El cannabis en busca del orgasmo femenino

Imagen por Canna Obscura

Puedo contar con una sola mano la cantidad de orgasmos vaginales que he tenido en toda mi vida. Son difíciles de recordar y aún más difíciles de lograr. Son esquivos y misteriosos y siempre están fuera de alcance.

Durante años pensé que esos orgasmos eran criaturas místicas de leyendas urbanas. Para mí, como mujer joven, eran la cosa más aceptada en la cultura popular que realmente no existía. Más famosos que Papá Noel, la idea de que si una mujer es penetrada correctamente, llegará al clímax me dejó sorprendida. ¡Así no es cómo funciona! Pensé.

En la universidad leí un ensayo sobre sexualidad femenina y traté de tener relaciones sexuales sin pensar en ello. Aparté de mi mente los pensamientos y ansiedades del día (¿cómo lo hice exactamente? No lo recuerdo, pero me imagino que implicó fumar un poco de marihuana) y me concentré en mi cuerpo y algo sucedió. Me dejé ir y llegué. Vaginalmente.

No fue sencillo repetirlo, incluso sabiendo que todo lo que hace falta es dejarse ir y centrarme en mí y en mi vagina. De hecho, para mí, el sexo con penetración a menudo me hace sentir lo opuesto al placer. No me lleva al éxtasis ni al orgasmo, pero sí duele a veces y solo quiero que termine. Estoy convencida de que esta es la razón por la cual las mujeres fingen orgasmos. El sexo duele y quieren que sus parejas terminen para que pueda dejar de doler, así tan loco como suena. Al menos esa es la razón por la que he fingido orgasmos.

· 

“Estoy convencida de que esta es la razón por la cual las mujeres fingen orgasmos. El sexo duele y quieren que sus parejas terminen para que pueda dejar de doler, así tan loco como suena”

·

Busca “lubricante de cannabis”. Viene en una caja elegante y es costosa, pero viene con grandes promesas: fuegos artificiales vaginales, orgasmos de una hora, sexo sin dolor, ¡que mi vagina se sienta incluso mejor que yo! Gasté medio día de salario en eso porque, a la mierda, estoy en una misión en busca del orgasmo vaginal.

La caja indica que hay que rociar el lubricante “directamente sobre el clítoris, los labios internos y externos, y dentro de la vagina” entre 15 y 30 minutos antes del coito. Sale del spray con un splash firme y se siente frío contra mi clítoris, me hace retorcerme un poco, pero lo hago de todos modos. Lo rocío un par de veces más, miro a mi pareja y me río, algo avergonzada. El lubricante es aceitoso y gotea en mi trasero y en las sábanas. Mi pareja y yo intentamos tomarnos el tiempo necesario para que el THC actúe, pero estamos juguetones y es difícil saber si han pasado quince minutos.

El sexo es bueno y el lubricante hace que mi vagina se sienta cálida y cómoda, pero no tengo un orgasmo vaginal. Sin embargo, mi pareja si me lleva a un orgasmo, y es bastante espectacular. Es difícil saber si el THC es el responsable, pero cuando acabo es más intenso de lo que es normalmente y, posiblemente, dura un par de segundos más de lo normal.

¿La principal diferencia con el sexo real? Hay mucha menos incomodidad. Para mí, el sexo a menudo duele desde el principio y solo tengo unos minutos sin dolor antes de alcanzar el orgasmo. Pero con el lubricante de THC, solo hay un shock inicial en mi sistema, y luego el sexo se vuelve fácil y placentero rápidamente y por más tiempo. De hecho, nunca siento incomodidad. No hay necesidad de fingir placer porque no hay dolor, solo hay placer. Sin embargo, no es suficiente para alcanzar el orgasmo casi mítico.

Muchas personas se quejan del olor y la textura de los lubricantes de cannabis; son demasiado pesados o grasientos o ambas cosas. Pero mi mayor queja es que no son seguros con el látex, al menos el Foria Pleasure que probé. Para mi pareja y para mí, eso es un problema porque usamos condones de látex como método anticonceptivo. Si bien sé que hay otros tipos de condones por ahí, son muy caros y difíciles de encontrar.

Así que guardamos el lubricante de cannabis para cuando estoy en mis días. Si bien puede hacer que las cosas sean más complicadas, también las hace más calientes. Por lo general me siento más entusiasmada y ansiosa. Es difícil decir si el responsable de mis orgasmos intensos es el lubricante de cannabis o el sexo sin protección. De todas maneras es un regalo, aunque no sea suficiente para alcanzar un orgasmo vaginal.

Mi pareja y yo también probamos un poco de lubricante de CBD, pero es aún menos efectivo. Todavía siento molestias durante la penetración y mi orgasmo es normal. Se siente y funciona como un lubricante más normal que el que compramos con THC; lubrica pero no intensifica las cosas. Y definitivamente no es suficiente para un orgasmo vaginal.

No tengo la menor duda de que seguiremos explorando los lubricantes de cannabis, con suerte algún día con incluso más variedades de cannabinoides. Tal vez el secreto esté en una proporción de CBN a THCV que preparará perfectamente mi vagina para el orgasmo. Hasta entonces, los lubricantes de hierba son divertidos, aunque caros, y pueden ayudar a las mujeres como yo que encuentran el sexo con penetración algo incómodo, pero aún no son la clave mágica para desbloquear el difícil orgasmo vaginal.

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

2017 Playmate Review

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de febrero de 2018 Escoger la Playmate de 2018 entre

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

El poder de la Ayahuasca

La respuesta de Tim fue corta y dulce. “Este es el mejor mensaje que he recibido. Te mando el dato con todo el gusto”, escribió.

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS