotados que intentan escabullirse para tener sexo mientras su hijo está castigado. En resumen, los quickies se han comercializado únicamente como algo que hacen los adultos con poco tiempo. Se piensa que los quickies no son sexo real, sino la opción de, aunque sea, hacer algo.

Y eso puede ser cierto —incluir encuentros sexuales cortos en tu agenda es mejor que descuidar por completo tu vida sexual— pero no es necesario verlo como sexo inferior. En un encuentro sexual “típico”, nuestra sociedad sigue un “guion”.

En el libro de la doctora Laurie Mintz Becoming Cliterate, el sexo en la cultura estadounidense sigue una serie de pasos: 1. Juego previo (besos, caricias, sexo oral) 2. Penetración, 3. El hombre llega al clímax, 4. Fin del sexo. Además de perpetuar la brecha del orgasmo, intensifica el estigma negativo de un quickie cuando tratamos de encajar este guion en una cantidad de tiempo compacta. Un quickie no necesita ser visto como un encuentro sexual light. Además de poner una gran presión en el hombre (lo que dificulta la erección), centra el encuentro en su placer.

Pero, ¿y si el sexo no requiriera que te pongas duro? ¿y si solo la mujer llegara al orgasmo? Si el sexo no tuviera un guion, ¿cómo podría ser?

En vez de apresurar 10 minutos de penetración y limpiarse con toallitas húmedas que se comercializan para todos los propósitos menos para el que son más usadas (o sea para el sexo), ¿qué tal si botamos esas reglas por la ventana?

·

Debemos alejarnos de la idea de que la penetración es la única parte del sexo que importa, y ver todos los demás encuentros sexuales como sexo real.

· 

Un quickie no tiene que ser solo penetración (la penetración sin juego previo es como una quemadura india vaginal, a menos de que lleves paquetes de lubricante a todas partes). Un quickie puede ser tocar a tu pareja, puede ser dos minutos de penetración y ocho de sexo oral, puede ser usar un juguete sexual en tu pareja y besarla profundamente. Un quickie puede ser sexo oral y anal ¡Porque no tiene un guion!

Tal vez uno de los dos llegue al orgasmo, tal vez los dos o tal vez nadie y eso está bien (siempre y cuando ambas personas se interesen en el placer mutuo y la falta de orgasmos no se deba a negligencia). Así es el sexo.

Debemos alejarnos de la idea de que la penetración es la única parte del sexo que importa, y ver todos los demás encuentros sexuales como sexo real (todavía me río al recordar un ex que creía que el sexo anal no era real. El sexo anal no es como el Ratón Pérez, es muy real). Si requiere consentimiento y no puedes hacerlo frente a tu abuela, es sexo.

·

Cuando se entienda que el buen sexo no necesita ser una producción de dos horas, los quickies podrán ayudar a las personas con un impulso sexual alto a estar felices sin que su pareja tenga que sacar mucho tiempo para ello.

· 

Además, los quickies son una manera maravillosa de cerrar la brecha del orgasmo entre hombres y mujeres, y pueden ser una bendición para los hombres heterosexuales que tienen parejas con un apetito sexual más alto. Este tipo de desequilibrio a menudo se percibe como una relación “rota” o tabú, pero no lo es. Debido a que las mujeres venimos equipadas con un órgano que nos permite llegar al orgasmo tantas veces como queramos (el clítoris), tiene sentido que los quickies funcionen para nosotras.

En una relación en la que la mujer tiene el apetito sexual más alto, puede ser frustrante si su pareja se siente mal por no poder “seguir el ritmo”, mientras que la mujer percibe el rechazo sexual. Cuando se entienda que el buen sexo no necesita ser una producción de dos horas, los quickies podrán ayudar a las personas con un apetito sexual alto a estar felices sin que su pareja tenga que sacar mucho tiempo para ello o sentirse presionado a tener una erección.

¡Así no tienes que esperar a tener dos horas libres para tener sexo! Agregar quickies puede ser una excelente manera de aumentar tu vida sexual o para satisfacer a tu pareja si tiene un apetito sexual más alto. Y si los quickies son la única manera en la que puedes incluir el sexo en tu vida en este momento, piensa en ello como una oportunidad de oro en lugar de un último recurso o sexo irreal. Si requirió consentimiento y fue relajante, divertido, placentero y cómodo para ambos ¡felicitaciones! acabas de tener buen sexo, independientemente de si fueron 10 minutos o 10 horas. Debido a que nuestros genitales no son parquímetros, el sexo no debería tener límites de tiempo.

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

El poder de la Ayahuasca

La respuesta de Tim fue corta y dulce. “Este es el mejor mensaje que he recibido. Te mando el dato con todo el gusto”, escribió.

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS