El sexismo siempre ha sido el Terminator del mundo.

Imagen por Kerry Brown/Paramount Pictures

La primera noticia que nos llega de Terminator, la cual saldrá el año que viene (ver la imagen de portada), se publicó en Twitter el pasado miércoles en la mañana y mostraba a las tres protagonistas de la película—Linda Hamilton, Natalia Reyes y Mackenzie Davis, estrella de Halt and Catch Fire—con un aspecto tan rudo que cualquier máquina de matar imparable pensaría dos veces antes de meterse con ellas. Desafortunadamente como todas son mujeres, la imagen provocó reacciones de los hombres fans de la franquicia, hasta un punto que daban pena.

“Espero que le hayan dicho a quien sea que haya aprobado esa imagen de #Terminator que no es bienvenido en su casa para navidad”, se quejó alguien. Otra persona añadió “¿La persona del medio es una mujer? No puedo decidir… Lo peor de esta imagen es el corte de pelo tipo Hilary que tiene Linda… ¡Que Dios nos salve!” “Esta será la PEOR película de Terminator de la historia. Esa mierda es feminismo”, escribió un tercero. Esta persona aparentemente no entendió que el “feminismo” no es algo malo, especialmente para una franquicia que inició con dos películas—las únicas que no fracasaron— centradas en una mujer fuerte que se las arregla para protegerse a sí misma y a su familia contra todo pronóstico.

Hoy este tipo de reacciones a un género que se atreve a presentar mujeres en el centro de la historia es de esperar. Solo hace falta ver las reacciones que provocó la elección de Jodie Whittaker como la nueva encarnación del Doctor en Doctor Who— “Lo arruinaron”, decía un tweet y otro añadía: “Ya no veré más la serie”— o los sentimientos que provocó la nueva serie animada de She-Ra, para darse cuenta que este tipo de reacciones son hoy la regla. A medida que los espacios de género se vuelven más convencionales y, como resultado, más diversos en su atractivo y creaciones—una consecuencia obvia de que la producción se libre de sus raíces patriarcales—hay una “vieja escuela” de fandom, de aficionados, dispuesta a luchar con uñas y dientes por su derecho a esconder todos los juguetes y no compartirlos con nadie más.

Es notable que una de las quejas más frecuentes en Twitter a la imagen de Terminator fuera “Oh no, Cazafantasmas de nuevo”. Las reacciones sexistas al reboot dirigido por Paul Feig de 2016 estuvo en los titulares todo el tiempo, debido a los niveles que alcanzaron las críticas en internet.

· 

El fandom en masa ha comenzado a rechazar la misoginia entre los suyos e intentado luchar contra el odio hacia cualquier grupo cuando surge.

 ·

Dos años después la situación parece estar haciendo metástasis. La estrella de Star Wars: Los últimos jedi, Kelly Marie Train eliminó sus publicaciones en Instagram a comienzo de año, debido al acoso que recibió de los fanáticos molestos por su papel en la película, la misma que ese grupo tóxico del fandom está pidiendo que se haga de nuevo para que se ajuste a sus necesidades y deseos. Los trolls también centraron su atención en una empleada de Lucasfilm basados, aparentemente, en la creencia de que les estaba enviando un mensaje oculto en un pocillo que mostraba en una foto. ¿Paranoico? Definitivamente. ¿Sorprendente? Para nada, por desgracia.

Afortunadamente hay algunas señales de que no tenemos que dar todo por perdido. El fandom en masa ha comenzado a rechazar la misoginia entre los suyos con flashmobs y campañas en línea para enfrentarse al sexismo e intentando luchar contra el odio hacia cualquier grupo cuando surge. Históricamente la creencia de que no había que prestarle atención a este tipo de comportamientos y que eventualmente desaparecerían ha prevalecido, pero decisiones de ese tipo solo dejaban espacio para que los trolls se encerraran en sí mismos y se convencieran de que tenían razón; el silencio se traducía en complicidad. Ahora, por lo menos, también hay una gran cantidad de fans dispuestos a pronunciarse en apoyo de las historias que les gustan y del derecho de otros de verse reflejados en esas historias.

Con esto en mente, la respuesta a las imágenes promocionales de Terminator cobra más sentido. La adorada franquicia de ciencia ficción está poniendo a las mujeres en el frente, aunque siempre hayan estado presentes, ¿qué otra cosa se podría esperar? La realidad del sexismo en internet y el odio al material con enfoque de género muestra que la manera en la que Skynet abordó la destrucción de la raza humana era completamente errada; en vez de matar a los seres humanos uno por uno, deberían haber anunciado que Star Trek pretendía que Kirk, Spock y McCoy fueran mujeres en las próximas películas y sentarse a ver la carnicería.

 

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS