20 preguntas: Sofía Gómez

La colombiana, dueña de un récord mundial, admira a Rigoberto Urán, le gusta la soledad y sueña con que la apnea sea un deporte olímpico para los Juegos de París 2024
Imagen por Andrés Espinosa

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de marzo de 2018

P1: ¿Cómo luchas contra tus pensamientos y la soledad en una inmersión?

SOFÍA: La soledad es lo que más me gusta de la apnea. Tienes que confiar ciegamente en tus capacidades. Me relajo, me concentro, bloqueo todos los pensamientos e intento dejar la mente en blanco. Hacer inmersiones es como meditar. Dejo de lado el ego y entro con muchísima humildad, porque el mar es el que manda. Yo trato de repetir palabras o frases que me ayudan a concentrarme. Antes tenía cuatro palabras que me representaban: “Paz, amor, tranquilidad, azul”, pero ahora depende de la inmersión y la situación. A veces me voy cantando [risas].

P2: Si pudieras escuchar una canción en tus inmersiones, ¿cuál escogerías?

SOFÍA: Yo escucho mucha música instrumental, pero también glam ochentero y reggaetón; depende mucho del mood. Pero escogería La tierra del olvido. Me encanta Carlos Vives y me hace sentir más cerca de Colombia.

P3: ¿Qué pensabas el día en que rompiste el récord mundial?

SOFÍA: Mi mantra fue: “Estoy aquí y ahora, y lo voy a lograr. He invertido un montón de plata y qué vergüenza no lograrlo” [risas]. Me repetí eso todo el tiempo.

P4: ¿Cuánto dinero ganaste por romper el récord?

SOFÍA: Nosotros lo hacemos por amor al arte. En las competencias ganamos una medalla y ya. La apnea no es conocida, tiene poca inversión y es difícil encontrar patrocinadores. Ganamos plata de patrocinios y yo he tenido mucha suerte de poder hacer comerciales. Mi vida es el deporte, pero me he dado cuenta de que las redes sociales tienen un poder muy grande y en este momento se puede vivir de ser influencer.

P5: ¿Tienes alguna cábala o ritual antes de las competencias?

SOFÍA: Siempre viajo con una sirenita [Una muñeca de pelo largo]. Siento una energía especial cuando la tengo a mi lado. Y siempre escucho música. Todavía estoy explorando muchas cosas que son especiales para mí.

P6: En la carrera de los deportistas siempre hay un punto de quiebre. ¿Cuál fue el tuyo?

SOFÍA: Yo empecé practicando natación con aletas y lo hice por años. Pero en 2014 me cansé, ya no me llenaba ni me gustaba. Ese año era el Campeonato Panamericano de Apnea. Yo le conté a mi entrenador y me respondió: “Si usted no entrena natación con aletas, yo no la entreno”. Y yo pensé: “Challenge Accepted”. Le dije: “Con usted o sin usted, iré al campeonato”. Y ahí mi vida tomó otro rumbo. Si hubiera seguido con natación con aletas, seguramente no habría encontrado esto. Para mí la apnea no es solamente un deporte, es un estilo de vida, una pasión, lo que me llena y me levanta todos los días pensando cómo voy a mejorar.

P7: Siempre quisiste un deporte acuático…

SOFÍA: Mi mamá es samaria y a ella le daba miedo que nos fuéramos al mar y nos ahogáramos. Por eso con mi hermana practicamos deportes acuáticos. Pero yo creo que llegué a esto por casualidad. Me volví adicta al agua, siempre me atrajo mucho. Es un imán para mí. Por mí, viviría en el agua; me hace falta, así sea en una piscina.

P8: La apnea es uno de los deportes más peligrosos en el mundo. ¿Qué dijeron tus padres cuando decidiste dedicarte de lleno a esto?

SOFÍA: Ellos siempre me han dado mucha libertad y me apoyan. Al principio nunca les preocupó, pero hace poquito mi mamá confesó que sí le daba miedo y prende una vela siempre que compito. Aun así, nunca me dijeron que no. Confían mucho en mí, saben que soy responsable y que nunca haré algo que me pueda poner en peligro.

P9: ¿De quién aprendiste esa tranquilidad?

SOFÍA: Yo soy muy malgeniada, acelerada y terca, pero creo que el mar y la apnea me han enseñado eso. Las cosas no siempre salen como uno quiere.

P10: ¿Qué más te ha enseñado el mar?

SOFÍA: Antes no conocía la parte espiritual del deporte. Toda mi vida he sido más atlética que romántica y siempre he visto el deporte como deporte. Quiero ser la mejor y voy a entrenar para lograrlo. Hasta ahora entiendo esa conexión con el mar y cada vez es más fuerte. El mar es gigante y le importa poco que uno quiera bajar a una profundidad. Debes entender esa pequeñez. Soy un grano de arena y por eso lo respeto tanto, porque es grande, fuerte y poderoso.

“Por mí, viviría en el agua. Siempre me atrajo mucho, es un imán”.

 

P11: ¿Qué tan importante ha sido Johnny, tu novio y entrenador, en esta aventura?

SOFÍA: Cuando lo conocí yo bajaba 50 metros y él me decía que tenía con qué bajar 100. “Yo sé que eres capaz de romper el récord mundial”, decía y yo no le creía. Entrenamos hasta lograrlo. Él cree más en mis capacidades que yo misma. Me da tranquilidad y confianza.

P12: Mucha gente cree que la apnea se trata solo de mantener la respiración y nadar…

SOFÍA: Tienes que adaptar tu cuerpo para aguantar la presión. Se deben hacer estiramientos con la caja torácica, el diafragma y los músculos intercostales, para que los pulmones no se lastimen cuando se empiecen a contraer. Deben ser flexibles para acomodarse. Lo más difícil es compensar la presión en los oídos.

P13: Tú siempre has dicho que la apnea es 70% mente y 30% cuerpo. ¿Cómo aprendiste a manejar ese 70 %?

SOFÍA: Ha sido un aprendizaje largo. A veces he tenido barreras mentales, como pensar: “Usted no puede bajar más”. Si uno entrena todo el año, pero mentalmente no está fuerte y no confía en sus habilidades, no podrá hacerlo. Creo que todos los deportes son mentales, pero en este debes estar totalmente seguro.

P14: ¿Qué otras pasiones tienes?

SOFÍA: Me encanta montar en bicicleta. Lo malo es que los dos deportes no se complementan. El ciclismo es aeróbico y la apnea es anaeróbica. En Dominica, después de entrenar, llego a montar bicicleta y ¡me canso! [risas]. Y la gente no lo entiende.

P15: ¿Qué deportistas admiras?

SOFÍA: Rigoberto Urán es uno de los que más admiro. Él demostró que con trabajo fuerte se puede volver a ser el mejor. En Colombia a uno lo alaban, pero si le empieza a ir mal te desmeritan. Rigoberto no le comió a nadie. Siguió entrenando, calladito, y volvió a ser el mejor de todos. Me parece muy chévere que sea humilde y tan cercano con la gente. Es mi ídolo. William Trubridge [18 veces récord mundial en apnea] me inspira un montón. Hace poco leí su libro y me encantó.

P16: Te has vuelto una de las representantes más grandes del deporte en Colombia, junto a Mariana Pajón y Caterine Ibargüen. ¿Cómo te sientes al representar a las mujeres colombianas?

SOFÍA: Es bueno que haya mujeres que demuestren que sí se puede. Que por raro que sea el sueño, si uno trabaja duro, lo logra. Me gusta ser una mujer que puede empoderar a las demás para que sigan sus sueños. Es una responsabilidad muy grande que las niñas y jóvenes me puedan ver como un ejemplo.

P17: ¿Cómo has manejado la grandeza de tus logros siendo tan joven?

SOFÍA: Yo siempre he sido deportista y he tenido claro que uno debe ser disciplinado si quiere seguir su sueño. Ese discurso ya me lo sé y lo tengo engranado en la mente. Decirlo a veces suena muy cliché. ¿Quién se iba a imaginar que una niña en Pereira, lejos del mar, termine rompiendo un récord mundial en el mar? Si uno sueña y trabaja, lo logra.

P18:  ¿Crees que la apnea debería ser un deporte olímpico?

SOFÍA: Sí. CMAS [Confederación Mundial de Actividades Subacuáticas] le está metiendo mucho la ficha para que la apnea sea un deporte olímpico para los Juegos de París 2024. Los deportes olímpicos deben medir las capacidades humanas. Quién corre más rápido, quién salta más alto y quién es el que puede llevar el cuerpo al límite. La apnea es muy pura, solo es tu cuerpo y tus habilidades.

P19: ¿Cuál es la situación de este deporte en Colombia?

SOFÍA: Ha crecido un montón. Creo que ha sido importante la exposición que los medios le han dado a mis logros y lo que significa el deporte. Mucha gente lo practica como hobby... Creo que a la gente le da miedo competir porque, por ejemplo, si se inscriben a una maratón pero a la mitad no quieren seguir, pues se salen. En cambio en la apnea, si vas a hacer una inmersión de 80 metros y te quieres salir a la mitad, todavía te faltan 40 metros para subir.

P20: ¿Quieres tener hijos?

SOFÍA: Sí, pero para tener una carrera deportiva exitosa creo que es mejor esperar unos años, después de los 30. Uno tiene que encontrar el equilibrio. Mi vida gira en torno al deporte y la apnea tiene muchos riesgos. Si a mí me llega a pasar algo, no soy solo yo. Pero los metería al agua de una. A mi ahijado, Joaquín, ya le tapo la nariz [risas].

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

2017 Playmate Review

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de febrero de 2018 Escoger la Playmate de 2018 entre

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS