#InstaBANNED

Instagram puede ser una bendición o una maldición para los artistas visuales. Buscamos nueve publicaciones eliminadas para tratar de entender la delgada línea que  traza esta plataforma para separar el arte de la obscenidad.
Imagen por Emily Miller

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de octubre-noviembre de 2018

“Para los artistas visuales Instagram es como una tarjeta de presentación con esteroides”, dice Emily Miller, una pintora de 27 años radicada en Nueva York que habitualmente vende sus obras gracias a esta red social. Habiendo superado los mil millones de usuarios mensuales, Instagram se ha convertido en una poderosa herramienta para Miller y sus colegas, permitiéndoles saltarse a las galerías de arte para forjarse una carrera más independiente y económicamente viable.

Sin embargo, no todo son emojis entusiastas. Aunque Instagram ha democratizado sustancialmente el mundo del arte, también ha involucrado nuevos y poderosos elementos: algoritmos de censura, usuarios que se ofenden fácilmente y moderadores sombríos que tienen el poder de decidir si una imagen es “demasiado explícita”. Una imagen puede ser eliminada con solo un reporte.

En cuanto a fotografías, la política de “no pezones” es bien conocida, aunque desde 2015 permite imágenes que adviertan sobre mamoplastias mal ejecutadas o fotografía que muestran a una mujer amamantando. Las directrices indican que no hay problema con la desnudez en pinturas y esculturas, pero algunos artistas no piensan lo mismo. Una ilustración surrealista de sexo duro podría pasar, pero una pintura figurativa de una vulva puede ser censurada en cuestión de minutos.

Teniendo en cuenta esa zona gris de estética y moral (sin mencionar nuestros propios desafíos en ese campo), pensamos que sería esclarecedor tener una gama de obras que han sido eliminadas de la plataforma y las opiniones de sus creadores frente a la censura de esta red social.

  • Emily Miller

@femilykiller

“Instagram es un gran monstruo. No puedo imaginarme cómo monitorean todo el contenido. Arreglar ese algoritmo sería un esfuerzo enorme. Pienso que sus censuras y promociones están cambiando el rumbo del arte en una forma que todavía no logramos entender”.

  • Frances Waite

@franceswaite

“En este punto puedo predecir qué tipo de dibujos serán reportados. Es tonto. Me entristece cuando eso pasa, pero Instagram es solo Instagram, y los dibujos siguen existiendo. A veces trato de pensar en eso como una victoria: la ilustración era demasiado buena”.

  • Natalie Krim

@nataliejhane

“Los usuarios deberían poder diseñar su experiencia a través de una gama amplia de controles. Las advertencias, los filtros y las notificaciones existen hace tiempo; sería un buen comienzo para que la decisión de lo que puedes ver esté en tus manos”.

  • Dessie Jackson

@dessiejackson

“Pienso que tiene que ver con un asunto mayor que atraviesa la historia del arte desde el comienzo de los tiempos: ¿qué ‘permisos’ tienen las mujeres para crear como artistas? La inequidad siempre está presente, ¿qué podemos hacer como artistas y espectadores para neutralizar esto?”.

  • Zoë Ligon

@thongria

“Son los humanos quienes reseñan el contenido, entonces es más un reflejo del problema que tiene la sociedad con el cuerpo femenino. Sin importar la edad o el género del moderador, estamos predispuestos a ser más críticos con el tabú femenino que con el masculino”.

  • Heather Benjamin

@heatherbenjamin_

“Si permito que Instagram defina lo que puedo publicar, no compartiría ni la mitad del trabajo que quisiera, y eso anula el propósito que tiene el uso de la plataforma. En el fondo deseo que la gente pueda postear contenido sin censura una y otra vez. Tal vez con eso lograríamos algo”.

  • Giulia Marsico

@scientwehst

“A veces mi trabajo evoca cosas ‘explícitas’ que ponen al espectador en conflicto (o lo ofenden), sin que se den cuenta de que han convertido un puente o la Iglesia de San Pedro en un objeto sexual. Te gusta eso, ¿o no?”.

  • Mike Giulia Marsico

@boiledmikediana

“Instagram me hace pensar en esas oficinas del gobierno en las que algunos empleados tratan de controlar y abusar de la gente. Con los moderadores nunca sabes cuál va a ser riguroso y no va a permitir nada”.

  • Shona Mcandrew

@shona_mcandrew

“La verdad es que estos problemas se dan en Instagram porque se dan también en la vida real. Los pezones de una mujer se censuran, pero no los de un hombre, eso muestra la forma en que la sociedad ve los cuerpos de hombres y mujeres. El algoritmo vino después”.

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

Esclavitud humana

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de octubre-noviembre de 2018 Piense en esto: casi todos los productos que usted consume y

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS