20 preguntas: Juan Galeano

Con blues de fondo es más fácil hablar de música, el tema favorito de Juan Galeano. Este género es la base del nuevo disco del Diamante Eléctrico, que como todo gran álbum esconde muchas grandes historias.

Imagen por Andrés Alvarado

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de agosto-septiembre de 2018

P1: Si no hubieras escogido la música, ¿de qué vivirías?

JUAN: Estaría por allá trabajando en una agencia de publicidad, bien aburrido… Pero si no fuera músico y pudiera escoger otra cosa, me hubiera gustado ser skate boarder o surfer. Ser muy bueno en algo que no tiene mucho sentido, el estilo de vida me parece bacano, pero como sé que me hubiera tocado en Colombia entonces sé que estaría en una agencia de publicidad y ya.

P2: ¿Cómo es el proceso de creación de un disco?

JUAN: En mi caso, como yo escribo tanto, se convirtió en un ejercicio más de conceptualizar. Yo me puedo sentar y escribirte dos canciones hoy para alguien más y si ya me pongo en modo Diamante me siento y pienso qué es lo que quiero hacer. Siempre que nos sentamos a hacer un disco pensamos un poquito en qué es lo que queremos decir, no es como “tengo esta canción y esta otra”, la mayoría de cosas que hacemos tiene un hilo conductor, eso es bien importante.

En un disco como el primero que estábamos escuchando a The White Stripes y The Black Keys, se oye mucho ese hilo conductor hacia donde queríamos llevar el blues bien cochino y esa onda. Ya para el B dijimos, “bueno hagamos algo mucho más sencillo que lo anterior, mucho más apretado y más popero”. La gran oscilación es mucho más experimental y para Buitres, el nuevo disco, queremos poner a la gente a bailar.

Siempre hay algo que queremos decir y vamos buscando temáticas, grooves, un riff o una parte de un instrumento que pueda ayudar para empezar a escribir, pero siempre es a través de un concepto básico y no tiene que ser muy elaborado al principio, ya después uno lo va moviendo en cuestión de letras y hacia donde lo quieres llevar y qué quiere decir. En el caso del último disco fue muy chévere, porque es el disco que más nos hemos demorado en hacer, normalmente nos demoramos mucho en concebirlo, pero lo hacemos muy rápido al momento de grabar. En este disco nos salimos de la zona de confort, dijimos “el rock está bacano pero somos mucho más que una banda de rock”, entonces el reto más grande es seguir siendo nosotros y poder evolucionar como músicos, eso también me parece súper importante.

P3: ¿A que suena este disco?

JUAN: El disco suena mucho a lo que estamos oyendo hoy en día, a nosotros obviamente nos gusta Black Sabbath, Led Zeppelin y nos gusta Creedence Clearwater Revival, nos gusta mucho los clásicos como AD/DC, pero no es la música que oímos en nuestro diario vivir hoy en día; también estamos escuchando muchas cosas y nos dimos cuenta de que en el último año veníamos oyendo mucha música negra como el soul; Al Green por ejemplo, gente que ha hecho cosas bacanas en el pasado y tenemos esa influencia de la música negra de los sesentas y setentas, pero también estamos escuchando mucho a Childish Gambino, Anderson Paak… no sé, cosas mucho más actuales.

Nos ha parecido chévere siempre esa parte más negra y nosotros creemos en el baile, lo que pasa es que acá en Colombia la gente cree que lo único que se baila es la salsa, el merengue y el reguetón y uno puede realmente bailar tantas músicas, música africana, por ejemplo, la música negra es tan grande que tiene muchísimas influencias, hasta el blues se puede bailar.

Todo este nuevo sonido del R&B de chicas también nos gusta muchísimo; Jessie Reyez o Empress Of, todos estos nuevos chinos que están haciendo cosas tan interesantes. Incluso The Weeknd también nos gusta y lo oímos mucho, entonces dijimos: “¿Por qué no lo canalizamos a través de nosotros?”, entonces obviamente tiene el blues arraigado y el disco tiene el hilo conductor a través del ritmo.

Todo es más groovy, en este disco no hay una sola balada, no hay una sola canción pesada. La guitarra fue un gran reto porque Dani (Álvarez, guitarrista) es un gran guitarrista de rock neto, y no hay riffs. Lo que más demoramos en grabar fueron las guitarras y de lo que más estamos orgullosos, porque fue muy especial a donde llevamos las guitarras y realmente todo el disco.

En los otros discos los temas eran: el dolor, la frustración y la desesperación; acá se va para otro lado, los Buitres llega ya, son nueve canciones y sale el 7 de septiembre.

P4: Esto obviamente implicaba cambiar la imagen en ustedes, ¿cómo fue pensar en esa transformación? Antes eran más rock & roll y ahora se ven más posh.

JUAN: Pues exactamente por eso, porque el rock and roll ya lo tenemos, ¿no? Y la gente que ha visto a Diamante sabe que hemos salido a sudar y obviamente seguimos sudando eso no ha cambiado en lo más mínimo, Andee se sigue empelotando.

Cuando tocamos con Billy Gibbons en Estéreo Picnic, el man me dijo una frase que me quedó dando vueltas en la cabeza: “Tienes que respetar a tu audiencia, no puedes montarte con un jean y una camiseta”, y pues tiene razón, cuando uno se monta a un escenario es un ritual y al igual que lo hace un cura o un pastor hay que vestirse para la ocasión, creo que es el momento para empezarlo a hacer y eso no quiere decir que no pueda salir con una camiseta rota, puede que pase… pero sí creo que hay que ponerle un poquito más de glamour al momento de pararse en el escenario, por respeto también a la gente que lo ve a uno, es la manera como uno se presenta ante la gente.

Es más teatral, es montarse en el escenario y crear un personaje que no es uno necesariamente, la gente me pregunta mucho que por qué puteo tanto cuando estoy ahí, no quiere decir que yo no putee en la vida real pero no lo hago como cuando estoy en el escenario, hace parte de mi personaje, del mundo al que me voy yo de la fuerza, también podría ser la delicadeza, uno puede ser muchas cosas también.

Fotografía por: Nicolás Caballero

P5: Ustedes han hecho muchas presentaciones fuera de Colombia, al principio es ir a que te conozcan, pero ahora ¿qué se siente que el público extranjero cante tus canciones?

JUAN: Es lo más lindo que hay. Y veo un fenómeno que me parece triste y me frustra un poco, y es que en todos estos años acá en Colombia se ha exportado tanto talento, me encuentro con mucha gente afuera que me pregunta cómo están las cosas acá y si la estamos rompiendo y yo pienso: “Puta, la estamos rompiendo, pero exportando talento” sin lugar a duda somos los mejores, hoy en día no hay nada como Colombia. Pero la gente no consume y nos falta tanto como público… dejar de criticar. Tenemos el odio tan arraigado a nuestro ser (de pronto por tantos años de guerra) que no creemos en absolutamente nadie y todo lo que sale de Colombia es una mierda, eso es triste. Lo he visto con todos los artistas, con todos. Es bien triste porque no creemos en que podemos hacer las cosas bien y es absurdo porque sí las estamos haciendo bien y el mundo lo está viendo.

La gente dice entonces: “La están rompiendo” y yo me quedo callado y pienso: “Sí, afuera”. Lo que pasa es que te validan afuera y te empiezan a validar en Colombia, es ridículo. Veo a amigos que están tratando de vender un show desde hacer ochos meses, un sitio de mil personas y han vendido 500 boletas, ahí uno dice: “¿Qué putas nos pasa?”. Este es un ejemplo de tantos que te puedo dar.

Acá nadie vive de esto y el uno habla del otro, se convirtió en una cocina, pero los que la están haciendo afuera la están rompiendo, J. Balvin, Bomba Estéreo y Periné, y tienen que salir a tocar porque aquí tienen que tocar en conciertos gratis y es complicado. El “apoyo” de los medios especialmente de la radio es una mierda, y yo me frustro con esto porque estamos sacando la cara en el mundo y nos están poniendo nuestras canciones afuera y aquí nos dicen: “¿Sabes qué?... mejor no”, me da mucha frustración porque somos unos comemierdas en ese sentido. Pero sí estoy muy orgulloso del talento y lo que están haciendo las bandas afuera, eso sí.

P6: Entre producir, componer, tocar y cantar, ¿cuál escoges?

JUAN: No podría ser la una sin la otra, te lo digo en serio y sin creerme nada, porque la verdad no soy el mejor en ninguna de ellas, pero sí soy el mejor en el conjunto del todo [risas]. Sé cuáles son mis limitaciones en cada una de las cosas que hago, hay cosas que hago mejor que otras, siempre he dicho que mi parte más flaca es ser cantante, porque yo nunca dije que quería ser cantante me volví uno por consecuencia de no tener quien cantara mis canciones o porque en las bandas no había quien las cantara o porque simplemente quería decir algo y no tenía como más decirlo.

Yo soy bajista, realmente, fue lo que estudié y es lo que mejor hago. Pero estoy produciendo muy bien, estoy haciendo cosas muy bacanas y también escribo muchas canciones. Como que voy creciendo en cada uno de los aspectos, pero cuando puedo decir que canto, toco, produzco la banda y hago las canciones… en eso sí soy muy bueno.

P7: ¿Qué tan cierto es, que una banda es como un matrimonio?

JUAN: Sin lugar a dudas es exactamente lo mismo. Hay que hacer concesiones, hay que dialogar, el peor enemigo de una relación o de una banda es dar por sentadas las cosas, porque pasan muchas cosas. Y a diferencia de un matrimonio, acá hay dinero de por medio porque es como una empresa cualquiera.

Cuando hay dinero de por medio hay rayes, entonces toca tener mucho cuidado y ser muy claro en muchas cosas, nosotros —de eso sí me ufano— tenemos una gran relación somos panas los tres y no hemos tenido un pedo grande, hemos discutido por cosas normales que uno puede discutir en una banda, y de convivencia porque hemos viajado muchísimo: la roncada, que este dijo, que no ha bajado; lo normal, pero nunca ha sido nada grave y somos de las pocas bandas que llevamos tiempo tocando y no ha cambiado un solo integrante. En otras bandas se va uno, se va el otro; en todas las bandas de los amigos ha habido cambios, en las únicas que no ha pasado nada es en Oh’Laville y en el Diamante.

P8: ¿Qué es lo mejor de Daniel y de Andee?

JUAN: Lo mejor de Andee es su transparencia, su lealtad y firmeza. Uno sabe que con Andee la mayoría de las veces lo que ves es a lo que te vas a atener, es chévere porque el tipo sabe lo que quiere y no le gusta el conflicto, no está hablando chisme, uno sabe que es bien.

Y de Daniel como la claridad, ese huevón es muy claro en muchas cosas, me da mucha tranquilidad porque yo soy el más impulsivo, es el más analítico también. El que maneja la plata es él, por ejemplo, yo le creo y no tengo que estar preguntándole cosas, yo sé qué es lo que hay y lo que no hay, y ya está.

Ambos tienes cosas buenas, pero esas son sus mejores virtudes.

P9: ¿Qué es lo peor de Daniel y de Andee?

JUAN: Lo peor de Daniel es que a veces es muy inseguro y eso no es tan chévere, creo que tiene que creérsela más. Y de Andee diría que a veces se calla mucho las cosas y no las exterioriza y después cuando lo hace, puede que no lo haga de la mejor manera [risas].

P10: La tusa fue en algún momento una de las mejores musas. Si ya no hay tusa ¿cuál es la mejor musa?

JUAN: Hoy en día tengo un problema con esa vaina de la tusa porque es un recurso que se está agotando, como que entiendo que todos hemos tenido el corazón roto y está bien… pero en lo que yo escucho de la música pop en español actual lo que más me molesta son las letras; con la música estoy bien, pero en las letras estamos muy mal. No puede ser que no haya una persona que haga un pop muy inteligente en el que se puedan decir muchas cosas sin decir “mi amor te extraño” o “vamos a la disco”. Bacano, pero chévere si alguien cambia esas letras, la música está bacana pero mejor si las letras tienen algo de humanidad y la gente se está conectando mucho con la parte de las letras con lo alternativo, hay personas muy pilas que están haciendo letras ahorita, pero en el pop no lo veo así.

En mi caso, creo que hay muchas más cosas para experimentar que el desamor. Hay tantas cosas que decir que el mago de ese tema es KaseO, el man es el papá de saber hablar de la cotidianidad a través de la poesía y de una poesía que no utiliza palabras pomposas sino a través de una cotidianidad muy inteligente; esa es la manera en que yo creo uno debería escribir, a través de la propia cotidianidad, no tiene que ser autobiográfico ni nada por el estilo. Uno está viendo cómo pasa la gente alrededor o las situaciones que pasan en el país o en la comunidad, del entorno.

Esto no quiere decir que no sintamos desamor, obvio lo sentimos, uno puede estar en una relación y sentir desamor, pero es más llevar ese sentimiento a algo mucho más grande a “te extraño” o “no puedo vivir sin ti”, no puedo con esas frases, me parecen ridículas. Todavía toca trabajar mucho para salirnos de ese tema, de hecho, uno puede hablar de desamor en cada canción, pero en un ápice, una pinceladita y ya.

P11: De todos los discos del Diamante, ¿cuál es tu favorito?

JUAN: De los tres que han salido, mi favorito es La gran oscilación por la manera como lo concebimos, como lo grabamos, el sonido, por lo que logramos con el disco, por todo lo que ha pasado, pero todos son como hijitos que uno quiere. Pero la verdad, mi favorito es Buitres.

P12: ¿Cuál es tu canción favorita de todos los tiempos?

JUAN: Una canción que puedo seguir oyendo y me sigue moviendo las fibras y la oigo desde hace 25 años es Los libros de la buena memoria de Luis Alberto Spinetta, esa canción sigue siendo una de las partes de la poesía y la música más hermosas que he oído en mi vida. Hay muchas, pero se me vino a la cabeza esa en este momento.

·

“Hace cinco años yo estaba muy mal y el Diamante me salvó la vida. Me enseñó a organizarme, a mirar mucho más allá de ser una víctima”.

·

P13: ¿Qué no puedes oír más de 10 segundos?

JUAN: ¡Uy!, uno de esos nuevos vallenatos, no puedo, a mí me gusta el vallenato, pero el viejo. Ni el chispum/EDM tampoco, sería una tortura un concierto de cualquiera de los dos.

P14: Si tuvieras el chance de hacer un disco solo de colaboraciones, ¿a quién invitarías?

JUAN: Uff… Paul McCartney, Robert Plant, Jimmy Page, Jack White, Draco Rosa, Childish Gambino, Anderson Paak, Totó La Momposina, Carlos Vives…

P15: ¿Cuál es el sitio o evento más raro en el que te haya tocado tocar?

JUAN: Yo personalmente he tocado en sitios muy raros. Desde “estriptisiaderos” hasta bares de muy mala muerte, pasando por bares de jazz muy bizarros, sitios muy raros… [risas]

P16: ¿Qué banda o artista es imperdible?

JUAN: Paul McCartney definitivamente. Por lo que representa, porque es el único Beatle que canta que está vivo, (pues Ringo también canta… pero pues de los cracks… [risas]) y si te gustan las buenas canciones es un show que te puede dar desde pirotecnia hasta grandes canciones. Es un show que dura dos horas y media, es emotivo, solo toca hits… es una cosa muy rara y uno llora la mitad del tiempo.

P17: Un día hablamos sobre cómo la música no se hacía para ganar Grammy, pero debe ser muy rico tener 3 Grammy, ¿no?

JUAN: Es más que nada un logro personal, a través del premio que tiene más reconocimiento en el mundo, eso se siente bonito porque valida mucho lo que uno hace, no para la industria porque eso no me importa, sino para mí mismo, cómo pude lograr esto, que es el cénit de cualquier músico.

Y no es que yo haya pensado, “uy, me quiero ganar un Grammy”, pero cuando te lo ganas se siente bien haber hecho las cosas bien, y se siente bien que la misma industria y tus mismos colegas digan, “eres la verga y te lo mereces”, eso es lindo porque no es el fan que más vote, porque ahí es donde todos perdemos.

Ahorita, con la cuestión de los números uno tiene que ganar por algún lado, si no vas a ganar plata y no tienes los números, pues por lo menos haz historia a través de la música que estás haciendo, eso también importa. Y cada artista quiere lo que el otro tiene, uno quiere llenar estadios y no puede, el otro quiere ganarse un Grammy y no puede, el otro quiere tener millones de views en una cosa y no puede, etc.

Uno tiene que reconocer qué tipo de artista es, y nosotros no somos artistas de números, y no podemos competir contra un artista de números, no se puede. Requiere mucha cabeza entender eso, cuando uno entiende qué clase de artista es, empieza a relajarse con muchas cosas. El afán se acaba, si uno puede vivir de esto y vivir bien, ya los números no importan. Me parece más chévere comprar un instrumento bacano y hacer nueva música.

P18: ¿Independencia siempre?, o ¿tal vez haya un momento en el que una disquera pueda llegar?

JUAN: [risas] Hay un presidente de una compañía acá que no nos dejó firmar con su propia firma en México porque nosotros éramos “humo”. Acá somos tan cagados, que la gente de acá se caga en las firmas que a uno le quieren hacer por fuera.

Nos han hecho un par de ofertas que no han sido chéveres y por eso no lo hemos hecho, entonces mejor esperar para convertirnos en algo más grande, para que cuando firmes tengas mejores condiciones.

Por ahora no, estamos concentrados en lo nuestro, firmamos con una muy buena distribuidora que le está metiendo la ficha y vamos a sacar por primera vez el vinilo junto al disco, son cosas que antes no habíamos podido hacer. Pero somos una banda tan organizada que tenemos todos nuestros lados cubiertos, por ahora.

Hasta que no seamos prioridad de una disquera, no me interesa firmar con ella.

Fotografía por: Nicolás Caballero

P19: ¿Cuáles son tus raíces musicales? ¿Qué importancia tiene la música en tu familia?

JUAN: Sin querer, poniéndonos música desde muy pequeños, mis papás nos llevaron hacia un mundo propio. Nos criamos escuchando tango, boleros, rock and roll. Todo esto fue calando y luego nos dimos cuenta que lo que queríamos hacer en la familia, mi hermano y yo que somos los únicos hijos, iba a ser música. Definitivamente para nosotros es bien importante esa raíz desde mis padres. Ellos hoy en día están muy orgullosos de lo que hacemos. A mi hermano, Mario Galeano, también le va muy bien y es muy exitoso. Es bien bonito ver que desde el principio creyeron en nosotros. Nos incentivaron, nunca nos dijeron que no estudiáramos música. Sin lugar a duda es bien importante lo que pasó en la familia.

P20: Hoy, acá sentado, si miras para atrás ¿cómo ves ese camino que te ha tocado caminar?

JUAN: Es algo de lo que me siento muy orgulloso, porque ya tengo 38 años y me han tocado momentos muy difíciles y no hace mucho… [risas] Hace cinco años estaba muy mal y a mí Diamante me salvó la vida, eso es muy lindo por muchas cosas.

Me enseñó a organizarme, a mirar mucho más allá de ser una víctima. Yo por mucho tiempo me victimicé, porque no había espacios para mí, porque no había apoyo para mí y al final me abrí mi propio espacio y me dije, “si nadie me va a apoyar pues lo voy a hacer yo mismo hasta que alguien lo vea”, y eso ha sido exactamente lo que pasó.

He llegado a ver el retrovisor y digo, “¡qué lindo!”. Y esto fue hace poquito, no es que lleve 15 años en la tranquilidad [risas] o que no pueda volver a pasar, y me da miedo, obviamente. Pero al mismo tiempo digo, “he hecho las cosas bien y no le debo nada a nadie”, sigo trabajando todos los días en pro de esto y no me la creo, todavía hay muchas cosas por hacer. Entonces lo miro con mucho respeto, pero no quiero volver allá… [risas] estoy bien como estoy ahorita, me han pasado cosas muy bonitas en las que he podido crecer y sigo haciéndolo todos los días en mi parte profesional, en mi parte personal.

Vuelvo y digo, miro atrás y me pongo feliz de haber podido aprender tanto de eso y poderlo dejar atrás para ser lo que soy hoy.

 

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS