20 preguntas: Sofía Boutella

Nacida en Argelia, criada en Francia y perfeccionada en los escenarios, la actriz y bailarina, quien fuera alguna vez protegida de Tom Cruise, afronta su proyecto más atrevido hasta la fecha
Imagen por Patrick Maus

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de octubre-noviembre de 2018

P1: Con Kingsman: el servicio secreto, Atomic Blonde y La momia te has ganado la reputación de aceptar papeles de mujeres sexis y letales, ¿te gusta asumir papeles seductores?

Sofía:  Me gusta. Todos tenemos una sexualidad. Reconozco algunos de estos rasgos en mí y los uso para los personajes. No haría escenas de sexo con penetración; creo que sería demasiado. Pero otras personas lo han hecho, como en la película de Gaspar Noé, Love, en la que tuvieron sexo real. Si la gente quiere explorar y tener relaciones sexuales de verdad, no la juzgo. No me molesta la proximidad o la intimidad. Incluso lamerle la cara a Tom Cruise en La momia fue divertido. Le dijo mil veces al maquillador: “Asegúrate de limpiarme la cara. Es mugre falsa y sudor falso, ¡así que asegúrate de que esté limpio para Sofía!”. Fue muy tierno. Nos reímos mucho en esa escena.

P2: Cuando salió Atomic Blonde el año pasado, los medios armaron muchísimo revuelo sobre tus escenas de sexo con Charlize Theron. ¿Eso te molestó?

Sofía:  No fue molesto, pero ¿qué tiene de raro ver a las personas teniendo relaciones sexuales? En las películas los personajes se matan todo el tiempo. No es gran cosa; solo son películas. La gente habla mierda de Noé porque hace muchas escenas sexuales. ¿Por qué se desgastan con eso? ¿Qué tiene de malo el sexo?

P3: Noé también hizo probablemente la escena de violación más larga y brutal del cine en su película de 2002 Irreversible. Ahora estás protagonizando su nueva película, Climax. ¿Estabas nerviosa por trabajar con él?

Sofía:  Él no exalta la violación. Es controvertido, pero también es muy talentoso. Me encanta esa película. Es difícil de ver, pero, ¿sabes qué? Te hace sentir algo. Me daba nervios el hecho de trabajar con él, pero no por eso; me aterraba no entender el personaje que tenía que interpretar. Estudié su trabajo antes de Climax. Hablé con él sobre los temas recurrentes de la violencia, el sexo y las drogas. Me dijo que está fascinado con la gente que se droga. En Climax, interpreto a una coreógrafa que consume mucho LSD. Primero me desanimé porque no quería bailar; no lo había hecho en cinco años. Y nunca había probado el LSD.

· 

No podría probar nunca la metanfetamina ni nada de eso porque me encantaría esa mierda”.

·

P4: ¿Fue emocionante investigar sobre este tipo de drogas?

Sofía: ¿Has oído hablar de Flakka? Es la peor droga de todas. Según las enfermeras con las que hablé, es peor que la heroína. Vi algunos videos en los que un tipo estaba drogado, mató a alguien y después se estaba comiendo la cara de la persona. Era lo más aterrador que había visto en mi vida. Hice Climax sin beber o probar ninguna de esas sustancias. No quería alterar mi estado de ánimo. No podría probar nunca la metanfetamina ni nada de eso porque me encantaría esa mierda.

P5: Has mencionado que eres hiperactiva. ¿Todavía tienes problemas con el TDAH?

Sofía:  Sí, pero soy buena disimulándolo. Me cuesta concentrarme. Creo que si hubiera crecido aquí me habrían diagnosticado. Cuando era niña, mi abuela me escondía todos los jarrones de porcelana porque era un huracán. Era agotador para todos, incluso para mí. Mis profesores siempre le decían a mi mamá que yo no prestaba atención. Me era difícil ponerle atención a alguien que hablara durante horas sin parar. Todavía me pasa. Leer, algo que me encanta hacer, es muy difícil. Leo una frase y luego tengo que volver a leerla, incluso aunque me tome más tiempo hacerlo. Siempre pienso, ¿Qué me pasa? ¡Pero tengo mucha energía!

P6: ¿Fuiste problemática?

Sofía:  Pasé por una fase. Nunca fue algo muy peligroso. Cuando vivía en Argelia, no éramos pobres, pero me gustaba usar la misma ropa todo el tiempo. Usaba unos pocos atuendos y un par de zapatos. Cuando nos fuimos a Francia, me di cuenta de que eso no era muy atractivo o interesante y los otros niños se burlaban de mí. De los 10 a 15 años me molestaron mucho. Se burlaban de mis labios porque eran grandes. Los niños fruncían los labios y se burlaban de mi forma de hablar. No era muy divertido. Luego me interesé en el baile y las artes; me hacían sentir bien. Si tienes talento te valoran sin importar nada. Sentía que encajaba ahí. Eso me salvó la vida.

P7: ¿El divorcio de tus padres fue complicado para ti?

Sofía:  Tenía cuatro años cuando se separaron. Mi papá ya vivía en Francia, así que no lo veía mucho cuando era pequeña. Era difícil no tenerlo cerca, pero volvió a Argelia para ayudarnos con el trasteo. Cuando llegué del colegio la casa estaba completamente desocupada. No tenía idea de qué estaba pasando. En ese momento Argelia estaba en medio de una guerra civil. No había agua y teníamos toque de queda a las 7 de la noche. Era brutal. Mi papá era compositor, una figura pública. Era muy terco, pero si expresaba sus opiniones sobre la situación en Argelia, lo iban a matar. También era peligroso irse, por eso tuvimos que escabullirnos. Pero no estaba asustada; estaba emocionada.

P8: Probaste el alcohol por primera vez a los 28 años, ¿por qué?

Sofía:  Cuando tenía 14 años mi mamá se fue a un viaje de negocios y me quedé sola en la casa. Siempre hacía crepes con ron o algún licor fuerte. Me dio curiosidad, entonces comencé a beber sola. Bebí hasta que me dieron náuseas y vomité en medio de la sala. Tuve que limpiar y mi mamá nunca se enteró. Nunca bebí en la primera gira que hice con Madonna. En la segunda se me ocurrió divertirme y experimentar con estas cosas. Recuerdo haber ido a Noble en Nueva York y haberme tomado una copa de champaña. Al día siguiente tenía guayabo.

Fotografía Patrick Maus, styling por Sean Knight, peinado por Andy Lecompte, maquillaje por Sabrina Bedrani, manicure por Merrick Fisher de Opus Beauty using Essie

P9: Estuviste de gira con Madonna durante 10 años. ¿En algún momento te detuviste y te diste cuenta de que estabas bailando con una de las artistas más importantes del mundo?

Sofía: ¡Madonna es la mejor! Me encantó poder bailar con ella. Tengo una copia de la edición de PLAYBOY con Madonna en la portada. Fui a una tienda de discos en Argelia con mi papá cuando tenía seis años, compré un disco de Tina Turner, Like a Virgin de Madonna y Bad de Michael Jackson. Me la pasaba escuchando a Madonna con un reproductor de cassettes rojo que tenía un micrófono amarillo. Dañé el cassette de Michael Jackson de tanto escucharlo. No tenía idea de lo grandes que eran; simplemente me encantaba su música. Recuerdo haberle preguntado a mi mamá: “¿Por qué Madonna no se casa con Michael Jackson? Él es el mejor y ella es la mejor”.

P10: Fuiste elegida para hacer parte de la gira This Is It, pero Michael murió antes de que pudieras llegar a bailar con él. ¿Pudiste conocerlo al menos?

Sofía: Me dan ganas de llorar de solo de pensar en eso. Todavía estaba de gira con Madonna, pero tuvimos un receso de cinco meses. Me enviaron una invitación para una audición con él, sabía que tenía que ir. Nunca pensé que me fueran a elegir; no soy muy buena en las audiciones. Pero me llamaron al día siguiente. Estaba en la cuarta ronda de audiciones, y Kenny Ortega, el coreógrafo, me llamó. Inmediatamente me rompió el corazón, fue una mierda. No quería decepcionar a Madonna. Decidimos que me uniría a la gira de Michael después de terminar la gira con Madonna. Estaba manejando por Sunset Boulevard cuando recibí una llamada sorpresa de él. Me detuve, y Michael me dijo “Sofía, solo quiero que sepas que eres una bailarina increíble. Dios te bendijo, realmente, Dios te bendijo, y de verdad te quiero en mi show, lo haremos realidad”. Poco después, falleció. Fue muy trágico.

P11: Estuviste dos años desempleada en Los Ángeles hasta que conseguiste el papel en Kingsman: The Secret Service. ¿Cómo te las arreglaste? 

Sofía: Un día me desperté y de la nada sentí que ya no quería bailar. Estaba aterrada. No me importaba ser sofisticada; solo quería poder pagar el arriendo. Era todo lo que me importaba. Luego mi agente me despidió y lloré mucho. Estaba tan arruinada que mi papá tuvo que ayudarme un par de veces. Comencé a limpiar casas y vivía de mis ahorros. Me demoré un año en conseguir el papel en Kingsman. Les encantó mi audición, y al día siguiente, me desperté con un mensaje que decía que empacara todas mis cosas: me iba a Londres esa tarde para una segunda audición. El director, Matthew Vaughn, leyó dos escenas conmigo y dijo: “Está bien, estoy feliz”. Llamé a mis papás de inmediato. Necesitaban oír esa noticia más que yo.

· 

Las mujeres importamos.

Hay que ser feminista.

Si no lo eres, te jodes”.

·

P12: ¿Por qué Tom Cruise fue como un mentor para ti en La momia

Sofía: Me enseñó muchas cosas en el set. Su forma de actuar me enseñó mucho. Me hablaba sobre los lentes y el formato anamórfico y todo ese tipo cosas técnicas. Pensé, ‘Dios mío, él sabe todo esto y yo no sé nada’. Nunca se quedaba sentado mirando. Siempre estaba haciendo algo. También era el primero en llegar al set. Si fuera directora de cine, me encantaría trabajar con gente como él.

P13: Hiciste una publicación en Instagram con #TimesUp sobre vestir de negro para apoyar a las mujeres, ¿qué significa el movimiento para ti?  

Sofía: Significa mucho. Estaba orgullosa de ser parte del movimiento 5050×2020 en Cannes, donde Cate Blanchett habló sobre la igualdad para las mujeres. Tenemos que ser respetadas. Somos fuertes, valiosas e importantes. Las mujeres importamos. Cuando era joven, estaba trabajando en un comercial y uno de los productores intentaba seducirme. Era ingenua. Me dijeron que fuera a comer con él. Pensé que vendría todo el equipo, pero terminé sentada sola viendo lo raro que se comportaba. Tuve que enfrentar eso. Necesitamos el movimiento para marcar la diferencia, y tiene que ser fuerte. Necesitamos expresarlo tan fuerte como podamos hasta que haya igualdad. Escuché por primera vez sobre el feminismo cuando era muy joven. No sabía lo que significaba ni entendía su importancia. Ahora que conozco más al respecto, sé que hay que ser feminista. Si no lo eres, te jodes.

P14: ¿Alguna vez has temido por tu vida?

Sofía: Tuve un acosador. Fue mi novio cuando tenía 24 años y después de que terminamos me estuvo acosando por dos años. Una vez, a las dos de la mañana, estaba manejando por la autopista y él me iba siguiendo. Estaba temblando. Mientras trataba de escapar, mi carro comenzó a girar sin control. Me estrellé contra un árbol y me volqué. Cuando abrí los ojos tomé aliento, desabroché el cinturón de seguridad y salí gateando del carro. Una mujer me agarró y comenzó a rezarle a Jesús. No entendía qué estaba pasado. Tenía un pedazo de vidrio en el ojo. Estaba en shock. Los hombres piensan que pueden hacer lo quieran con las mujeres. Este tipo controlaba mi vida con miedo. A la mierda con eso.

P15: Recientemente, Argelia expulsó a más de 13.000 inmigrantes. Se ha informado que las personas tenían que viajar por el Sahara, muchas veces a punta de pistola, sin dinero, comida ni agua, ¿eso tiene algún impacto personal en ti?

Fotografía Patrick Maus, styling por Sean Knight, peinado por Andy Lecompte, maquillaje por Sabrina Bedrani, manicure por Merrick Fisher de Opus Beauty using Essie

Sofía: Es complicado. Mi papá viaja a Argelia todo el tiempo a trabajar en proyectos allá y ahora está trabajando en un documental. Ha hablado en contra de lo que está pasando. Me rompe el corazón. Recuerdo cuando era niña, la gente siempre estaba timbrando en la casa de mis abuelos. Eran del sur y pedían trabajar a cambio de comida y un lugar para dormir después de un largo viaje. Mi abuela siempre decía que sí. Siempre que iba de visita había alguien nuevo en la casa. Tuvimos suerte y nos fuimos en circunstancias muy distintas. Imagina a quienes tienen menos suerte. Para mí no es normal y hay que hacer algo al respecto.

P16: El Tribunal Supremo de los EE. UU. mantuvo la prohibición que promulgó Trump, incluso después de separar a los niños de sus familias en la frontera. Siendo una inmigrante, ¿qué piensas al respecto?

Sofía: Es deprimente y horrible. Soy una inmigrante que salió de Argelia, llegó a Francia y luego vino a Estados Unidos. No puedo creer lo que están haciendo, no está bien. Durante mucho tiempo, me sentí mal porque me fui a vivir a Francia y luego a Estados Unidos. Cada vez que me sucedía algo bueno sentía culpa. Por eso no me pueden entrevistar en Argelia. No puedo sentarme frente a alguien teniendo una opinión tan clara y no decirlo. Por eso trato de ser cuidadosa.

P17: Volvamos a tu vida personal: ¿qué significa el amor para ti?

Sofía: Se trata de compartir en un nivel profundo. Es importante cuando me siento así. Creo que es lo que nos mueve a todos. Es por amor que la gente hace locuras. Por eso se construyó el Taj Mahal. Nunca lo he buscado, siempre me ha sorprendido. Es interesante, porque cuando estaba creciendo, pensaba que la vida era genial: conoces a alguien, emprendes un viaje y luego conoces a alguien más. Cambias de novio. Es normal. Cuando tenía 28 años me di cuenta de que quería otra cosa. Quiero valorarlo. Quiero amar intensamente.

· 

¿Soy heterosexual? Supongo que sí. ¿Quién sabe? Creo que me siento más atraída por los hombres. He besado mujeres y fue divertido”.

·

P18: ¿Cómo te identificas sexualmente?

Sofía: No me gustan las etiquetas. Amo a la gente. He estado con más hombres. Nunca he estado en una relación con una mujer, pero no me sorprendería llegar a estarlo. Si lo siento, seré honesta al respecto. ¿Soy Heterosexual? Supongo que sí. ¿Quién sabe? Creo que me siento más atraída por los hombres. He besado mujeres y fue divertido. Me enamoro todo el tiempo, pero nunca me he enamorado de una mujer. Soy una persona sexual y pienso que no debería ser un tabú hablar al respecto.

P19: ¿Estás soltera?

Sofía: No sé.

P20: Ahora tienes 36 años, ¿qué has aprendido sobre ti misma con el paso del tiempo?

Sofía: Todo tipo de cosas. Me estoy construyendo todos los días. Aprendí a ser valiente. No pasa un día sin que me dé cuenta de dónde vengo y todo lo que puedo hacer hoy. Me acaban de invitar a ser miembro de la Academia, lo cual es una locura. Me siento bendecida por la vida. Si intentara hacer en Argelia lo que estoy haciendo ahora –si no hubiera una guerra civil y mi mamá quisiera quedarse– sería realmente difícil para mí ejercer mi arte. Me siento muy agradecida.

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

Tom Petty
20 preguntas: Tom Petty

P1 Diste una dura batalla en los medios para que tu disco Hard Promises costara menos de U$8.98, ¿cuánto va

2017 Playmate Review

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de febrero de 2018 Escoger la Playmate de 2018 entre

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

El poder de la Ayahuasca

La respuesta de Tim fue corta y dulce. “Este es el mejor mensaje que he recibido. Te mando el dato con todo el gusto”, escribió.

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS