El estilo grunge que le encanta a las mujeres

Imagen por Beretta/Sims/Shutterstock

Karlie marie Lane nunca ha estado en Burning Man (un evento anual “transformador” en el desierto de Nevada), pero está convencida de que allí encontraría al amor de su vida. Hombres cubiertos de mugre del desierto, con el pelo revuelto por el viento, sin una ducha a la vista. Sí, encontrar al Mr. Perfecto en Burning Man sería simple. Aunque no se conocieron en un festival, Lane dice que su relación actual es excelente. Pero su novio es muy limpio y siempre está arreglado. Ella no diría que tiene un fetiche, pero sí tiene una clara preferencia por los hombres “sucios”: el cabello largo y un poco grasiento, la piel desgastada, con cicatrices, cortes, rasguños y sudor.

Lane tenía unos 8 años cuando se dio cuenta de esto; ver a Johnny Depp vestido como un pirata revolvió algo dentro de ella. En 2003 cuando Lane y su familia vieron la primera de las películas de Piratas del Caribe en cine, ella se sintió confundida por sus sentimientos y su reacción física; casi que saltó de su asiento. Pero ahora recuerda haber pensado que Depp, con sus rastas, su delineador grueso y su ropa manchada de sal, se veía… sexy. El Capitán Jack Sparrow fue su primer celebrity crush.

Luego, al llegar a la adolescencia, Lane salió con un skater. La suciedad debajo de sus uñas y su cabello descuidado eran sexis. Había algo misterioso en lo poco aseado que se veía, esa estética era como un halo, una energía intangible que decía: “No me importa nada”. A Lane le encantaba cada centímetro sin lavar. “Es simplemente oro”, dice. ¿Qué tienen las manos sucias que indican el largo día de trabajo o un par de jeans que no han visto el interior de una lavadora que las mujeres como Lane encuentran atractivo?

·

Había algo misterioso en lo poco aseado que lucía, esa estética era como un halo, una energía intangible que decía: “No me importa nada”.

·

Este relato de La dama y el vagabundo se ha popularizado durante mucho tiempo en la cultura popular. Los personajes masculinos de dibujos animados como Popeye, Tarzán y Aladdin fueron objeto de afecto de damas leales, exploradoras y princesas. El “chico malo” de cada drama adolescente tuvo un look desaliñado, cabello grasiento y camisetas arrugadas. Las celebridades como Colin Farrell y Brad Pitt han dominado la apariencia de “me acabo de levantar”. La estética incluso se ha abierto camino hasta las pasarelas: la  empresa británica de moda para hombres, Topman ensució  a sus modelos y los estilizó con cabello graso y piel manchada para la London Fashion Week de 2017.

Estas caracterizaciones, a su vez, consiguen reacciones psicológicas y biológicas en las mujeres. En un estudio de 2008, los hombres con apariencia menos cuidada fueron calificados como más atractivos y una pareja romántica más adecuada. Incluso más recientemente, en 2016, los investigadores que les pidieron a las mujeres que calificaran el atractivo de los hombres descubrieron que el descuidado era el aspecto preferido entre las participantes del estudio, e incluso tenían más probabilidades de ser considerados una pareja a largo plazo.

Todos los componentes físicos relacionados con la longitud del cabello, el olor y el tipo de cuerpo representan lo masculino que es un hombre, dice el sexólogo Dr. Damian Jacob Sendler. “Las mujeres siempre se han sentido atraídas por hombres con niveles más altos de testosterona y eso es algo que se hace visible en la mayoría”, dice. La testosterona alta tiende a manifestarse en detalles físicos como más cabello, más músculos y voces más profundas. No quiere decir que el hombre promedio de traje y corbata no tenga estas cualidades, pero la apariencia de trabajadores de construcción, leñadores y amantes del aire libre, quienes, después de un largo día de trabajo, están sudorosos y sucios, tienden a indicar, estereotípicamente, que un hombre es fuerte y resistente.

Es este tipo de hombre, un proveedor, alguien que sabe manejar herramientas, el que a Carolyn Manning le parece atractivo. Ha asociado durante mucho tiempo a un tipo barbudo, de aspecto fuerte, y pelo revuelto con alguien que sabe los oficios manuales más fuertes. “Tengo problemas psicológicos profundos, quiero sentirme atendida y cuidada y siento que si un hombre está muy bien arreglado... es como si estuviera absorto en sí mismo”, dice Manning.

Piensa que su enamoramiento con chicos de apariencia sucia viene de cuando estaba en sexto grado y encontraba atractivos a los Skaters. Manning perdió su virginidad en la parte trasera de un carro con un hombre que actualmente no tiene hogar, y ha salido con varias personas que vivían en sus camionetas antes, durante o después de su relación. No es tanto el aspecto lo que le atrae, “es una suposición de lo que significa esa estética”, dice, un estilo de vida de poder hacer mucho con muy poco.

El científico de comportamiento Nick Hobson dice que esto se deriva del estereotipo del leñador de finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX, cuando los hombres se retiraban al bosque para realizar trabajos agotadores y peligrosos. “La idea del hombre que escapa a la naturaleza era un esfuerzo para que los chicos citadinos recuperaran un sentido de hombría auténtica y primitiva”, dice Hobson. “Algo que fue seguido por la percepción de las mujeres: un hombre que vivía de forma natural, en el desierto, sería visto como genuino, audaz y capaz de asumir riesgos”.

Ashley Laderer tiende a apostar por aventureros de una era más moderna: artistas y músicos. Así como los leñadores se asociaron con un estilo de vida despreocupado, hoy sucede lo mismo con alguien que hace parte de una banda. Si te ves un poco desarreglado y estás tocando un instrumento en tus imágenes de Tinder, Laderer, de 25 años, dice que es más probable que deslice hacia la derecha. “Si te ves como si hubieras estado sudando en el escenario del Warped Tour, genial”, continúa.

En el bachillerato, Laderer se sintió atraída por los chicos malos, los que rompían las reglas, los futuros hombres aún en medio de la pubertad y bajo la influencia de las rutinas higiénicas de sus padres. No es sorprendente que esta primera atracción se haya quedado con ella en la edad adulta, dice Sendler. Los muchachos que no hacían su tarea o a los que los jeans les quedaban pequeños más rápido de lo que sus padres podían comprar unos nuevos, fueron por lo general el primer encuentro de las niñas con aquellos que desafiaban las normas. “Tendemos a dirigir nuestra atención hacia los chicos que se ven así porque nos recuerda nuestra primera experiencia de emoción sexual”.

Sin embargo, solo porque un hombre se vea sucio no significa que deba oler de esa manera, dice Laderer. (Lane y Manning están de acuerdo). El olor corporal es una línea que, cuando se cruza, es un limitante enorme. La clave, dice la aclamada peluquera Barbara Guillaume, es que parezca que no se bañan, no que en realidad no lo hagan.

Por su parte, Guillaume, quien trabajó con Daniel Craig, Jake Gyllenhaal, Hugh Grant y Colin Farrell, hace un esfuerzo por lograr que sus clientes luzcan como si se acabaran de levantar de la cama. Todo lo que se necesita es un poco de producto en el pelo para que tenga la apariencia despeinada perfecta, sin estar realmente grasoso ni oler mal. Es una elección de estilo que grita “He visto el mundo, he vivido”, dice Guillaume. “Él no tiene que probarse a sí mismo. ‘Este soy yo, me siento cómodo y hay algo muy atractivo en eso’”. Y ninguna marca de gel de baño puede representar ese tipo de confianza.

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

El Tigre no para de rugir
El Tigre no para de rugir

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Luego de una lesión que le

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

Esclavitud humana

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de octubre-noviembre de 2018 Piense en esto: casi todos los productos que usted consume y

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS