Lauren Jauregui se libera

Se necesita de un talento sobrehumano y mucha determinación. Se requiere de una apariencia que transmita seguridad mezclada con equilibrio y resistencia.
Imagen por Ali Mitton

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de abril - mayo de 2018

La presión es extenuante, pero permanece enmascarada por una capa gruesa de maquillaje y un interminable vestuario, que la mayoría de las veces no es cómodo, en frente de un público que no perdona. Esto es el estrellato que trae el pop.

Algunos olvidan que Fifth Harmony comenzó en 2012, cuando sus cinco integrantes estaban entre los 15 y 18 años. Lauren Jaregui, tenía 16 en ese entonces, e interpretaba la princesa del pop sensual y atrevida en potencia – un modelo a seguir por muchas adolescentes, aunque ella solo fuera una adolescente también. “Hicimos nuestro mejor esfuerzo por ser nosotras mismas, [pero] éramos adolescentes, entonces tienes que pensar lo que eras en ese momento de tu vida y que te pusieran frente a las cámaras”, dice Jauregui.

Como una de las integrantes del grupo formado en el Factor X USA, la cantante, ahora con 21 años, se ha esperado que viva bajo una imagen particular y calculada: “Cuando estás realmente desconectado de lo que eres y te sientes avergonzado de esto, puedes escribir y contar tu historia, pero no puedes contarla de verdad”. Luego de una pausa larga, ella continua. “Eso es lo que separa a muchos artistas de otros, la conexión”. Ella le atribuye esta falta de conexión a los contratos de la disquera que controlan tanto a los artistas y los obligan a recordar que ellos son un producto que tiene que gustarles a las masas. “Por esto es que ves tanta gente muriendo internamente. Imagínate la vergüenza y la inseguridad”.

Hoy, sin embargo, Jauregui ha decidido que la autenticidad reine. De pronto como una forma de supervivencia mental, la cantante radicada en Los Ángeles es franca sobre temas que otros artistas prefieren no hablar. La primera señal que tuvimos de una Jauregui empoderada fue en 2016, cuando habló abiertamente de su bisexualidad en una carta abierta que también habló sobre Donald Trump, llamando hipócritas “racistas, homofóbicos, sexistas, xenofóbicos, imbéciles” a las personas que votaron por el “magnate de los negocios hambriento de poder”.

La voz de Jauregui, tanto en el escenario como afuera de él, está floreciendo al mismo tiempo que Fifth Harmony se desintegra. Desde que Camila Cabello dejó el grupo para hacer su carrera como solista en diciembre de 2016, las cuatro integrantes que quedaron sacaron su tercer álbum homónimo que fue ganador de múltiples premios y continúa vendiendo shows alrededor del mundo. Después de varios meses de especulación, sin embargo, el cuarteto confirmó en marzo que tomarían una “pausa indefinida”.

Jauregui se dio el chance de probarse como solista antes de que el grupo anunciara su separación. El pasado mayo, hizo una colaboración con Halsey -que es abiertamente bisexual como Lauren -, con quien saldrá de gira por Latinoamérica en junio, en la canción Strangers. Lo que empezó con una letra que describía el anhelo por un hombre fue modificada con pronombres femeninos para mostrar la profundidad, emoción, amor genuino y dolor en una relación gay. “Me encanta el concepto de visibilizar esto porque la mayoría de las canciones que uno oye sobre mujeres bisexuales o la atracción femenina sexualizan esta conexión”, dice Jauregui. La canción fue hecha para mostrar una comunidad que muchas veces es marginalizada.

Creo que el arte es la base para empezar revoluciones.

Jauregui también ha participado en canciones con Marian Hill (Back to me), Steve Aoki (All Night) y su novio Ty Dolla $ign (In your phone). Ella describe el trabajo del último año como solista como liberador. “Ahora mismo, estoy explorándome a mí misma y poniéndome en contacto con mi parte creativa”, dice. Y aunque no tenga planes de un disco o un EP todavía, está segura que quiere mantener sus opciones abiertas, diciendo, “Ser real, no quiero ponerme límites”. Siguiendo la línea de su lenguaje abierto, Jauregui no quiere encasillarse en un género, pero admite que está influenciada por la música electrónica, pop, rock, rock alternativo y la música latina, particularmente la cubana. “Es definitivamente muy diferente a mi trabajo con Fifth Harmony. Soy yo”.

Nacida en Miami, Florida siendo la primera generación de su familia nacida en EEUU, Jauregui fue criada para representar la integridad y la conciencia global. Fuera de sus compañeras del colegio católico, su vida ha estado rodeada de un linaje de mujeres fuertes que no han tenido problema con desafiar el status quo. “Mi abuela quiso ir a la universidad y ella creció en la época de los treintas y cuarentas, era algo que no se oía en su pueblo en Cuba”, recuerda orgullosa.

Mientras algunos críticos – y muchos trolls – alientan a los artistas para que se mantengan imparciales cuando se trata de justicia social y política, Jauregui afirma que si militancia es una progresión natural. “Está en las bases de lo que soy”, dice. Su carta abierta de 2016 dirigida a los seguidores de Trump fue solo el comienzo de una promesa para inspirar a sus seguidores a aprovechar su poder individual. Cuando Trump puso la “restricción musulmana” e hizo campaña con la premisa de construir un muro en la frontera con México, ella supo que tenía que “hablar duro”. Alineándose con sus pares millenials, usó su Twitter para continuar su carta abierta a Trump; dentro de todos sus llamados a la acción, declaró su apoyo para cambiar la ley cobijar a los niños inmigrantes que llegan al país, estuvo al lado de los estudiantes del colegio Marjory Stoneman Douglas apoyando la reforma de la ley de armas y desahogando su ira sobre la decisión de Trump de perdonar al sheriff de Arizona Joe Arpaio, escribiendo, “Es increíble que perdones a un hombre que se sabe maneja su cárcel como un campo de concentración latino y llamarlo patriota, pero luego deportar a chicos que tienen el sueño de ser ciudadanos legales y tener una vida segura”

Cuando le preguntamos sobre como se ve su carrera en el futuro, Jauregui señala su objetivo de cambiar las perspectivas sobre cuestiones sociales y alentando a sus seguidores a que hagan lo suyo. “Es increíble como los más pequeños saben sobre lo que tienen que hacer, sobre sus derechos, que están metiendo a sus cuerpos y todo lo que pasa en el mundo”, dice ella. “Creo que el arte es la basa para empezar revoluciones”. ¿Y su propia metamorfosis? Apenas está empezando.

 

Makeup: Lyndsay Zavitz
Hair: Clyde Haygood for Forward Artists
Stylist: Jessica Paster for Crosby Carter Management

 

 

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

Un hombre de su época

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017 La noticia llegó dos días antes

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS