El mundo del feederismo, el fetiche sexual con la comida

Imagen por Wallenrock

Cuando las personas aumentan de peso, rara vez se sienten sexy. Sin embargo, para la comunidad de los Feedists, es cierto: comer en exceso y subir de peso es lo más afrodisíaco. El fetiche del aumento de peso (que tiene muchos nombres que serán referenciados) es una fuerte atracción sexual hacia las personas con sobrepeso. Dentro del fetichismo del Feederismo, una pareja (típicamente masculina) deriva el disfrute erótico de alimentar a su pareja y que esta suba de peso. El Feedie (la persona que sube de peso) disfruta ser alimentado y subir de peso, a veces hasta un estado de inmovilidad.

La doctora Jenni Skyler, sexóloga y terapeuta matrimonial, ha tenido experiencias con quienes practican el fetiche y explica que los Feeders (la persona que alimenta a su pareja para que suba de peso) disfrutan controlar la ingesta calórica de su pareja. Para ellos, modificar el cuerpo es excitante. “Les gusta alimentar a su pareja, ya que la combinación de comida y sexo es altamente erótica para muchas personas”, explica. “Muchos Feeders se sienten excitados cuando una persona valora su obesidad y su continuo aumento de peso. También disfrutan que los atiendan”.

Para estas comunidades, la dualidad de poder y humillación también es erótica. Un estudio de 2009 concluyó que los “admiradores del sobrepeso” encuentran atractivas a las personas con sobrepeso porque rechazan las normas socioculturales de lo que es considerado atractivo.

El Feederismo es similar al BDSM, porque la relación entre Feeder y Feedie (quien da y quien recibe la comida) es un vínculo entre un dominante y un sumiso. Uno da las órdenes y el otro las obedece. La comunidad en línea del Feederismo es activa y muy unida. Sitios como Fantasy Feeder comparten recetas, experiencias y discuten las formas más saludables para engordar rápido.

Basado en el tiempo que estuve en el sitio web, encontré que los métodos para el aumento de peso varían según la persona. Algunos optan por las indulgencias semanales, otros comen porciones grandes y otros un banquete completo el fin de semana para aumentar kilos.

.

Para ellos, modificar el cuerpo es excitante.

.

Este fetiche es particularmente popular entre los hombres gay. “En realidad no sé por qué es así, a excepción de que puede que sea por la lucha que tienen los hombres homosexuales con su imagen y lo preocupados que están por sus cuerpos”, dice la doctora Skyler a PLAYBOY. “En vez de complacer la imagen de delgadez, optan por lo contrario y aceptan su cuerpo con sobrepeso e incluso desean la obesidad. Puede ser más fácil ganar peso que perderlo, por lo que puede haber una sensación de libertad de no tener que ser como la cultura mayoritaria lo exige”.

Muchos creen que el fetiche con la alimentación fue fundado por hombres homosexuales, cortesía del movimiento de Girth y Mirth en los años 70, cuando se formó una red de grupos sociales para promover actitudes positivas hacia los cuerpos más grandes. En 1996 se lanzó el primer sitio web dedicado a los hombres gay que querían subir de peso, introduciendo a la comunidad heterosexual al fetiche. Desde entonces ha crecido rápidamente.

En 2013 una escritora anónima detalló las experiencias con el fetiche del Feederismo en un artículo titulado Tengo un fetiche sexual con que me alimenten y ganar peso. “Me gusta comer alimentos ricos en calorías, y grito de alegría cuando los números suben en la balanza” escribe. “Me gusta que me llamen cerdita, decir oink y me digan que soy glotona y perezosa”. Para ella, el fetiche ha hecho que tener sobrepeso sea algo para celebrar en lugar de algo para odiarse a sí misma. Jennifer, una Feedie de 36 años, ha ganado 50 kilos desde el lanzamiento de su sitio web Shameless Gluttony en 2001. “Como cuando tengo hambre, y como lo que me apetezca. No tengo una dieta estricta” dice a PLAYBOY. “Trato de asegurarme de que todas mis comidas estén equilibradas. Me encantan las frutas y verduras frescas. Trato de que cada comida incorpore cada uno de los grupos alimenticios.

Jennifer conoció el fetiche en su adolescencia a través de Fantasy Feeder y admite que el Feederismo es parte de su identidad sexual. Construyó su carrera gracias a ello. “Soy una modelo y artista fetichista”, dice ella. “Fetiches desde comer excesivamente y embarrarme la cara, hasta aplastar cosas con mi peso. Me gustaría pensar que mis clientes ven la cantidad de trabajo que pongo en mis videos y trato de asegurarme de que sientan que están conmigo experimentándolo todo”.

.

La combinación de comida y sexo es altamente erótica para muchas personas

.

Jennifer compartió una de sus experiencias con nosotros “Mi ex me ordenó que me quitara la ropa y me sentara en el centro de la cama. Me empujó contra la cabecera y me ató las muñecas sobre la cabeza”, describe. Luego me puso una venda. “Sentí algo dulce contra mis labios y abrí mi boca. Empujó el pastelillo más allá de mis labios, y su exquisito sabor me abrió el apetito instantáneamente, ¡quería más!” Mientras continuaba alimentándola, Jennifer se sintió cada vez más excitada. “A penas podía seguir el ritmo con el que me estaba alimentando. No sabía cuántos pastelillos había comido. Solo sabía que estaba realmente llena cuando me dio el último bocado. Me encantó. Me gustó la sensación de estar tan llena. Me acarició mientras me quitaba la venda. Agarró mi cuello y me besó profundamente mientras su mano agarraba el rollo más grueso de mi grasa abdominal. Lo que siguió no es diferente a lo que haría una pareja normal”.

Al igual que Jennifer, la escritora anónima de la carta menciona que una relación de Feederismo es la intimidad más profunda que ha experimentado, explicando que es más significativa que el sexo regular porque se encuentra en una posición muy  vulnerable. “Todavía siento mariposas en el estómago cuando me frotan la barriga y me dicen que siga comiendo”, escribe.

Mira Belle, de 22 años, ha ganado 40 kilos desde que descubrió la comunidad hace cuatro años. Ella acredita su interés al fetiche a la escena de Willy Wonka y la Fábrica de chocolates, en la que Violet Beaureguarde se llena de jugo y se convierte en un arándano humano. “Realmente me gustó la escena”, dice ella. “Una noche comencé a ver videos de esa escena en cámara lenta, y esto me llevó a videos de gente comiendo en exceso y finalmente a videos de aumento de peso”.

La primera vez que tuvo un orgasmo con un video sobre el Feederismo fue cuando buscó en Google: ¿Por qué me gustan las personas con sobrepeso?”, Lo que la llevó a la comunidad. “El año pasado comencé a producir contenido de este fetiche, aunque mi aumento de peso comenzó un poco antes”, dice Belle “Cuando quiero subir de peso siempre estoy comiendo, como todo lo que quiero —M&Ms, papitas fritas, o Chocolatinas Hershey’s— simplemente como y veo Netflix, probablemente le estoy dando una mala imagen a la comunidad ¡Lo siento!”.

Como ocurre con la mayoría de fetiches, la comunicación es muy importante al practicarlos. Ser capaz de discernir la realidad de la fantasía y comprender que el consentimiento debe ser discutido y negociado continuamente es primordial. Algunos en la comunidad tratan de presionar a los Feedies, para que hagan cosas con las que no se sienten cómodos. Algunos incluso se aprovechan de sus inseguridades para lograrlo. Pero siempre que las reglas sean de mutuo acuerdo en este estilo de vida/identidad/orientación sexual y se entiendan los riesgos que conlleva, Bon appetit.

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

El poder de la Ayahuasca

La respuesta de Tim fue corta y dulce. “Este es el mejor mensaje que he recibido. Te mando el dato con todo el gusto”, escribió.

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS