La Dark Web de Adam Brody

Imagen por Sony Crackle

Al entrar en mi entrevista con Adam Brody tenía una agenda muy clara: hacer algunas preguntas sobre su programa, StartUp, y luego encontrar una manera sutil de hacerlo hablar sobre Gilmore Girls y que respondiera preguntas extremadamente importantes como, “¿Quién crees que es el padre del bebé de Rory?”. Pero al final no salió como lo había planeado.

En primer lugar, solo había visto algunos episodios clave de su serie StartUp de Sony Crackle, así que, como haría cualquier persona un poco perezosa, me alisté para ver el estreno de la temporada 3 y leer algunos resúmenes de las temporadas anteriores. Terminé viendo los 10 episodios en un solo día, en algún punto de mi maratón me convencí de que mi teléfono me estaba espiando y luego me dediqué a ver las temporadas 1 y 2. Las cosas habían dado un giro alarmante. Ahora era la fan número uno de StartUp. Ya no me importaba el embarazo de Rory Gilmore. Y, naturalmente, pasé toda mi conversación con Adam Brody hablando sobre las redes sociales y sobre cómo la tecnología se está adueñando de nuestro futuro.

“Es cuestión de solo unos cuantos años para que el teléfono esté en nuestros cerebros de todos modos, y ¿quién soy yo para decir que eso es algo bueno o malo?”, dice Brody en nuestra entrevista por teléfono, mientras que yo asiento con entusiasmo a mi perro que me mira. “Da miedo, es aterrador porque es desconocido, pero tal vez sea el siguiente paso en la evolución de la humanidad. Esto es la humanidad evolucionando. Pero, ¿estamos evolucionando hacia nuestro destino? No lo sé”.

StartUp, para aquellos de ustedes que no vieron las tres temporadas en tres días (está bien, estoy bien), es un drama tecnológico de alto nivel sobre los propietarios de un sitio al estilo de Gab (la red social de ultra derecha) llamado Araknet. Brody disfruta ver el programa con su esposa Leighton Meester para autocríticarse, pero dice que es un proceso que a veces es “mortificante”. Al igual que yo/tú/todos, no puede soportar el sonido de su propia voz en los mensajes de voz o en la televisión porque “sueno asqueroso”. Y cuando se le pregunta cómo se desprende de un papel tan oscuro al final del día, se vuelve encantadoramente autocrítico y dice: “Desearía ser un actor lo suficientemente bueno como para no tener que desprenderme de algo”.

Por cierto, describiría el papel de Brody en StartUp como uno altamente digno de querer desprenderse de él. Su personaje, Nick, es un libertario de internet que ha perdido por completo su sentido de la moral para el final de la temporada, y parece tener al menos una cosa en común con el actor: una relación complicada con las redes sociales.

“Soy un ludita (término usado para quienes se niegan a adaptarse a los cambios tecnológicos), y soy lento para adaptarme a cualquier nueva tecnología, no porque no esté interesado. Simplemente soy perezoso, así que esperaré hasta que se solucionen todos los problemas, y sea muy fácil de usar”, dice. Más tarde, agrega: “Cuando estaba en The OC, los medios de comunicación eran pre-sociales, así que sentí mucho menos escrutinio. Tenía mucha más privacidad y creo que eso era bueno. Tiemblo ante la idea (incluso ahora que tengo 38 años) de, ¿qué pasaría si tuviera un millón de seguidores? Esa es una responsabilidad que no sé si querría. Y, al menos desde donde estoy ahora, sé que tampoco lo hubiese querido a los 23 años. No sé, es una cantidad absurda de poder para una mente muy joven”.

· 

Cuando estaba en The OC, los medios de comunicación eran pre-sociales, así que sentí mucho menos escrutinio. Tenía mucha más privacidad y creo que eso era bueno.

·

Obviamente, todos deberíamos dejar lo que sea que estemos haciendo y seguir a Adam Brody en Twitter, donde en su mayoría tuitea sobre política a sus 7,000 seguidores y los alienta a votar, donar a Everytown y, en general, ser gente decente. Sí, solo ha estado tuiteando durante un año, y sí, su cantidad de seguidores es minúscula para una celebridad, pero el actor, que fue visto recientemente en la pantalla grande en CHiP el año pasado, ha formado opiniones sólidas. Él ve a Twitter como un lugar “democratizador” que permite a las personas usar su plataforma para cosas buenas, y a la vez, también el sitio que hizo de Estados Unidos lo que es hoy: un país dirigido por Donald Trump.

“Tenemos al maldito presidente que tenemos por muchas razones”, dice Brody. “Pero fue llegó a la meta haciendo una versión política de American idol y evitando todos los debates y escrutinios normales del establecimiento solo twitteando en el proceso. De esa manera, se está democratizando. Es aterrador, pero creo que es bueno y malo a partes iguales, y es algo así como el nuevo estándar. Pero, quiero decir, no cambiaría mi privacidad por eso, en última instancia. Todavía estoy muy feliz de haber aparecido cuando lo hice, antes de todo este ruido”.

Hablando de privacidad, mi episodio favorito de StartUp, y lo digo como la experto más reciente de Internet en el programa, es uno en el que Nick se da cuenta de que su teléfono está recopilando información sobre él. Como alguien a quien una vez se le apareció un anuncio en Instagram de los Ice Breakers Mints cinco minutos después de haber preguntado en voz alta si alguien ya los había probado, soy una paranoico al punto de que Instagram ya no tiene acceso a mi micrófono. Pero considerando las dudas que le generan las redes sociales, Adam tiene una actitud de “qué más da, qué se puede hacer” ante la posibilidad de que su teléfono lo esté escuchando.

“Nos estamos precipitando hacia el futuro de forma acelerada”, dice, sonando como el presagio del destino tecnológico que nunca supe que necesitaba. “Es como, sí, sé que habrá gente que vivirá fuera de la red, pero serán el equivalente a los Amish de hoy. Estamos fusionándonos con la tecnología. Es aterrador, pero es fascinante. Hay un futuro muy posible donde los datos y los algoritmos tienen tanta información sobre nosotros, que confiamos en eso más que en nosotros mismos”.

Entonces, ¿evolucionaremos hacia nuestro destino? No lo sé, pero si lo hacemos, solo recuerda que Adam Brody lo dijo primero.

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

El Tigre no para de rugir
El Tigre no para de rugir

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Luego de una lesión que le

Un hombre de su época

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017 La noticia llegó dos días antes

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

El poder de la Ayahuasca

La respuesta de Tim fue corta y dulce. “Este es el mejor mensaje que he recibido. Te mando el dato con todo el gusto”, escribió.

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS