Amsterdam, el destino definitivo para los creativos

Imagen por Amsterdam

Puede que tu viaje de año sabático por Europa te haya llevado a Ámsterdam por un nublado fin de semana para vitrinear y fumar hierba, pero la encantadora capital de Holanda siempre ha tenido mucho más para ofrecer que sus famosas políticas flexibles en lo que respecta a vicios. Ahora más que nunca, es un destino reconocido de arte y diseño, con una cultura en crecimiento de cerveza artesanal y un boom culinario que imita su diversidad cultural. En ningún lugar se hace más evidente esto que en el floreciente barrio norte (Noord), una emocionante parada para los viajeros creativos y los niños bien que están buscando otro lado del sabor local.

Necesitas tomar uno de los tres ferris gratuitos que salen de la estación central de trenes de Ámsterdam para llegar a Noord, que se encuentra justo al otro lado del centro de la ciudad, cruzando río IJ. En el apogeo del Imperio Marítimo holandés en el siglo XVI, esa costa era un distrito de comerciantes, marineros y constructores navales—algunos de los trabajadores más pobres de la ciudad—que se establecieron, naturalmente, cerca de las áreas portuarias. La relación de la zona con la industria constructora de barcos duró por cientos de años, ahora los muelles abandonados están siendo reclamados y transformados en restaurantes, espacios para eventos y galerías de arte. Mientras que hay varios hoteles en el lado norte del IJ— entre ellos el Sir Adam Hotel de Design Hotels y el poco convencional Crane Hotel Faralda, que incluye tres suites ambientadas en grúas reformadas—, podría resultarte mejor alojarte en la ciudad si también planeas visitar las atracciones del centro de Ámsterdam durante tu viaje. Si deseas una opción certificada y sostenible, dirígete al paseo marítimo, al Mövenpick Hotel Amsterdam City Centre, diseñado por Claus en Kaan, cuyas 408 habitaciones ofrecen vistas panorámicas de Noord, la bahía y la estación de tren, que se encuentra convenientemente a pocos pasos. También comparte edificio con las salas de conciertos Muziekgebouw aan ‘t IJ y la Bimhuis—la primera, una institución global experimental y la segunda, un local dedicado al Jazz—que, aunque técnicamente no se encuentran del lado norte, son establecimientos musicales famosos a menudo agrupados con sus vecinos del otro lado del río.

Dada la riqueza de Noord en actividades y espacios al aire libre, tu mejor apuesta es visitarla durante los meses de buen clima, cuando florecen los tulipanes, entre mediados de marzo y principios de mayo, o durante el verano (pero cuidado con las hordas de turistas). Comienza tu recorrido en el corazón de la escena de artes visuales de Noord, el extenso complejo al aire libre NDSM Werf, propiedad de la Dutch Shipbuilding Society, que fue inicialmente fundado en 1915 para facilitar la construcción de barcos de hierro. Después de que cerró en 1984, sus enormes espacios de bodega y astilleros fueron integrados y convertidos en un centro artístico multi concepto, anclado por la histórica NDSM Art City. Se trata de un broedplaats (que literalmente significa “terreno fértil”) sin fines de lucro, de casi 80 estudios de diseño y arte independientes, así como salas de exposición, y, para los geeks entre nosotros, un laboratorio industrial de impresión en 3-D llamado MX3D.

La comunidad artística en Noord adopta una filosofía de experimentación que permite que los conceptos innovadores o extravagantes florezcan. Tomen como ejemplo Sociëteit SEXYLAND, el ambicioso club temporal de NDSM abierto por 365 días con un dueño diferente cada día, quien decide qué forma quiere que tome el espacio de tabula rasa; desde un super club a una exhibición de arte pop-up; e IJ Hallen, el mercado de pulgas más grande de toda Europa, que se hace cargo del espacio al aire libre del NDSM Werf durante dos fines de semana en abril y mayo.

En una reciente visita, el área estaba abarrotada de turistas del continente; artistas de graffiti añadiendo a los ya coloridos murales que cubren muchos de los exteriores de los edificios y estudiantes universitarios entrando y saliendo de TempoHousing, un campus hecho de contenedores de carga, con dormitorios modulares que se ha convertido en una de las residencias más populares y asequibles. Si bien la hierba no es de los grandes atractivos de Noord—puedes volver sobre tus pasos al Red Light para más de esto—los estudiantes estarán contentos de indicarte al camino al Coffeshop Funny People, un local de venta conjunta de porros a un precio super razonable. El almuerzo en el muelle es, naturalmente, un asunto igualmente experimental. Muchos de los locales de comida y bebida del NDSM también sirven como escenarios para música en vivo, como Pllek, el restaurante (a veces estudio de yoga), del chef Dimitry Mulder, un establecimiento con mentalidad sostenible ubicado en otro contenedor de carga restaurado y que ofrece un menú cambiante que incluye platos desde el falafel al estilo coreano hasta hongos asados a la cajún.

Todos los primeros jueves del mes, el escenario del Pllek presenta dos bandas en vivo, seguidas por un DJ bailable que da inicio a la noche, comenzando las comparaciones con varios conceptos similares en Williamsburg, el barrio cruzando el río de Nueva York. En menor escala, Noorderlicht, conocido por su espectacular hamburguesa vegana de la casa con algas marinas, a menudo acomoda su terraza para pequeños conciertos y eventos que han incluido una disco silenciosa y toques acústicos junto a una fogata.

Mientras te desplazas más lejos del agua, las fachadas industriales de Noord se desvanecen en áreas suburbanas tradicionales, pero incluso entre las zonas residenciales se pueden encontrar diversión e inesperadas mezclas como el SkateCafe, un restaurante de estilo dinner con una mini rampa de skate para que los ciclistas y los patinadores presuman sus acrobacias mientras los chefs se lucen con platos que abarcan toda la gama, desde sopas de fideos hasta bitterballen holandés clásico. Si buscas explorar las áreas más lejanas de Noord, que incluyen el Buiksloot, una pequeña aldea establecida por familias en el Waterland en 1275, y hogar de casas tradicionales del canal, podrías querer alquilar una bicicleta y atravesar el tranquilo Noorderpark.

Antes de regresar a la ciudad puedes visitar la azotea de la Torre A'DAM para disfrutar de vistas de 360 grados de Noord y del centro de la ciudad. Cuesta cinco euros subirse en el columpio más alto de Europa, una experiencia emocionante, ya que el columpio te impulsa más allá del borde del edificio. La torre también se encuentra junto al EYE Fil Institute, un edificio blanco y angular inmediatamente reconocible con exhibiciones que documentan la historia del cine en Holanda. Y para cenar, el cercano Tolhuistuin, que se ubica en lo que antes fue la cantina de los empleados de la fábrica de Shell, sirve la versión en cocina holandesa de las tapas y refleja el verdadero constructo cultural de Ámsterdam: Perros calientes de Surinam, Curry de berenjena del sureste asiático y bao zi chino, todos están en el menú.

Cuando ya vas en el ferri de regreso a la ciudad, no puedes evitar preguntarte por qué el distrito Red Light obtiene toda la atención cuando claramente ha sido superado por el Noord de Ámsterdam.

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

RECOMENDADOS

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS