Gael García Bernal habla sobre cómo es hacer películas mexicanas en la era Trump

Imagen por Myles Pettengill

Lo primero que me llamó la atención de Gael García Bernal en el Festival Internacional de cine de Toronto del mes pasado, fue lo jóven que se veía. Como la mayoría de estadounidenses, conocí por primera vez a Bernal en 2002, cuando interpretó un adolescente con las hormonas a mil en la entrañable película mexicana Y Tu Mamá También. Y a excepción de algunas canas, sigue manteniendo el carisma juvenil y la apariencia de niño bueno que lo convirtieron de forma instantánea en un rompecorazones luego del estreno de la película nominada al Oscar. Desde entonces, Bernal ha tocado la superficie de la maquinaria Hollywoodense de forma ocasional, siendo su papel más notorio el del excéntrico conductor de la, trágicamente subvalorada, comedia ganadora del Globo de Oro, Mozart in the Jungle.

Pero no puedo evitar sentir que, a pesar de su éxito en Estados Unidos, Bernal prefiere vivir y trabajar en su México natal. Y ese amor a su patria se hace evidente en su última película, Museo, que cuenta la historia real de dos inadaptados locales que lograron uno de los mayores robos de arte en la historia del país, al llevarse más de 140 artículos del Museo Nacional de Antropología de México.

Cómo Bernal explica a Playboy, la película —dirigida por Alonso Ruizpalacios, y que se estrenó para un público exclusivo y limitado antes de su estreno mundial en Youtube— fue un esfuerzo profundamente político, que se produce en un momento en que la relación entre México y Estados Unidos es particularmente tensa debido a la narrativa tóxica impulsada por el Comandante en jefe en el despacho oval. García Bernal —cuyos proyectos recientes también incluyen la próxima película de Netflix The Kindergarten Teacher, protagonizada por Maggie Gyllenhaal y su papel en la película Coco— habla sobre su infancia en México, sobre hacer películas en su país natal y sobre lo imposible que le resulta entender la forma de pensar de Trump.

¿Qué crees que motivó a tu personaje a vivir una vida en el crimen?
Muchas cosas. Era algo así como una oveja negra con gran potencial y mucha arrogancia. Creo que lo hizo porque sabía que podía salirse con la suya. La impunidad lleva a que se cometan más delitos. Ser capaz de salirse con la suya le hace creer que es inmune a las consecuencias, eso es algo que varios presidentes nos han mostrado que es posible.

Una vida de crimen puede ser muy seductora en algunos aspectos

Sí, exactamente. Hay historiadores de arte que se especializan en robo, este robo fascinó a muchísimas personas  alrededor del mundo. Entrar al museo es gratis. Es un lugar en donde sientes que lo que estás viendo es tuyo. Existe un acuerdo tácito, un contrato social con el que estamos de acuerdo cada vez que entramos al museo. Es peculiar que estos muchachos, siendo de México, hayan hecho esto. En ese momento, las autoridades pensaron que eran una banda de criminales de otra parte del mundo. Estaban seguros de que tenía que ver con algo más grande. Fue durante los años de las Contraguerrillas en centroamérica y tal vez pensaron que estaba ligado a eso. No tenían ni la más mínima idea.

¿Conociste a alguien así en tu infancia?

Por supuesto. Cualquiera que haya crecido en esa época, en esos barrios, cuando todo sucedía en las calles. Siempre había alguien que se veía sospechoso, pero tal vez era muy inocente. Tal vez robó yogur y lo regaló. Es como ese amigo capaz de hablarle a la policía. Todos reconocemos ese arquetipo.

¿Es importante para ti contar historias que tengan lugar en México?

Es el lugar donde puedo volar, donde puedo trabajar en mi lengua materna y expandir mi viaje artístico. Los actores no hablan de eso, pero quiero tener un viaje artístico.

Entonces, ¿un proyecto nutre a otro?
Sí, hay una búsqueda artística que siempre tengo en cuenta. De lo contrario, no hay razón para hacer esto.

¿Alguna vez usas tu arte para hacer declaraciones políticas?
Sí, lo he hecho toda mi carrera.

¿Cuáles son las principales diferencias entre trabajar en Hollywood y trabajar en México?
Bueno, en México las películas se consideran culturales y educativas porque están hechas con subsidios del gobierno. Te da la oportunidad de hacer lo que quieras sin un gran presupuesto. Hollywood es una industria de entretenimiento. Se trata de lo que se vende. No quiero entrar en esa discusión porque no entiendo qué se vende y qué no. No tengo idea. Pero es una concepción de mundo completamente diferente de cierto modo. Es emocionante ver que este tipo de películas tienen un impacto muy fuerte en México y América Latina. Desafortunadamente, en Estados Unidos, el impacto que tienen las películas de un idioma que no es el inglés ha ido disminuyendo. Es una especie de señal de lo que está sucediendo en el plano cultural. Es una pena porque hubo un momento de la vida en el que una película como Museo habría tenido un gran lanzamiento.

·

No hay nada más humillante que tener que hacerle frente a una mentira sin fundamentos. ¿Por qué tengo que convencerte de que no soy un criminal y un violador?

·

Y gracias a Dios por Youtube...

Exactamente. Estos nuevos proveedores de contenido pueden llegar al público en miles de lugares. Creo que hay una audiencia para esta película y creo que mucha gente quiere ver películas que no estén en su propio idioma.

Estoy de acuerdo. Tu amigo, Alfonso Cuarón, puede dar cuenta de eso con su nueva película, Roma, que será vista por mucha gente cuando se estrene en Netflix ¿Supongo que la has visto?
Wow. Es increíble, y la verán en todo el mundo. Después de Gravity, pudo haber hecho cualquier cosa, e hizo una película en blanco y negro rodada en cinta de 65 mm. Y es el movimiento más inteligente para su carrera. No necesitaba demostrar nada, así que fue y estuvo 108 días en México e hizo una película. ¿Qué otro proyecto le permitiría a alguien darse esas libertades? James Bond, puede ser.

Creo que películas como Museo y Roma podrían ayudar a cerrar la brecha entre estadounidenses y mexicanos que se ha hecho más grande desde que Trump asumió el cargo.

Es terrible ahora y simplemente dejé de escuchar. No voy a hacer parte de esa discusión tonta y superficial. No hay nada más humillante que tener que hacerle frente a una mentira sin fundamentos. ¿Por qué tengo que convencerte de que no soy un criminal y un violador? ¿Por qué debería tener que hacer eso? Es humillante.

¿Has intentado desconectarte de toda esa narrativa desagradable?

No veo televisión. Bloqueé a ese tipo [Trump] en Twitter, y bloqueé a muchas personas que hablan así. Es ridículo y triste. También es desafortunado porque sé que no es la realidad de la fraternidad que existe entre ambos países, que somos interdependientes emocional, cultural, social y económicamente, por lo que no voy a relacionarme con alguien que piense que estos dos países no tienen nada que ver, porque están inherentemente ligados. Comparten una historia muy similar, y también comparten un futuro similar.

¿Estás preocupado por el impacto a largo plazo que podría tener la relación entre Estados Unidos y México?

Ya ha causado grandes problemas. La cantidad de ira y resentimiento que hay en el mundo y la cantidad de personas que van a querer cambiar eso, es enorme. Cuando los niños que están naciendo ahora cumplan 18 años y piensen en el pasado, tengo curiosidad por ver qué sucederá. Tienen todo el derecho de decir: “¿Cómo ocurrió eso? ¿Cómo fue posible?”.

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

Tom Petty
20 preguntas: Tom Petty

P1 Diste una dura batalla en los medios para que tu disco Hard Promises costara menos de U$8.98, ¿cuánto va

2017 Playmate Review

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de febrero de 2018 Escoger la Playmate de 2018 entre

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS