Los secretos para encontrar buen sexo mientras viajas solo

Uno de los beneficios de viajar solo es la gente que conoces en el camino.
Imagen por Luke Brookes

El romance viajando es una de las fuerzas más poderosas de la tierra cuando se perfecciona y es, para comenzar, el porqué algunos de nosotros viajamos. Las relaciones son lo que construye nuestras vidas, así que el deseo de tenerlas es completamente humano. El desafío es asegurarse de que una escapada romántica tenga resultados. No quieres viajar a Rumania para explorar la cultura sexual de Europa Oriental y regresar sin historias para contar.

Al fin y al cabo gastaste todo ese dinero en tu vuelo, pediste vacaciones y muy probablemente hiciste uso de tus ahorros para poder hacer el viaje. Es perfectamente natural si quieres conseguirte una excursión sexual en el camino. Acá hay cinco secretos que siempre me han funcionado y que, por lo menos, te podrán guiar por el camino correcto.

PREPÁRATE PARA TENER ÉXITO

Te será muy complicado conocer a alguien si te quedas encerrado en una habitación de hotel. No debería sorprender que recomiende que comiences tu búsqueda en un hostal, pero podrías estarte preguntando si un hostal es la elección correcta. Si eres un hostel-hopper es probable que sepas la variedad de opciones que tienes para elegir, pero para aquellos que nunca han viajado solos o que aún no han explorado el mercado, aquí tienen algunas sugerencias.

Primero, no todos los hostales son para viajeros jóvenes sin mucho dinero y mochileros hippies. La edad promedio en un ‘party hostel’ será por supuesto menor y eso implica que quienes se hospeden allí tendrán menos dinero, pero he conocido dúos de madre e hija, banqueros británicos de mediana edad, trekkers nórdicos adictos a la adrenalina en sus cincuentas, economistas retirados en sus sesentas y canadienses mayores, durmiendo en la cama junto a la mía. Si hay un bar en el hostal, eso es una garantía de que no obtendrás noches de sueño pacífico.

Así que, dependiendo de lo que estés buscando, diferentes hostales podrían acomodarse a ti. Si eres un europeo joven y caliente que está buscando emborracharse y festejar con universitarios norteamericanos, un party hostel te servirá. Pero si quieres disfrutar de un libro y un té en la noche sin perjudicar tus posibilidades de conocer gente, busca un hostal un poco más lejos del centro de la ciudad y que no tenga un bar.

Por último, asegúrate de que tu hostal ofrezca habitaciones privadas. Cuando conoces a alguien quieres asegurarte de que puedas tener privacidad y que puedas cambiar de un cuarto compartido a uno privado. Una vez te encuentras en el ambiente correcto, estás listo para comenzar tu viaje.

APRENDE CÓMO CONOCER GENTE EN UNA CIUDAD DISTINTA

Cuando llegues, invita a otros viajeros solitarios a que te acompañen en una mini aventura o un tour local. Cuando veas a alguien que te interese, pregunta si le gustaría acompañarte en una excursión de un día, o más específicamente, si le quisiera hacer un walking tour de la ciudad contigo. No importa en qué ciudad estés siempre hay un walking tour que todos recomiendan y el personal de tu hostal te puede dar ese dato tan pronto te registres.

Los walking tour son algo que todo viajero hace cuando llega a una nueva ciudad, el truco es invitar a la persona de tu elección en el momento justo en que aparece. Los tours usualmente son gratis, salvo por una propina sugerida al guía al final del recorrido. No solo es el espacio perfecto para conocer a alguien, también es la mejor manera de conocer un lugar. Una vez has tomado tu posición estratégica y has invitado a alguien para que te acompañe, estás en marcha.

NO LO TOMES DEMASIADO EN SERIO

Hay un suministro infinito de viajeros todos los días, así que evita sentirte desanimado cuando no funciona con una persona. El primer error que todos cometemos es confundir una aventura de viaje con una relación real que nos aterra perder. No es una relación, y si se termina, que se termine. Invierte en tantas aventuras potenciales como puedas, habla con todos, no ignores a nadie y con seguridad encontrarás alguien que te corresponda.

Si invitaste a tu cuarto a las tres chicas parisinas que acabas de conocer y todas te respondieron “de ninguna manera”, genial. Calma tu ego porque ese es el primer paso para conseguir un sí, escuchando primero algunos no. O si todas dijeron que sí, fantástico. Ninguna respuesta es mejor que la otra, eventualmente encontrarás a alguien y esto suele suceder en la primera hora después de llegar pues todos están buscando con quién comenzar su viaje.

PREPÁRATE PARA EL RECHAZO

Conocí una chica en Chile y le pregunté si quería ir a montar en bicicleta por el Desierto de Atacama apenas terminamos de desayunar juntos. Nunca había hablado con ella antes de ese día. El desayuno es la mejor comida para hacer planes. Cuando viajas solo y estás con alguien que también viaja sin compañía, ambos comienzan el día sin tener idea de qué hacer, así que sugiérele algo antes de que se vaya a su habitación para cambiarse.

Invitale a algún lugar, cualquier lugar. Para mí, ese día fue montar en bicicleta por el Desierto de Atacama. Actué rápido. Después de casi 16 kilómetros en bicicleta llegamos a un río. Hacía calor y le pregunté si quería meterse al agua conmigo. Nos metimos en ropa interior y le pedí un beso, ¿por qué no? Todo indicaba que iba a obtener un sí. Pero dijo no de una manera muy desconcertante y vergonzosa. No trastabilles si esto pasa, porque pasará.

Toma lo que puedas, respeta su decisión y sigue pasándola bien. Pero cuando regreses al hostal es momento de buscar en otra parte. Algunas veces las personas pueden darte señales engañosas, las culturas son muy diferentes, lo arruinamos con algo que decimos o hacemos, o simplemente es muy difícil entender por completo las situaciones. De todas formas inténtalo, y si te rechazan, no es razón para sentirte herido y dejar a medias un divertido paseo en bicicleta por el desierto. Una vez le tomes el truco a superar los pequeños rechazos y los sí fugaces, es momento de añadir otro ingrediente a la mezcla.

ATRÉVETE Y ACTÚA RÁPIDO

Esa chica en Chile dijo que no, pero si me hubiese dicho que sí, como la francesa que conocí en Argentina, no hay tiempo para ser tímido. Regresando de los termales en Mendoza, conocí a Chloe mientras esperaba el bus para volver a la ciudad, me aseguré de sentarme junto a ella en el viaje. Primera jugada.

Antes de que llegáramos a la terminal del bus, dije en voz muy alta y frente bastantes personas, en un español patético (ya que ella no hablaba nada de inglés y yo nada de francés) que me gustaría salir con ella más tarde ese día. Segunda jugada. Ella estuvo encantada y me dijo que iba a salir a bailar con sus amigas pues era su última noche. Era claro que estaba interesada, pero incluso habiéndome dicho que sí y dándome la dirección de su hostal, sabía que no era suficiente.

Abrí mi Whatsapp y le pasé mi teléfono. Tercera jugada. Ella añadió sus detalles de contacto y le mandé un mensaje a la media noche. Terminamos bailando hasta las 5 de la mañana y eventualmente le dije que o me iba con ella a pasar el rato en la piscina de su hostal o me iba solo a mi cama. Eran las 5 y estaba cansado. Cuarta jugada. Me respondió que quería que fuera con ella a su hostal y fue entonces que realmente me sorprendió.

Cuando llegamos a la piscina, ella se quitó toda la ropa frente al personal del hostal y se metió al agua. Era mi turno. Lo importante es no echarse atrás cuando se presenta la oportunidad. Siempre haz jugadas arriesgadas o es probable que más tarde lo lamentes. Esa noche era obvio que tenía que seguirla a la piscina, incluso si había otros mirando. Fue uno de los mejores momentos de mi vida.

Recuerda que viajar solo es como correr entre rociadores a media noche. El camino siempre está oculto y puedes pasar los mejores momentos de tu vida mientras andas sin rumbo o quedarte pensando en todas las formas en las que podrías chocar con algo. Es en ese momento que se acaba la diversión y comienzas a buscar vuelos en internet para ver qué tan costoso sería regresar a casa en ese instante. Cuando eso suceda, pausa. Haz algo que te resulte familiar. Dibuja, lee un libro, ve Netflix en tu celular, escribe en tu diario, cocina algo, haz ejercicio, llama a tu familia, pero no te desvíes del viaje.

Es bueno recordar esto, bien sea si estás teniendo encuentros sexuales cada tres metros o si haz hecho el más absoluto ridículo dos veces en la última hora. Siempre confía en el camino que tomaste, ya estás haciendo más por tu cuenta de lo que casi todo el mundo hace en un año. También es importante no descartar tus relaciones después del sexo, aunque algunas veces suceda lo quieras o no. Hay mucho más en una aventura de viaje que sexo, después de todo, no estás en vacaciones de la secundaria. Crea recuerdos que basten para las décadas por venir, tal vez haz algo que no harías de estar solo.

Hay muchísimas aventuras que tal vez no hubiese vivido de no estar acompañado. Hacer parapente nunca había estado en mi lista, pero cuando la chica Belga que conocí en Medellín me preguntó si quería acompañarla a saltar, sonó como algo que hubiese querido hacer toda mi vida. Sigan teniendo aventuras juntos hasta que estén completamente agotados. Estas relaciones son como fines de semana increíblemente largos con alguien que no sabe nada de ti, no le importa un carajo dónde has estado, lo que haces, o lo que quieres hacer con tu vida. Solo le importa el hoy y el ahora. Es muy fácil enamorarse cuando todos los días tienes nuevas aventuras y finales felices. Los defectos raramente surgen cuando simplemente se explora.

Los malos hábitos están escondidos en lugares remotos y bajo estas circunstancias, el amor es fácil de conseguir. Toma eso y aprovéchalo porque no es algo que suceda todo el tiempo. Cuando tu aventura llegue a su fin, pon en perspectiva lo que estaba sucediendo. Esa es generalmente la mejor manera de salir de un romance de viaje. Encontraste a alguien a quien realmente no conoces, en un lugar hermoso que no habías visto antes. El escenario era exótico, la persona era extranjera, el dinero no suponía un problema porque probablemente ya lo tenías asignado antes. No conociste ninguno de los defectos de tu pareja porque las preocupaciones de todos los días, no eran algo que estuviera presente.

Posturas políticas, religión, criar hijos, relaciones previas, condiciones médicas, todas esas cosas reales que normalmente considerarías si se hubiesen conocido en tu ciudad, estaban escondidas. Así que básicamente tuviste sexo con alguien extraño aunque pudieras creer que te conocía mejor que cualquier persona en tu familia. Es importante recordar que se olvidarán el uno del otro. Y sé lo que estás pensando. ¡NO! ¡NO QUIERO QUE SE OLVIDE DE MÍ! ¡RECORDARÉ ESTO POR SIEMPRE! Sí, eso también puede ser… Pero, si crees que no hay quien vaya a poder reemplazar a tu vaquera argentina, espera a que conozcas la bartender suiza, o la poeta de Etiopía que entra en tu dormitorio.

La conclusión es que es completamente posible tener una aventura mientras se viaja con esta estrategia. Por supuesto, si quieres también pueden mantener esa relación aunque el viaje haya terminado. Pueden extender el viaje, hacer planes juntos para explorar una nueva ciudad, añadir la ciudad de su pareja a la ruta, pueden cocinar juntos y discutir las posibilidades del futuro.

Pero no dejes que el sexo que tuviste en el tercer piso de tu hostal haga que compres un tiquete a Berlín cuando el punto de tu viaje era visitar Camboya. No todas las personas que conoces merecen que cambies tu vida por ellas, pero cada cierto tiempo, alguna puede que sí lo valga. Mi sugerencia es que elijas sabiamente entre tus aventuras de viaje, porque pueden ser engañosas y habrá más de una así. Una vez formadas, estas relaciones comienzan con la creencia genuina de que el encuentro es cualquier cosa menos pasajero, pero eso es exactamente lo que es. Podría sentirse como si todo lo vivido hasta ese momento sucedió con el propósito de que conocieras a esa chica danesa mientras desempaca su mochila en Sevilla, pero piénsalo muy bien antes de cambiar por completo tu vida por alguien de quien no sabes nada.

No importa si es cuestión de una sola noche o termina en matrimonio, no hay nada al respecto de viajar que sea mejor que los romances que se encienden en el camino. Ten un feliz viaje y asegúrate de tener por lo menos un condón a la mano, porque cuando pase, será inesperado.

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

El poder de la Ayahuasca

La respuesta de Tim fue corta y dulce. “Este es el mejor mensaje que he recibido. Te mando el dato con todo el gusto”, escribió.

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS