Miss Estados Unidos y su eterna obsesión por las mujeres puras

Imagen por Shutterstock

Debra Barnes Snodgrass comenzó su discurso de despedida en una sala de convenciones en Atlantic City. Era septiembre de 1968 y la 41.ª Miss América debía coronar a una nueva reina. Afuera del centro de convenciones se escuchaban las protestas. Cientos de mujeres de todo el país se reunieron en el paseo marítimo para protestar en contra de la misoginia, la homofobia, la burla y el racismo de la Organización de Miss América, así como por promover lo que denominaron “un degradante boob-girlie-symbol”.

Realizaron protestas, repartieron panfletos y arrojaron brasieres, fajas, maquillaje y revistas en “canecas de basura de la libertad” para desafiar los estándares sociales de feminidad y belleza. Incluso presentaron sketches en vivo, uno en particular con la coronación de una oveja viva, para comparar a las concursantes con el  ganado en las ferias del condado. Las protestas culminaron la manifestación, que interrumpió el discurso de despedida de Snodgrass con repetidos gritos de “¡Liberación de las mujeres!”.

Una de las organizadoras de la protesta, Carol Hanisch, luego lamentó que su enfoque pareció anti-mujer. “Miss América y todas las mujeres hermosas parecían ser nuestras enemigas en vez de ser nuestras hermanas en la lucha”, afirmó. “Queríamos que Miss America saliera y se uniera a nosotras”, dijo otra de las organizadoras, Alix Kates Shulman.

Cincuenta años después, Miss América finalmente se les unió. Ella y sus predecesoras salieron públicamente a pedir un cambio en el concurso de casi un siglo de antigüedad, las protestas se han trasladado desde el exterior, en el malecón de Atlantic City, al interior de la organización del certamen.

En junio, Gretchen Carlson anunció Miss America 2.0. Carlson, quien fue coronada Miss America en 1989, se convirtió en la presidenta de la organización tras la renuncia del ex director Sam Haskell, debido a unos correos electrónicos filtrados en los que se burlaba de las anteriores ganadoras del concurso. En la versión renovada, tanto la competencia en traje de gala, como las partes del traje de baño serían reemplazadas por una “sesión interactiva en vivo con los jueces”. Estos cambios fueron diseñados para demostrar que Miss America es más que belleza. Y más importante aún, estos cambios harían que Miss America 2.0 fuera lo que el concurso original nunca fue, en mi opinión: inclusivo.

Sin embargo, Miss América tiene un defecto fatal: el concurso nunca fue pensado para ser inclusivo ni para empoderar a ninguna mujer. El evento se autodenomina como un vehículo para el empoderamiento de las mujeres, pero cuando se lo examina a fondo, lo que se ve es una estructura insidiosa que está lejos de ser feminista.

 ·

Para aspirar al título debes, ser soltera, nunca haber estado embarazada y haber “nacido mujer”. Hasta 1940, también tenías que ser blanca; una regla que, algunos piensan, sigue siendo un asterisco invisible.

 ·

El concurso comenzó como una “competencia de belleza en traje de baño”en 1921. Su propósito era vender productos usando a las mujeres en la competencia como publicidad. En 1936, cuando se agregó la porción de talento, el concurso comenzó a tomar una nueva dirección. "La piedra angular del concurso siempre ha sido el ideal de la virtud, ser un modelo a seguir para las niñas pequeñas”, indica Alicia Rodríguez Battistoni. Siendo así, ¿a quién considera virtuosa la organización Miss America? Para aspirar al título debes, ser soltera, nunca haber estado embarazada y haber “nacido mujer”. Hasta 1940, también tenías que ser blanca; una regla que, algunos piensan, sigue estando presente de forma menos visible.

Además, como señala The New York Times, el manual de jueces en 2017 enumeraba las cualidades y atributos que debía tener la ganadora, el primero era: “Ser hermosa”.

Las ganadoras corroboran lo que se ha hablado del manual de jueces y los criterios de elegibilidad. En la historia del concurso, la mayoría de las ganadoras de Miss América han sido cis, heterosexuales, delgadas y blancas, ilustrando exactamente qué mujeres considera la organización como virtuosas, hermosas y merecedoras de su corona. Aquellas que son diferentes quedan al margen.

En las palabras de Audre Lorde, “quienes nos encontramos por fuera de la definición que tiene esta sociedad de una mujer aceptable, quienes hemos sido forjadas en los crisoles de la diferencia—quienes somos pobres, lesbianas, negras, y mayores— sabemos que la supervivencia no es una habilidad académica. Es aprender que lo que nos hace diferentes, nos hace fuertes”.

Miss América aún no ha entendido que debe enseñarle a las concursantes a aceptar sus diferencias, en vez hacerlas competir por alcanzar las cualidades en las rúbricas de los jueces.

Lorde continúa diciendo, “Porque las herramientas del maestro nunca desmantelarán la casa del maestro. Puede que nos dejen ganar el juego por un tiempo, pero nunca nos permitirán generar un cambio genuino. Y este hecho solo amenaza a aquellas mujeres que aún definen la casa del maestro como su única fuente de apoyo”.

El concurso no puede crear cambios dentro de los estrechos límites establecidos por los hombres en 1921. Como dice Margot Mifflin, “Ningún ajuste de los que se han hecho a lo largo de las décadas, desde otorgar becas a obligar a la filantropía, podría cambiar el resultado final: independientemente de cuán inteligente o talentosa sea una mujer, siempre será una perdedora si carece de la única cosa que no puede controlar o lograr: la belleza”.

Para lograr un cambio real, el concurso tendrá que hacer como el ave fénix y construir algo nuevo a partir de las cenizas.

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

Un hombre de su época

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017 La noticia llegó dos días antes

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

Esclavitud humana

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de octubre-noviembre de 2018 Piense en esto: casi todos los productos que usted consume y

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS