El secreto para la intimidad que las parejas ignoran

Imagen por Toa Heftiba

“El sexo es genial, pero ¿alguna vez alguien te ha dado tanta seguridad emocional que pudiste lidiar y procesar un trauma frente a esa persona sin temor a ser juzgado o ridiculizado?”

Este es un tweet que hice recientemente y se volvió viral. Y ¿qué carajos es la seguridad emocional? Gracias por preguntar.

Para mí, la seguridad emocional es la sensación que le brindas a quienes te rodean y que los hace sentir lo suficientemente seguros como para derribar sus muros y abrirse. Es un sentimiento increíble, tanto darlo como recibirlo. He experimentado ambas partes, varias veces, y aunque siempre estuve agradecida por ello, no me di cuenta de lo raro que era hasta ver las reacciones que obtuvo ese tweet.

El día antes de tuitear esto, estaba lidiando con un trauma reprimido y me sentía extremadamente emocional. Quienes han leído mi libro Let That Shit Go, saben que el año pasado me di cuenta de que había sido agredida sexualmente por uno de mis exes. Suena raro, lo sé, pero el libro explica por qué tardé tanto en ver lo que estaba sucediendo y, posteriormente, la frecuencia con que siguió sucediendo con otros hombres en mi vida.

Debido a que repentinamente me di cuenta de todo esto, la sensación fue abrumadora por decir lo menos. Había planeado una salida con algunas amigas ese día, y casi cancelé, porque simplemente no quería estar cerca de nadie. Sin embargo, pensé, tal vez me haría bien estar con amigos. Nunca planeé hablar de eso. De hecho, no quería ni tocar el tema. Solo quería distraerme. Pero no fue lo que sucedió.

Lógicamente, terminamos hablando sobre el tema del asalto sexual. Mis amigas comenzaron a compartir sus historias, y cuando comencé a hablar sobre las mías, las emociones se abrieron paso. En un abrir y cerrar de ojos estaba sentada allí, con los ojos hinchados, lloriqueando palabras como: “No quiero que otro hombre que no me ame me toque” o “¿Por qué me siento tan avergonzada por no haberme dado cuenta de lo que estaba pasando antes?”

Habría sido tan fácil para ellas salir con “las palabras correctas” (léase: consejos no solicitados), pero no lo hicieron, y esa fue la respuesta perfecta para mí. Solo necesitaba llorar rodeada de la gente que amo. Necesitaba hablar libremente, expresar mis miedos, no censurar lo que estoy pasando sin el temor de que me juzguen o intenten arreglarme.

·

Escuchar activamente, reconocer y validar sus sentimientos es el acto de amor más pequeño y la forma más sincera de intimidad que puedes ofrecerle a alguien.

·

A la mañana siguiente, estaba medio despierta en la cama y sentí la necesidad de twittear sobre mi experiencia. Y lo que siguió fue algo que nunca hubiera podido anticipar. La respuesta masiva arrojó luz sobre muchos problemas importantes, principalmente porque muchas personas no han experimentado seguridad emocional o no se sienten merecedoras de ello.

Mis menciones se convirtieron en una mezcla de mensajes dulces con etiquetas a amigos y parejas y, bueno, pura tristeza. La gente proyectaba sus sentimientos arremetiendo contra mí, diciendo que estoy predicando sobre algo que no existe, o usando el humor como un mecanismo de defensa. Lo entiendo. Estar en una posición para experimentar seguridad emocional no es fácil. Pero tampoco creo que deba considerarse un lujo como muchos lo hicieron parecer. Es la forma más simple de amor.

Me di cuenta de que es un acto muy importante que se pasa por alto en nuestras relaciones. Adam Maynard, un entrenador de relaciones que guía a los hombres a través de su “iniciación masculina”, ayuda a ilustrar por qué la seguridad emocional es tan importante para nuestro bienestar.

“Vivimos en una sociedad que no solo es compleja y estresante, sino que nos aísla de los otros y nos separa de cómo nos sentimos realmente. Esto nos hace más difícil navegar con confianza nuestras vidas y sentirnos relativamente cómodos en el camino”, explica. “Sentirnos seguros de expresar lo que guardamos nos permite obtener más control sobre nuestra experiencia y encontrar el alivio que estamos buscando”.

Sé lo que probablemente estás pensando: ¿No es lo mismo que ir a terapia? La respuesta corta es no. Ir a terapia es increíble, y se lo recomendaría a cualquiera que esté pensando en buscar ayuda profesional y soporte emocional, pero en este caso específico, estoy hablando de estar presente con tus seres queridos y no avergonzarlos por sentir lo que sienten.

No estoy diciendo que tengas que resolver sus problemas, llevar a cabo su trabajo emocional, permitir la codependencia o descifrar los pasos a seguir para que ya no estén tristes. Nada de eso es tu responsabilidad. Sin embargo, escuchar activamente, reconocer y validar sus sentimientos es el acto de amor más pequeño y la forma más sincera de intimidad que puedes ofrecerle a alguien.

“Buena parte del proceso de sanar puede suceder sacando a flote tus emociones. Sentirás alivio inmediato cuando dejes de reprimirlas. Tener un espacio compasivo sirve a este propósito, y puede ser suficiente para ayudar a alguien a sentirse mejor”, explica Maynard.

·

Los hombres se estancan con la impresión de que las emociones de otra persona son irracionales y, por lo tanto, no son válidas. Pero la verdad es que los sentimientos no siempre tienen sentido, y no tienen que tenerlo.

·

“Ayudar a alguien no se trata de saltar a rescatar a esa persona de su dolor, incluso si es por su propio bien. A la inversa, tampoco se trata de solucionar el problema debido a lo que crees perder si no lo resuelve, y rápido. Eso es codependencia. No se trata de usar el cariño y la compasión para exigir algún tipo de retribución más adelante. Eso es como llevar puntos y es una forma de manipulación. No se trata de asumir sus sentimientos como propios y perder la perspectiva de a quién pertenece realmente el problema. Y ciertamente no se trata de procesar sus emociones por ellos”.

Continúa diciendo que, “la diferencia entre la terapia (o entrenamiento) y la provisión de seguridad emocional es el grado de tratamiento real, el procesamiento activo y el desarrollo de habilidades que ocurren en el proceso. Recuerda, estar ahí para alguien no se trata de hacer algo específico. Una relación terapéutica es aquella en la que el profesional está más directamente involucrado en el crecimiento, la curación, la claridad y la comprensión de un cliente, y en el desenlace real de los patrones que les causan dolor y malestar”.

Haz un esfuerzo para ser más consciente de la seguridad emocional en tu vida. Si sientes que es más bien fugaz, pregúntate si le estás dando lo mismo a otros. Por supuesto, todos queremos sentir seguridad emocional, ¿pero también nos esforzamos por darla?

Una de las razones por las que tengo la suerte de tener varias personas en mi vida que me proveen seguridad emocional es porque constantemente me esfuerzo por aportarles justo eso. La reciprocidad es algo hermoso, y es una pena ver que muchos de nosotros sentimos que no nos merecemos algo que debería ser tan abundante como el aire que respiramos. Si deseas comenzar a practicar la seguridad emocional con tus seres queridos, Maynard ofrece algunas sugerencias útiles.

“Mantener un espacio abierto para la compasión es tanto un arte como una ciencia. Se trata de escuchar. Realmente escuchar, dejando a un lado las necesidades, estipulaciones y objeciones propias aunque solo sea en el curso de una conversación. No es realmente un lugar para observaciones o consejos, a menos que se soliciten”, dice. “Es más fácil propiciar esos espacios si con eso no se desencadenan crisis personales por lo que se  dice y si no lo tomas muy personalmente”.

Esto significa mostrar cierto nivel de moderación (demostrar el dominio que tienes sobre tu propia experiencia emocional) y mantener una cierta perspectiva sobre lo que está en juego en interacciones como estas.

Los hombres se estancan con la impresión de que las emociones de otra persona son irracionales y, por lo tanto, no son válidas. Las descartan sin pensar mucho tiempo en ello”, dice Maynard. “Pero la verdad es que los sentimientos no siempre tienen sentido, y no tienen que tenerlo. Simplemente tienen que sentirse. No racionalices lo que escuchas, solo escucha”.

 

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

En un Jaguar

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  El F-PACE es la joya de

El Tigre no para de rugir
El Tigre no para de rugir

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Luego de una lesión que le

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS