Este parque de diversiones para adultos es un sueño hecho realidad

Imagen por Two Bit Circus

Una vieja bodega en el centro de Los Ángeles ahora es el hogar de Two Bit Circus, un “micro parque de diversiones” de 50.000 metros cuadrados lleno de juegos colaborativos de realidad virtual, escape rooms, estaciones de HTC Vive, cabinas de juego privadas y mucho más. El gerente de la compañía, Brent Bushnell, dice que “la idea es pequeña comparada con Disneyland, pero aún así es enorme tratándose de un complejo de entretenimiento. Es casi del tamaño de un campo de fútbol. Está dividido en partes como un parque de diversiones. Tenemos un teatro interactivo con 100 sillas, un carnaval, una arena de realidad virtual, un restaurante con bar y un robot barman, un arcade futurista… una variedad completa de cosas”. El concepto ha venido ganando popularidad en años recientes, y Two Bit Circus  se diferencia porque cuenta con juegos de realidad virtual de última generación, creados por los mismos artistas e inventores de la compañía.

Otro factor que eleva a Two Bit Circus por encima del resto es el linaje Bushnell: el padre de Brent, Nolan Bushnell, fundó Atari, e inculcó en sus hijos, desde muy temprana edad, un espíritu creativo y emprendedor. El menor de los Bushnell dice: “Los domingos con mi papá consistían en ir a comer ramen y luego pasar por Fry’s Electronics. Paseábamos sin rumbo por Fry’s, conseguíamos partes para nuestros proyectos y luego regresábamos a la casa a construir cosas”. Bushnell y sus hermanos todavía trabajan juntos en varios proyectos creativos, algunos tienen que ver con Two Bit Circus. Su hermana es la encargada de las relaciones públicas de la compañía, el hermano menor es diseñador de juegos y otro hermano construye las cabinas del arcade. Bushnell bromea con que “el nepotismo es solo un problema cuando lo que hacen apesta”.

Bushnell creció en Silicon Valley, California, y años después se trasladó a Los Ángeles. Conoció al cofundador de Two Bit Circus, Eric Gradman, en una reunión casual de ingenieros en un bar del centro de la ciudad. Se hicieron amigos casi de inmediato, y comenzaron a construir cosas juntos para pasar el rato y divertirse. Su primer proyecto fue un tablero interactivo: “Podías dibujar en el tablero y comenzábamos a proyectar simulaciones físicas que salían de lo que dibujabas. Instalamos el tablero en una fiesta, a la gente le gustó y decidimos seguir haciendo cosas así”. Comenzaron a trabajar en Two Bit Circus en el 2012. Bushnell describe la compañía como “un enorme grupo de nerds que se ha dedicado a construir atracciones a lo largo de los años, para sí mismos o para otras marcas, en el centro de Los Ángeles”. Han hecho trabajos por encargo para marcas como Samsung, Intel y Warner Brothers. El año pasado desarrollaron una nube que podía hacer llover tequila para la Junta Mexicana de Turismo.

En 2013, Two Bit Circus lanzó un carnaval itinerante con el propósito de compartir su trabajo con el público, en 2015 se dieron cuenta de que necesitaban un espacio permanente para poder alcanzar a más personas. Fue entonces cuando se les ocurrió la idea del “micro parque de diversiones”. El nuevo espacio está lleno de juegos innovadores, pero hay dos en particular que emocionan a Bushnell: “Uno es el que llamamos Club 01, nuestro teatro interactivo con 100 sillas. Hay pantallas táctiles en las mesas, pantallas en toda la pared, y todo es un gran show interactivo. Las personas pueden hacer parte del espectáculo, como si fuera un programa de concursos, una cata de vinos o una cena interactiva con muchos invitados. Simplemente me encanta que haya muchas personas en un lugar, no solamente mirando como espectadores pasivos, sino siendo parte del espectáculo”.

El otro favorito de Bushnell es Space Squad in Space. “Esta es una de nuestras salas de historias, se trata de una aventura multijugador con varios roles a jugar. Cuatro, cinco o seis de nosotros estamos en el puente de una nave espacial y tenemos que trabajar juntos para que la nave no choque contra un planeta”, explica. “Lo que lo hace tan emocionante es que hay un capitán, un artillero, un navegante, un oficial de mando, y para cada uno de esos roles hay una experiencia completamente distinta. El capitán tiene que hacer una cosa, el navegador otra completamente distinta y todos tienen que colaborar y comunicarse para lograr la misión”. Cada “episodio” tendrá una misión diferente.

·

Tienes que estar dispuesto a decir ‘Claro, siempre lo hemos hecho así, pero tal vez esa no es la forma correcta de hacerlo’.

·

El fundador se refiere a su equipo como “un montón de nerds de pura cepa”, y esa pasión que tienen por diseñar experiencias creativas y divertidas es evidente en todo lo que crean. Además de desarrollar sus propios juegos, regularmente se asocian con desarrolladores y diseñadores externos. Un ejemplo de esto es The Raft, una experiencia multijugador de realidad virtual que se desarrolla en un pantano misterioso. “Es una colaboración entre nosotros, una compañía llamada Starbreeze y otra llamada Red Interactive. Todo es realidad virtual. Entras en una habitación temática y estás de pie en el muelle de de un pantano”. Hasta cuatro jugadores son provistos con conjuntos de realidad virtual, se paran en medio de una balsa en una habitación, antes de ser transportados a una realidad alternativa donde deben defenderse de una variedad de atacantes de otro mundo.

Para poder hacer productos de realidad virtual que se sientan tan reales como sea posible, Bushnell dice que los desarrolladores tienen que aprender a pensar más allá de los cinco sentidos tradicionales, ya que las personas tenemos al menos siete. “Tienes lo que se denomina sentido vestibular. Los pelos en pequeños sacos en tu oído interno actúan casi como acelerómetros, como el de los smartphones, y eso te permite entender cuándo tu cuerpo está acelerando”, dice. Si estás en un carro, los sacos vestibulares le indican a tu cuerpo qué tan rápido te estás moviendo. Otro sentido poco conocido al que estos trabajos le prestan atención es la propiocepción, “que se refiere a la conciencia que tiene el cuerpo de las extremidades. Como un ejemplo, si estás sentado en una plataforma de movimiento como la que tenemos en nuestro simulador de tanque, y esa plataforma de movimiento se mueve, se desencadena tu sentido vestibular. Comienzas a sentir esa aceleración. Cuando estás caminando dentro de The Raft o en un laberinto de realidad virtual, lo que está actuando es tu propiocepción. Tienes controladores, para que puedas ver dónde están sus manos. Todo esto completa la inmersión”.

Diseñar juegos tan técnicos, a menudo implica un proceso complicado, según Bushnell. “Lo que pasa, y lo que creo que muchas personas subestiman, es que el proceso creativo es un proceso. Piensas en una idea, construyes una versión, luego lo vez en la vida real y piensas ‘Wow, eso fue una pésima idea, ¿en qué estaba pensando?’” Es raro que las cosas salgan perfectas con el primer intento, todas esas interacciones y pruebas son parte del proceso. Bushnell también dice que es importante probar nuevas maneras de hacer las cosas “Tienes que estar dispuesto a decir ‘Claro, siempre lo hemos hecho así, pero tal vez esa no es la forma correcta de hacerlo’”.

Para él la parte más difícil es poder balancear la necesidad de terminar las cosas rápidamente con la de ser meticuloso. Dice, “¿qué tan bueno es lo suficientemente bueno? Es un gran desafío entender eso. Tenemos muchísimo interés en replicar esto por todo el mundo, y queremos que sea ya para hacerlo. También me pasa que me dan pena algunas de las cosas con las que nos estamos estrenando, y quiero, con el tiempo, poder mejorarlas”.

Incluso cuando Two Bit Circus abra sus puertas al público, seguirá siendo un trabajo en progreso. Bushnell y su equipo planean continuar mejorando los juegos y las experiencias a medida que nuevas tecnologías comienzan a estar disponibles. Considerando algunas de las posibilidades, dice que “la realidad aumentada es algo completamente emocionante, y no podemos esperar que ese hardware sea realmente robusto y rentable porque hay muchas formas nuevas de jugar con eso”. Este enfoque es la razón por la que describe su trabajo como una mezcla de conocimiento de tecnología y exploración creativa. Dice ser “un gran admirador de la entrada aleatoria—exponerte a tantas cosas diferentes como sea posible—porque la innovación generalmente ocurre en la intersección de varias cosas”. Por ahora, está centrado en el nuevo parque de micro-atracciones de Two Bit Circus en el centro de Los Ángeles, incluso después de unos minutos con él, parece poco probable que un almacén pueda contener todos sus sueños creativos y emprendedores. Si bien es imposible predecir lo que Bushnell logrará en el futuro, podemos decir que probablemente será emocionante y muy divertido.

 

 

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

RECOMENDADOS

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS