20 preguntas: Andrés Cepeda

El cantante bogotano no para de trabajar. Este año no solo repite como jurado en el programa de televisión La Voz, sino que viene con una nueva producción discográfica y un montaje de teatro nunca antes visto en nuestro país.
Imagen por Cortesía de Sony Music, fotografías de Ricardo Pinzón

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de abril - mayo de 2018

P1: En Te voy a amar trabajas con Cali y El Dandee. ¿Cómo fue el proceso de creación de esta canción que es muy tú, pero también tiene la onda urbana de ellos?

ANDRÉS: Tuvimos la oportunidad de trabajar juntos en 2016 en el programa de televisión, yo los invité a mi equipo como asesores y ahí nos conocimos y una noche tuvimos que hacer un show en el programa. Decidimos hacer una canción de mi disco de ese entonces que se llama Por el resto de mi vida y la cantábamos los tres. Entonces Mauricio (Dandee) intervino un poquito, Cali le puso un rap y la presentamos en el programa, y a mí me gustó mucho, me pareció que había una cosa muy bonita que nos habíamos encontrado en un terreno que tenemos en común, que claramente no es el reguetón, pero sí es la parte romántica y ellos son unos artistas urbanos muy románticos. Cali tiene un flow en su rap muy relajado, con unas palabras muy bonitas y yo descubrí eso cuando hicimos ese experimento. Quedé picado con la idea.

Cuando empecé a hacer mi álbum y fui a Los Ángeles a trabajar con Mauricio —que es además un gran productor y está ayudándome en otros aspectos del álbum— vimos esta canción y nos dimos cuenta de que tenía unas cosas similares a ese experimento que habíamos hecho y que cabía muy bien en este disco. Me parece interesante ver cómo se pueden hacer fusiones con otros géneros y que no se traicione el ADN de ninguno de los dos artistas. En este caso pasó eso y por eso estoy tan contento con esta experiencia.

P2: El video hecho por MadLove, que es una productora colombiana, es muy bonito. ¿Cómo llegaron al concepto de la historia que se cuenta?

ANDRÉS: Está dirigido por un venezolano que se llama Nuno Gómez, y vino a Colombia para hacer este video en la sabana de Bogotá, cerca al municipio de Guasca, Cundinamarca. Encontramos unos lugares bellísimos ahí, con unos paisajes muy lindos. En el valle de los Halcones hicimos la parte de la interpretación y en otras locaciones cercanas se hizo la parte de la narrativa de la historia.

Se trata de una pareja que se conoce, se enamora profundamente, pero son muy jóvenes y apasionados, cada uno tiene sus locuras en su cabeza; se estrellan y se tratan mal y se rompe la relación. Después vemos que están preparados para casarse, cada uno lo está haciendo por su lado y finalmente se dan cuenta de que tienen que darse una segunda oportunidad.

P3: Esta canción hace parte de un nuevo disco. ¿Qué podemos esperar de este trabajo?

ANDRÉS: Este disco trae 10 canciones. Hay un par de colaboraciones más y esta canción nos hace intuir un poco cómo serán los sonidos, pero hay otros asuntos diferentes. Siempre he tenido muy presente el bolero, hay unas cosas acústicas que me gusta mucho hacer, hay canciones también como por este estilo power pop. Pero esta canción es un buen abrebocas del disco, aunque no lo describe en su totalidad.

P4: ¿Cómo has hecho para reinventarte tantas veces en cada disco sin perder la esencia de lo que eres?

ANDRÉS: Es un poco difícil y nos preparamos mucho cada vez que vamos a sacar un disco para tratar de hacer eso, por lo menos casi siempre es un proceso de casi dos años de búsqueda, sobre todo el repertorio, que finalmente es lo que importa. Y ahí uno empieza a encontrar qué canciones van con lo que uno quiere decir o está sintiendo, y luego cómo se visten en su propio tiempo. Cada disco tiene su tiempo y hay discos que uno quiere hacer que son evocativos, que suenan a otra época y otros que son contemporáneos, como este.

Entonces uno trata de oír mucha música, de rodearse de un buen equipo creativo, de acudir a gente tan talentosa como Mauricio o como Sebastián Yatra, que es coautor de la canción, por ejemplo. Es un equipo de gente muy grande que está ayudándome cada dos o tres años a sintonizar nuevamente y a encontrar las canciones. Ese es un proceso muy personal, pero el proceso de producción sí me gusta hacerlo en equipo, y creo que eso es vital, levantar la cabeza y escuchar.

P5: ¿Cuáles son las influencias que más han marcado tu música?

ANDRÉS: Yo creo que son muchas. Desde el principio uno recibe muchas influencias, las que le muestran a uno en la casa. Mi papá oía mucha música clásica, muchos boleros, mucha música cubana, y eso me marcó mucho. Más grande me gustó mucho la música de Puerto Rico y Cuba, la salsa de Nueva York. Después me gustó mucho el rock clásico, después el rock que hacían en el sur del continente y todas esas cosas fueron llegándome. Hoy en día cada vez que un artista que le gusta mucho a uno saca algo nuevo, uno va corriendo a ver qué pasa ahí. Y esas son influencias que lo van a acompañar a uno durante muchos años.

P6: ¿Cuál crees que es ese sonido característico de la música bogotana?

ANDRÉS: ¡No sé! Me han hablado mucho de eso personas de otros lugares, artistas y productores, y me hablan del sonido bogotano y yo me rasco la cabeza y digo: “¡Yo no lo oigo! ¿Cuál es?”. A veces uno no reconoce en sí mismo cosas que los demás ven, y creo que junto conmigo hay otros artistas que quizá representamos eso, y no lo sabría definir. De pronto tiene algo que ver con la manera como nos expresamos y en las letras que hacemos… no sé. Tal vez tenga que ver con la manera como sonamos en los álbumes, pero sí he oído eso antes y me gustaría verlo desde otra perspectiva para entenderlo mejor.

P7: ¿Cómo sería la versión actual de Mi generación?

ANDRÉS: Mmm… habría unas palabras que no rimarían, pero en términos generales sería una canción muy parecida, porque si le cambiamos algunos nombres y le cambiamos unas fechas, para bien o para mal sigue siendo, desafortunadamente, la misma canción. Como dice la letra, sigue siendo la misma canción.

P8: Llevas varios años haciendo La Voz. ¿Qué te llevó a hacer parte de este proyecto?

ANDRÉS: En un principio fui temeroso de entrar a hacer televisión porque hacía mucho tiempo que no la hacía y no comprendía muy bien el mundo del reality. Pero cuando me invitaron me hicieron ver las temporadas de La Voz que se habían hecho en otros países, entonces vi lo que estaban haciendo en Inglaterra, España, México. Me pareció alucinante, me pareció genial el formato. Me pareció muy bonito el lugar donde ponían a los jueces, me pareció muy especial el lugar donde ponían a los concursantes, me pareció que valía la pena y que no tenía esa malicia habitual de los realities, que era una cosa más limpia.

Entré y me gustó mucho el sistema y el formato. Me aportó mucho, me dio a conocer muchísimo. Cuando se hace el de Kids lo disfruto más que todo. Es espectacular para mí, es un bálsamo completo. Ahorita, que estoy trabajando hasta el cogote, no me importa y madrugo; voy feliz a mi programa porque realmente me alimenta, lo disfruto mucho.

P9: ¿Estos niños que ves todo el tiempo en La Voz te dan esperanza en el futuro de la música colombiana?

ANDRÉS: ¡Sí claro! En la música y en muchos otros aspectos de nuestra sociedad. Es chévere que podamos poner ese foco sobre ellos para que nos den un par de lecciones de cómo se puede vivir y como nos gustaría ser. Y obviamente el talento de ellos nos impresiona mucho y nos conmueve, pero creo que en términos generales, la experiencia de ver a los niños ser como son es bonita para todos.

P10: ¿Cuál ha sido ese momento en el que los niños te han sorprendido más?

ANDRÉS: Me ha pasado muchas veces, me sorprendo mucho. Yo como jurado estoy en el estudio y nunca los veo, luego me volteo y los descubro, en esa etapa del programa yo no tengo idea de quiénes son, solamente los oigo y me emociono mucho. Antes no me pasaba esto, yo llegaba a mi casa más tarde y no podía ver el programa. Este año está coincidiendo con que alcanzo a ver el programa cuando llego a mi casa, y me impacta. Me engancha muchísimo porque ahora sí veo de dónde viene el niño, quiénes son sus papás y todas esas historias me pegan unas revolcadas tremendas porque en el programa estoy sano, y cuando me encuentro con todo su entorno, su realidad y su cotidianidad… ¡uy! Eso me atrapa tremendamente y me enamora mucho más. Hay unos que se van y uno los conoce un poquito más a través de esas notas que pasan, a mí se me rompe el corazón con frecuencia.

P11: ¿Cuáles son las influencias musicales de estos niños?

ANDRÉS: Yo creo que la conclusión no es nada novedosa, pero es muy importante y creo que se nos olvida: lo que los papás les enseñen. Y no hablo solo de la música, es todo. Es lo que los papás les brinden en su casa, entre otras cosas, la música. Entonces llegan muchos niños que cantan las canciones que sus papás adoran, que fueron de la juventud de sus padres y eso es muy bonito porque llegan cantando boleros, rancheras, canciones viejas; eso es muy bonito. Y llegan muchos niños cantando folclor, música de sus regiones. Me sorprendió que no llegó un solo niño cantando música urbana, me pareció curioso y me llevó a esa conclusión: los niños hacen y dicen lo que sus papás hacen y dicen.

P12: ¿Hay alguna anécdota que te haya marcado en todas estas temporadas de La Voz?

ANDRÉS: Una vez me pasó una cosa terrible: hace varias temporadas había dos concursantes que se llamaban parecido y yo me confundí, y ganó X, pero yo realmente quería que ganara Z. Y una vez echadas las cartas ya no me pude echar para atrás y tuve que seguir apoyando a uno, y cumplir mi palabra para llevarlo a la siguiente fase. Pero fue tremendo porque nadie más sabía cuál era mi decisión, pero yo sí, y no pude tomar la que quería.

P13: En tu música has hecho canciones de muchos géneros: bolero, rancheras y hasta reggae. ¿Te le medirías a hacer algo parecido al reguetón o llegas hasta donde estás llegando con Te voy a amar?

ANDRÉS: Sí, yo creo que ahí estoy trazando la raya. Vamos a ver qué va pasando con la música hacia adelante, pero yo pienso que uno tiene que hacer cosas con las que se sienta cómodo, en las que uno crea que puede aportar, porque hay que tener respeto por el género de uno, pero por el de los demás también.

P14: ¿Cuáles son esos artistas colombianos que no podemos olvidar?

ANDRÉS: Si hay que recordar algunos valdría la pena tener en cuenta a uno de los grandes cantantes masculinos que hemos tenido en nuestro país y que llegó muy lejos, es el señor Nelson Pinedo, que fue cantante de la Sonora Matancera y grabó unos de los boleros más famosos. Pienso que vale la pena tener en cuenta al maestro Gabriel Rondón, otro gran músico que acompañó a muchos cantantes latinoamericanos en la historia de la música, desafortunadamente no nos acompaña ya. Y hace poco tuvimos que decirle adiós a otro personaje muy importante, cultor de la música costeña, del porro, de la banda, el señor Juancho Torres, a quien tuve el honor de tener llevando su orquesta a mi boda, él también se nos fue este año. Son tres personas que hay que tener en cuenta y que hay que recordar, sobre todo su repertorio.

P15: ¿Y del presente cuáles no podemos dejar de ver?

ANDRÉS: Por fortuna estamos forrados de artistas y lo decía Carlos Vives: “Qué maravilla que el mundo esté mirando a Colombia cuando piensa en música”, pero ojo porque detrás de todas estas personas que estamos poniendo la cara y estamos en primera línea está la verdadera revolución musical colombiana y hay que explorarla un poquito.

P16: ¿Por qué cantarle al amor?

ANDRÉS: Porque vale mucho la pena, no se debe dejar de hacer, porque es una cosa que el ser humano tiene desde que puede articular palabras y desde que le aúlla a la luna, le aúlla por amor, no por otra cosa, es una cosa que tenemos como seres humanos.

P17: Hablando de amor, ¿qué significa Elisa para ti?

ANDRÉS: ¡Ah no, pues el amor de mi vida!

P18: ¿Por qué te llamó la atención montar sitios como La Casa del Ekeko o Isla Morada?

ANDRÉS: Por puro sinvergüenza, eso no tiene otra excusa. Capricho, sinvergüencería y ganas de tener un lugar que propicie la noche, que propicie la bohemia, siempre ha sido algo que me ha gustado mucho y me ha divertido mucho.

P19: Tienes un nuevo proyecto que se llama Cepeda, en tablas. ¿Qué podemos esperar de esto?

ANDRÉS: Cepeda, en tablas es un espectáculo teatral y musical en el que tengo la oportunidad de ser protagonista y narrador de estas historias que inspiran mis canciones. Me apoyo en mi banda obviamente, porque tiene una parte de concierto. Me apoyo en las anécdotas que están detrás de las canciones porque yo como narrador las cuento y me apoyo en un par de actores geniales que son Yuri Vargas y John Alex Toro, quienes ponen en escena algunas de las situaciones que suscitan estos momentos de inspiración que suelen ser graciosos. Entonces estas tres cosas se combinan para presentar el Cepeda, en tablas. Mil canciones que contar. Me tiene muy contento, para mí es una experiencia novedosa y es un espectáculo único, yo no he visto —por lo menos en nuestro país— que hayamos hecho algo así, entonces me tiene muy ansioso y con muchas ganas de salir al escenario. Nos hemos preparado mucho, llevamos como año y medio montando esto, escribiéndolo y ensayándolo, haciendo toda la preproducción y esperando a que llegue el momento para presentarlo.

P20: ¿Cómo surgió?

ANDRÉS: Cuando yo hice el libro Mil historias que contar hace un par de años, lo promovimos y nos fue muy bien; yo le regalé el libro a varios amigos, uno de esos amigos es Mario Valencia (director de La Voz) y él me dijo: “Oiga Andrés, yo aquí veo que podemos hacer algo más, hay unas historias muy buenas, unas muy graciosas. ¿Por qué no le presentamos esto al equipo de Dago García? Ellos saben mucho de este tema y miramos qué nos dicen”. Entonces le presentamos a Dago y le encantó la idea y empezamos a imaginarnos cómo podía ser esto, y bueno aquí estamos listos para empezar la temporada.

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

En un Jaguar

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  El F-PACE es la joya de

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS