Berlinale 68. Nuestras seis más esperadas

De los cuatro grandes festivales de cine es la Berlinale —Cannes, Venecia y Toronto los otros tres—  la que en cada febrero arranca el inabarcable desfile de producciones cinematográficas. Una cuidada curaduría es el bouncer de esta aristocracia festivalera que le permite asentarse en su posición dominante porque todos quieren presentarse en ellos. Este popurrí, con nuestras cintas más esperadas de la Berlinale de 2018, es un intento de explicarlo.

¿Quién no quiere a Gus Van Sant de vuelta? Sería chévere que el director de Kentucky traiga una nueva Milk, Good will hunting o Elephant y que se aleje de la espantosa Promised Land o de la sedativa See of Trees que llevó en 2015 a Cannes. Esta vez, Van Sant despliega su arte en el biopic de John Callahan, un dibujante tetrapléjico que Joaquin Phoenix encarna. Phoenix es hoy una garantía de buenas cosas —aunque Matthew McConaughey no logró salvarle en 2015—  y actor y director vuelven a trabajar juntos veinte años después de Todo por un sueño. El elenco estelar se completa con Jonah Hill, Jack Black, Udo Kier y Rooney Mara. Los dados están en el aire ya.

 

Yover

Los cortos de la Berlinale suelen presentar a las figuras que entraran al juego en los próximos años, Yover es la cuota nacional en la competencia, es una de las 65 películas provenientes de 39 países que hacen parte de la sección Generation, dedicada a ubicar el talento emergente a lo largo del orbe. El manizaleño Edison Sánchez presenta una historia  que sucede en Bojayá, un poblado recóndito que es recordado por haberse convertido en escenario de una cruenta masacre, sin embargo la historia gira alrededor del juego, la inocencia y en especial de la potencia de Yover, un personaje entrañable y particular. En el apartado de la presencia nacional, vale la pena recordar que el Virus Tropical de Power Paola y Santiago Caicedo, también serán proyectados en el marco del festival.

 

Dovlatov

Alexey German Jr., el chico había venido con ímpetu a la Sección Oficial de la Berlinale 2015 con la distopía futurista muy metafórica y cargada de simbolismos Under Electric Clouds, vuelve sin tener que aguardar mucho con este su nuevo trabajo. Este trabajo se emplazará en el Leningrado en los 70 para acompañar por cuatro días la vida de Sergei Dovlatov, un autor de culto ruso. Y como del tigre salen las rayas, este realizador es hijo del fallecido Alexey German (Qué difícil ser un dios, 2015), espero que su nuevo despliege siga en la costrucción de su propia senda, pero cautivando como el cine de su padre.

Eva

La sexta vez que Benoit Jacquot (Diary of a Chambermaid) está dirigiendo a Huppert, desde hace casi diez años, Villa Amalia, no lo hacía. El consagrado director francés adaptará la novela de James Hadley Chase —en 1962 Joseph Losey tuvo a la bellísima Jeanne Moreau y a Stanley Baker como protagonistas — para hacer un thriller en el que un escritor es distraído en medio de su retiro por Eva. Y aventuro por una puesta en escena poco más sexual que el del 62; porque ¿cómo más podría ser con Isabelle? Desde Las alas de la paloma (1981) la aún cándida Isabellita dejaba ver no sus alas en tanto sí sus garras. Ella es como AC DC: haciendo lo mismo, pero en diferentes maneras y gustando siempre.

 

Mein Bruder heißt Robert und ist ein Idiot

El realizador alemán Philip Gröning tiene como precedentes The Police Officer's Wife, de la que difícilmente uno queda indiferente, y la magistral Into Great Silence, ese documental tan austero, tan alejado de nuestra mundana cotidianidad, tan cercano a la vida lo verdadero que hay en ella misma. Porque, aunque segura es la necesidad de un par de Redbulls para verle, más a las voces de “aburrida” y lenta solo digo que el cine en la arista que toca al arte es más Into Great Silence que otra cosa con esos planos largos que hace sentir el frío, la soledad… Pero bueno Mein Bruder heißt Robert und ist ein Idiot se centrará en Robert y Elena, gemelos de 19 años que pasan un fin de semana de verano previo al examen final de Elena en Filosofía en una gasolinera. Después de los mojes, la filosofía. Quiero ver ese salto del director. Lo “necesito”, si tomo como cierta la definición dada por Ortega y Gasset: La filosofía la escayola de una fe quebrada.

Isle of Dogs

Wes Anderson vuelve a stop motion después de nueve largos años de sequía animada tras Fantastic Mr. Fox. Un niño japonés al que se le pierde el perro y sale en su búsqueda es la historia sobre la cual el autor estadounidense le presentará tributo al maestro japonés Akira Kurosawa. Y con eso, creo, haber dicho todo sobre porque es la apuesta más grande dentro de lo conocido.

Son más de cuatrocientos largos y cortos los que se presentan esta edición, la numero sesenta y ocho del festival de cine de Berlín; así que este fue más un ejercicio atrevido guiado por lo ya visto. Sin embargo, a pesar de que cada año se lleva uno esperpentos a la cabeza quedan más los gratos descubrimientos. Espero que en diez días cuando se anuncie la ganadora de Oso de Berlín esté reafirmando mis ideas sobre la Berlinale y su prolija selección.

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

En un Jaguar

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  El F-PACE es la joya de

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS