Diseño interior pensando en el sexo

Imagen por Playboy

Cuando alguien entra a tu espacio debería poder saber algo sobre quién eres. Si eres un super fanático de los deportes, es probable que tengas algunas piezas de recuerdos y que hayas decorado con los colores de tu equipo favorito. Los amantes de la naturaleza pueden presumir de interiores llenos de plantas con acabados de materiales naturales. Un académico va a preferir que su habitación esté decorada con referencias a sus textos favoritos, mientras que un cinéfilo va a enmarcar y colgar en la pared cualquier cosa que haya salido en una escena de Hollywood.

El diseño de interiores es una manera de proyectar tanto estilos de vida como gustos, quién eres y quién quieres ser. Sin embargo, sin importar el gusto o el estilo, cuando el enfoque de un espacio es el sexo, todo cambia por completo. ¿Ese santuario para Tom Brady? ¿Esa pared llena de utilería de Pulp Fiction? Pueden ser geniales para ti, pero cuando tratas de acostarte con alguien, tus elecciones de decoración te pueden hacer ver demasiado ñoño y muy poco sexy.

Diseñar un espacio pensando en sexo es todo un arte, que requiere de equilibrio entre el gusto personal y que todas las cosas en el espacio ayuden a que los involucrados se vean y se sientan lo más sexy posible. Tim Campbell, diseñador y director de Studio Tim Campbell, con sede en Nueva York y Los Ángeles, sabe muy bien cómo diseñar un hogar sexy, ya que es una petición común de sus clientes. “He diseñado muchas casas para hombres divorciados”, dice señalando que su trabajo es ayudar a habilitar entornos para “expresar su masculinidad” y hacer que se vea lo más atractivo posible en el proceso.

·

 Lo que hace que un entorno sea especial es el sentimiento de que se está experimentando algo nuevo, sentirse seducido e irse sintiéndose adicto al espacio.

·

Campbell tiene algunos consejos para que puedas ambientar un espacio a tu gusto y necesidades. Las velas son una apuesta segura y es una buena idea combinarlas con materiales oscuros como cueros o gamuza,  además de pieles, reales o no. Señala que los muebles tapizados en cuero y con tachuelas—como una cabecera para la cama—son sexys sin necesidad de otra cosa aparte de existir. “No es que quiera apoyar el fetiche de las camas con dosel, pero una cama con dosel se presta para una experiencia sexual más atrevida”, explica. Cuando se combina con un espejo antiguo bien colocado, una ducha atractiva y reveladora, y una luz ambiental que no sea LED o fluorescente, servirá para sugerir de manera sutil e inmediata la intención sexual.

Se trata de ser sutil. Campbell dice no a las piezas de muebles con formas, olvídate de dejar a la vista el lubricante, los carteles “sexys”, y los libros como Fifty Shades Of Grey. Campbell no es el único que piensa esto, Roman Alonso, fundador y director de Commune, hace eco de estos sentimientos. “No creo que alguien se pueda sentir sexy, si al entrar en la casa de alguien está lleno de fotografías o arte con carga sexual”, explica Alfonso y continúa diciendo “a menos que se trate de una colección personal que tenga que ver con la persona”.

Como Campbell, Alonso recalca en que el sex appeal de un espacio “debe ser natural”, tal como tu propio sex appeal. “No creo que pretender ser alguien que no eres, incluso a través de la decoración de tu casa, sea sexy”, dice. Esto proviene de la rica experiencia de Alonso y Commune en el diseño de espacios para clientes como la marca de estilo de vida de lujo, Kiki de Montparnasse. “El pedido del cliente era ‘Quiero una tienda donde mi madre pueda sentirse cómoda comprando un consolador’, por lo que el espacio tenía que sentirse elegante, cómodo y lujoso”, dice Alonso. “Los elementos más importantes eran la iluminación y el color. La paleta en tonos malva junto con la iluminación cálida hacían que el espacio se sintiera sensual y femenino, además había cierta elegancia en los muebles escogidos”.

·

Colocar una botella de tu lubricante favorito junto a una pila de tus libros de arte más preciados; o un elegante y moderno consolador puesto dentro de un bonito recipiente de cerámica

·

Alonso también hace hincapié en la iluminación, ya que incluso una marca, en esencia sexy, como Kiki de Montparnasse se benefició de esto. “Para entretener y crear un ambiente cómodo, y sí, incluso sexy, olvídate de las luces en el techo”, dice Alonso. “Use iluminación de apliques o lámparas de piso y mesa”.

La sutileza es clave cuando se trata de crear espacios interiores sexy, pero ¿qué pasa con aquellos que quieren ser un poco más directos? ¿O aquellos cuyo estilo de vida sexual va más allá del choque de caderas? La diseñadora de interiores Yaoska Davila de Yaoska Interiors, piensa que estas personas deberían enfocarse en los aspectos lúdicos del sexo, lo arriesgado (y algunas veces lo tonto) en el juego sexual de sus espacios. “Lo que hace que un entorno sea especial es el sentimiento de que se está experimentando algo nuevo, sentirse seducido e irse sintiéndose adicto al espacio”, explica sobre su filosofía de diseño pensando en el sexo. “Sobre todo, intento crear un ambiente confortable que sea atractivo, e invite experimentar sin restricciones”.

Davila sugiere tomar provecho de los elementos sexuales que cada quien disfrute pero “sin exagerar” para que los elementos de tu vida real y sexual puedan coexistir a la perfección, y hacerlo de manera inconsciente, libremente. “Por ejemplo”, explica Davila. “Colocar una botella de tu lubricante favorito junto a una pila de tus libros de arte más preciados; o un elegante y moderno consolador puesto dentro de un bonito recipiente de cerámica”. Para los más discretos, Davila recomienda “una urna ornamental del siglo XIX” junto a la cama para albergar juguetes sexuales. Para obtener inspiración, recomienda visitar museos como el Rodin en París para ver cómo el cuerpo, la fantasía sexual y la vida pueden interactuar sin problemas.

Si todavía quieres más, considera diseñar un espacio dedicado para la práctica sexual. “He estado en varios apartamentos que tienen una habitación al final del pasillo que siempre está cerrada con llave”, dice Peter Cooke, Director de Fetters, un espacio de BDSM y estudio de diseño. “Espacios diseñados específicamente para el BDSM son inherentemente íntimos y personales”. Independientemente del tipo de juego que tenga lugar en estos espacios, Cooke recomienda agregar pisos fáciles de limpiar, exhibidores de juguetes, selectos muebles multifuncionales, materiales como cuero, goma y vinilo, y, por supuesto, considerar una iluminación dramática.

Y ¿fuera de un escenario como una habitación roja a lo Christian Grey? Hay que encontrar un equilibrio “entre lo que es de buen gusto y lo sexy”, para que las piezas de arte seleccionadas y los espacios diseñados no tengan que ajustarse cuando los suegros vengan de visita. Y, a veces, los llamados espacios caseros normales pueden ser tan retorcidos como invitan a las personas a ser creativas con diferentes escenas sexuales. Y, a veces, los espacios más caseros y normales pueden ser tan incitantes como cualquier otro ya que invitan a la creatividad y a diferentes escenas sexuales.  “Un espacio de juego BDSM por separado es a menudo el santo grial”, dice Cooke. “Pero las personas utilizan con mayor frecuencia las habitaciones normales, de modo que los límites entre los espacios sexuales y los entornos domésticos cotidianos se vuelven cada vez más borrosos”.

“Ciertos tipos de escenas de BDSM se benefician de un escenario más casual”, dice Cooke antes de añadir un guiño. “Estoy pensando en el servicio doméstico”.

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS