El resort donde la ropa es opcional

Imagen por Gian Cescon

“¡Es hora de lavar el auto!” El acento del hombre jamaiquino resuena por los parlantes de la piscina nudista de Hedonismo II, un centro turístico tropical donde todo se vale. Cualquier cosa. Mi novio Tom y yo nos miramos, alzando las cejas. ¿Lavado de autos? ¿Qué?

“Puede que no quieran participar en esto si se sienten incómodos con mucho contacto”, dice uno de nuestros nuevos amigos, un corpulento ex oficial de la Marina que había viajado a Jamaica desde Kazajstán. Su pareja era una ucraniana preciosa con piel color miel. Es su segunda vez en Hedonismo este año. En cuestión de minutos, entendimos que esta cosa de lavado de autos, fuera lo que fuera, tenía lugar afuera de la piscina, no en ella.

Un grupo de risueñas mujeres de mediana edad desnudas salen del agua y forman dos filas a lo largo del borde de la piscina. Los empleados del hedonismo las salpican con jabón y les frotan el cuerpo para llenarlas de espuma. Luego los hombres se alinean para pasar por el “lavado de autos”, más parecido al dirty dancing de la universidad. Las tetas se sacuden. Los traseros se menean. Y los hombres consiguen el lavado de autos de su vida como si fueran clásicos Rose Royce de los 70. “¡Trabajando en el lavado de autos! ¡En el lavado de autos, sí!”

·

Queremos hacer realidad tu fantasía, siempre y cuando la fantasía no te haga daño ni a ti ni a nadie más.

·

El lavado de autos es uno de los “juegos” menos atrevidos que se juegan en la piscina de adultos. Todas las tardes de 1 a 5 de la tarde, la piscina se convierte en una fiesta de primavera para personas mayores. “Una vez, hicieron un juego en el que tenías que identificar el pene de tu marido con los ojos cerrados “, nos cuenta una mujer morena de 40 y tantos años. Acaba de terminar el concurso de camisetas mojadas, en el que las damas son juzgadas por sus pechos. Los de ella son grandes, naturales y saltarines, claros ganadores. “Sentaron a los hombres en el borde de la piscina y nos vendaron los ojos a las esposas. Tuvimos que chupar sus penes para identificar a nuestro marido. ¡Tuve que pasar por la línea cuatro veces!”

Luego, ella y la mujer ucraniana le dan a Tom un “lavado de autos” personal completo, con un “tratamiento de tren de rodaje”. Así son las cosas en el Hedonismo II.

El resort, mejor conocido como un área de juegos para swingers, ha existido desde hace 37 años. Se extiende por 8 kilómetros en las playas de Negril, junto a las icónicas Sandals, y está dividido en un lado mojigato y un lado desnudo. En el lado mojigato la ropa es opcional, mientras que en el lado desnudo es obligatorio estar 100% desnudo. No se permite usar ni una sola prenda de ropa y las cámaras se quedan afuera. El resort todo incluido está pasando por una importante renovación, antes de la temporada de invierno. Recientemente, la gerencia decidió que el lado mojigato fuera de “vestimenta opcional”, para poder acomodar a la gran cantidad de personas que llegan al lugar para atreverse a vivir unos días como Dios los trajo al mundo.

“Más jóvenes y más personas de América Latina están probando la experiencia”, dice Michelle Facey, a quien se conoce cariñosamente como la Directora de Placer del Hedonismo. “Explorar la sexualidad y cumplir las fantasías es la norma”. Y las fantasías abundan en Hedonismo II. Vimos a una mujer llevando a un hombre con un traje de cuero alrededor del buffet de la cena con una correa, como si fuera un perro. Otros comían mientras estaban vestidos con trajes de malla de cuerpo completo. Un hombre en tutú y medias hasta la rodilla iba a la barra. La “sala de juegos” del resort, donde las parejas van a tener relaciones sexuales, tiene una sala contigua, con columpio, jaula y ducha. Hedonismo es un pequeño Burning Man, una pequeña playa nudista, unas pequeñas vacaciones de primavera con una gran pila de diversión.

“Queremos hacer realidad tu fantasía, siempre y cuando la fantasía no te haga daño ni a ti ni a nadie más”, dice Facey. “Si te gusta estar amarrado y quieres que te atemos en un árbol, lo haremos”. Una noche llegó la fiesta de espuma, una actividad en la que mangueras gigantes llenaban una piscina gigantesca de espuma. La gente bailaba desnuda al ritmo de música hip hop; y se acariciaban partes del cuerpo escondidas en lo profundo de la espuma.

·

Fue una experiencia increíblemente sensual, tanto observar como participar, con mi cuerpo cubierto de jabón.

·

Naturalmente, siendo aventureros, Tom y yo nos lo quitamos todo y saltamos, abriéndonos camino a través de nubes de espuma para encontrar un lugar para bailar. Miré a las otras parejas mientras la espuma se acumulaba a mi alrededor, envolviéndome en mi propia burbuja de privacidad. Fue una experiencia increíblemente sensual, tanto observar como participar, con mi cuerpo cubierto de jabón.

Después quería ir directamente a la sala de juegos, un patio abierto, solo es para parejas y libre de alcohol. Colchones revestidos con sábanas blancas bordeaban el suelo, y había pequeñas piscinas de burbujas. Las estrellas brillaban en lo alto mientras nos acomodábamos en un colchón lejos de las otras parejas, exhibicionistas por una noche.

En Hedonismo II, el sexo es la norma y no el tabú. Personas de todas las formas, edades y razas tienen relaciones sexuales de manera abierta y sin disculparse. Está bien mirar o unirse. Una de las primeras cosas que presencié fue a una pareja teniendo relaciones sexuales en una chaise lounge afuera de nuestra habitación: Ella lo montaba sensualmente, con los pechos colgando, mientras el mar caribeño brillaba entre las hojas de los árboles. Al principio, estaba un poco sorprendida. No quería ver personas mayores teniendo relaciones sexuales. Pero entonces un pensamiento diferente, menos crítico cruzó mi mente: ¡al menos están teniendo relaciones sexuales! ¡Bien por ellos!

En Hedonismo, no hay juicios, ni posición social, ni ocupaciones. Nadie pregunta a qué te dedicas. La gente empieza conversaciones reales y sonríe genuinamente. Está muy lejos del mundo real donde la cantidad de dinero que ganes es más importante que lo que eres. Durante mis cuatro días en Hedonismo, me abrí y me relajé. Las paredes que había colocado a mi alrededor en San Francisco se agrietaron y se rompieron. En lugar de desviar la mirada y alejarme de los extraños, me acerqué, deseando conocerlos realmente. Finalmente, encontré a mi tribu.

Hedonismo no es solo para los swingers. De hecho, conocimos a una pareja de Dakota del Sur que va todos los años. Les encanta estar desnudos y bucear, y se denominan “swinger friendly”. En lugar de hacer juegos sucios en la piscina, puedes alquilar un Hobie Cat, un equipo de windsurf, un remo o un kayak. Los deportes al aire libre abundan en la tranquila laguna de Negril. Pero también conocimos algunos swingers, una pareja que nos contó todo sobre “el estilo de vida”. Nos enseñaron que una piña fuera de la habitación significa “entrar” y una luz roja significa “unirse”. Nos dijeron que cuanto más largo era el collar que llevaba alguien, más veces había estado en Hedonismo II. El resort tiene un idioma propio.

Hay algo para todos en Hedonismo II. Ya sea que seas un nudista en potencia, alguien que nunca ha hecho topless, o un swinger en toda regla, no hay presión ni expectativas.

Todo vale, mientras tú quieras.

 

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

Filosofía Play Boy
La Filosofía Playboy

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre 2017  Hace 63 años mi padre publicó el primer

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS