Hay que dejar de decir cosas bonitas cuando le estamos terminando a alguien

Imagen por Designer 491

Hace unas semanas recibí la versión moderna de una carta de despedida, era un mensaje de texto para terminar una relación. El hombre en cuestión y yo salíamos desde hace un mes. Teníamos relaciones sexuales, íbamos a cenar y habíamos planeado un viaje este mes. Pero de la nada, me envió un mensaje de texto para decirme que no deberíamos vernos más. Y mientras que el resto de nuestra relación parecía única, su mensaje se sintió totalmente de cajón. Me explicó las razones por las que pensaba que ya no deberíamos hablar más —no eres tú, soy yo— y luego me dijo algo que me han dicho desde el colegio.

·

“Eres increible y tienes mucho por delante en tu vida”.

·

Fue un sentimiento similar al que tuve cuando me llegó otro mensaje similar un mes antes. “Nos llevamos muy bien, y he disfrutado pasar tiempo contigo más que con nadie que haya conocido”, decía el mensaje. “Eres increíble”.

Por alguna razón, a los hombres les encanta decirme lo maravillosa que soy al mismo tiempo que me dicen que nunca más quieren volver a salir conmigo. Y para ser franca, es una mierda

No solo yo creo eso, mi compañera de apartamento, luego de recibir un mensaje de ruptura de la nada, piensa igual. A amigos, familiares y conocidos se les ha dicho que son lo máximo mientras les terminan. Y aunque estoy segura de que no es únicamente un asunto masculino, estoy también segura de que nunca le he dicho a un hombre que es lo mejor del mundo mientras le digo que quiero salir con otras personas.

Lógicamente, entiendo por qué un hombre querría hacer algo como esto. Suaviza el golpe de la ruptura. Si le dices a una mujer que es como el pétalo de una rosa, estás echándote la culpa por completo a ti mismo. Estás intentando asegurarle que no hizo nada malo. Parece un acto desinteresado, pero en mi opinión es lo más egoísta que una persona puede hacer.

·

“Debemos dejar de preocuparnos por ser el malo y aceptar que, a veces en la vida, somos los villanos de la película”.

 ·

¿Por qué? Porque es deshonesto. Porque realmente si fuera tan maravillosa como piensas que soy, querrías seguir saliendo conmigo. La frialdad parece acompañar los monólogos de ruptura donde no se da ninguna razón tangible para separarse. También es una ruptura increíblemente unilateral: te has decidido y esta separación no se discute. No hay nada que pueda decir.

·

“Si terminas conmigo sin decirme una razón real, sigues siendo el malo”.

·

Ese es el mayor problema que tengo cuando me dices que soy lo máximo, mientras me pones en un bloque de hielo y me arrojas al mar. Al decirme esa frase, te estás liberando de decirme por qué quieres terminar exactamente. Preferiría que un hombre me dijera que fue por un tuit que escribí, o que estaba fingiendo cada uno de los orgasmos que tuvo conmigo. Quiero claridad al final de una relación, incluso si se tratara de algo cómo: “¿Sabes qué? Me gustas, pero ya no me atraes sexualmente”. Al menos eso me daría un punto final.

El “eres lo máximo” es una elipsis, y es así porque la persona que termina la relación no quiere quedar como el malo. Así que para redimirse, me llena de halagos. Pero si terminas conmigo sin decirme una razón real, sigues siendo el malo. Terminar una relación es horrible, y probablemente recibirás algún tipo de negatividad de parte de la persona de la que te estás deshaciendo. Pero es parte de la vida. Es la naturaleza de terminar una relación. Y al tratar de evitarlo, simplemente te estás convirtiendo en una persona aún peor. Debemos dejar de preocuparnos por ser los malos y aceptar que, a veces en la vida, somos el villano de la película. Las rupturas amorosas son un ejemplo de ello.

Así que, por favor, por el amor de Dios, deja de decirme lo maravillosa que soy mientras terminamos. Ya sé que es verdad. No necesito que me suavices el golpe mientras me alejas. Dime por qué quieres terminar una relación. Prometo que eso te hará un mejor hombre que decirme halagos.

 

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

El poder de la Ayahuasca

La respuesta de Tim fue corta y dulce. “Este es el mejor mensaje que he recibido. Te mando el dato con todo el gusto”, escribió.

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS