La evolución del bikini en la revista Playboy

Imagen por Playboy Vault

La primera aparición del bikini fue en 1913, trece años después de que se les permitiera a las mujeres participar en los Juegos Olímpicos. Creado por Carl Jantzen, este “traje de baño” consistía en lo que básicamente eran pantalones cortos y una camiseta y por esto causó un gran revuelo. No es necesario mencionar que desde ese momento hemos recorrido un largo camino en poco más de un siglo. En cuanto al nombre, fue en 1947 cuando el ingeniero parisino Louis Réard bautizó una versión más pequeña, la cual consistía en 76 centímetros de tela, después del incidente del atolón Bikini, aquel sitio del Océano Pacífico conocido por albergar la primera prueba de la bomba atómica el 1 de julio de 1946. En honor a esta prenda, demos un vistazo a la historia de uno de los artículos de ropa más conocidos en el mundo.

Empecemos con la mujer que inició todo: Marilyn Monroe. El primer retrato central de Playboy no era ajeno al bikini, pues ofrecía estructura y una cobertura amplia, al menos relativamente si tenemos en cuenta que hablamos de los años cincuenta.

La Playmate de mayo de 1954, Joanne Arnold se vistió de rayas y evitó las líneas de bronceado al renunciar a las tiritas.

Junio de 1955. La Playmate Eve Meyer se decidió por un corte lateral a la altura de la cadera bastante escandaloso.

Pinzas exageradas en el busto y una cintura muy alta: la playmate de febrero de 1957, Sally Todd, estaba completamente a la moda.

En noviembre de 1959 la Playmate Donna Lynn de manera creativa convierte las mangas anudadas de su saco en algo mucho más atrevido.

Con estampados elaborados, los sesentas trajeron un giro glamoroso por cortesía de la Playmate de noviembre de 1963, Terre Tucker.

La Playmate de 1966 Dianne Chandler hace algo que normalmente no vemos en las playmates en bikini: nadar.

Agosto de 1968 nos trajo a la Playmate Gale Olson combinando perfectamente con este campo de flores.

Un estampado digno de un picnic y un gran escote en nuestra Playmate junio de 1967 Joey Gibson, que es tan estadounidense como el pie de manzana.

La canción de moda de bikinis de puntos “Itsy Bitsy Teenie Weenie Yellow Polkadot Bikini” se convirtió en un éxito en 1960. En noviembre de 1968, la Playmate Paige Young se puso el suyo para Playboy.

En los años setenta, las chicas playeras se volvían cada vez más creativas con sus trajes de baño. La Playmate Lieko English de junio de 1971 fue una de ellas.

Septiembre de 1971. La Playmate Crystal Smith nos hace perder en los remolinos de su bikini.

El tiempo pasa y los bikinis se encogen. La Playmate de abril de 1975, Victoria Cunningham, ilustra el atractivo por el sexy underboob.

La Playmate Candy Loving de enero de 1979 muestra que la parte superior de su bikini tipo bandeau no es solo para pechos pequeños. He aquí el poder de una cuerda atada al cuello.

Agosto de 1980. La Playmate Victoria Cooke no teme a unas cuantas olas chocándola.

La Playmate de junio de 1979, Louann Fernald, descansa con su supremamente pequeño bikini de tiritas.

Los ochentas nos trajeron muchas cosas, incluido el bikini de corte francés. La Playmate Teri Peterson de julio de 1980 se asegura de que nunca volverás a ver un cómic de Archie de la misma manera.

El leopardo conoce al tigre: la Playmate de septiembre de 1981, Susan Smith, combina estos dos estampados para terminar convertida en una gata salvaje.

Una camiseta sin mangas y a rayas no se ve tan inocente si se le agrega una tanga de corte súper alto, cortesía de la Playmate de 1982, Marlene Janssen.

En la era de los excesos, la Playmate de julio de 1984, Liz Stewart, demuestra que poca tela y muchos flecos son más divertidos.

Un poco de neón ayuda mucho: aquí Karen Velez, Playmate del año 1985, sin toalla.

¡Salvavidas en pleno turno! La Playmate Kata Karkkainen de diciembre 1988 ofrece una versión lúdica del bikini de escote redondo.

Blanco candente: Julie Lynn Cialini, Playmate del año 1995, es minimalista al máximo.

El bikini de triángulos nunca pasará de moda, pero la Playmate de diciembre de 1995, Samantha Torres prueba que el poder de la sugestión puede ser particularmente sexy.

Rosado encendido y mucha sensualidad: los años noventa fueron la era de los colores brillantes, como vemos con la Playmate de julio de 1997, Daphnee Duplaix.

A punto de empezar el siglo XXI le dimos la bienvenida a los metalizados de alto cilindraje. Diciembre de 1999 trajo a la Playmate Brooke Richards en la siempre práctica tela dorada.

La gran Playmate de todos los tiempos, Pamela Anderson, está armada y es peligrosa en nuestra portada de julio de 2001 con sus tiritas de bikini de licrado rosado.

¿Qué zapatos ponerse con un bikini de neón? Las Playmates Shallan Meiers (septiembre de 2002), Christina L. Santiago (Playmate del año 2003) y Lauren Anderson (julio de 2002), responden la pregunta en la portada de julio de 2002: tacones transparentes, obviamente.

Las mujeres lindas y los barcos son una combinación atemporal. La Playmate Raquel Gibson de noviembre 2005 está aquí para recordar este hecho indiscutible.

El estilo brasileño perduró mucho tiempo. La Playmate Tiffany Selby de julio de 2007 es un excelente ejemplo de este estilo descarado en total plenitud.

Un esqueleto y un nudo al frente: La Playmate Ashley Hobbs de diciembre de 2010 se ve semi dulce en este bikini amarillo brillante.

La Playmate de octubre de 2011, Amanda Cerny, lucha para conservar la parte superior de su bikini.

Una celebración total del bikini, la portada de julio/agosto de 2015 demuestra el poder de los números. En el sentido de las manecillas del reloj desde arriba a la izquierda las Playmates: Heather Rae Young (febrero de 2010), Gia Marie (noviembre de 2014), Stephanie Branton (septiembre de 2014), Ciara Price (noviembre de 2011), Chelsie Aryn (marzo de 2015), Roxanna June (octubre de 2014), Val Keil (agosto de 2013) y Audrey Allen (junio de 2013).

Dana Taylor, Playmate de Julio de de 2017, lleva su bikini de neopreno a las Bahamas para meterse al agua.

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

Tom Petty
20 preguntas: Tom Petty

P1 Diste una dura batalla en los medios para que tu disco Hard Promises costara menos de U$8.98, ¿cuánto va

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

El poder de la Ayahuasca

La respuesta de Tim fue corta y dulce. “Este es el mejor mensaje que he recibido. Te mando el dato con todo el gusto”, escribió.

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS