10 comidas colombianas que amamos y que nadie más entiende

Imagen por Youtube

Colombia es un país enorme y lleno de diversidad en todos sus aspectos. Nuestra geografía y sus distintas regiones dan paso no solo a diferentes formas de vida, sino a expresiones muy variadas de una gastronomía que refleja costumbres, climas y personas.

 

Somos campeones mundiales en comer dulces raros, nos encanta mezclar todo con todo y no podemos pasar un solo día sin comer arroz.  Algunas de esas comidas pueden parecernos de lo más normales y corrientes, pero cuando intentamos explicarle a alguien extranjero ciertos platos de nuestra gastronomía, nos quedamos cortos y varias veces pueden sonar incluso un poquito desagradables.

 

Por eso hoy te traemos un recuento de 10 comidas colombianas un poco extrañas, pero que igual amamos. Solo queda decir que ninguna se puede juzgar por su apariencia o descripción.

  1. Mazamorra

Este es un plato particular en sí, no solo por su preparación sino por la manera en la que se vende. Para un colombiano nada dice hogar como escuchar el grito y la corneta de un vendedor de mazamorra, en todas sus variedades y con cualquier combinación de palabras acompañándola.

Si bien hay muchísimas variedades de este plato, la mazamorra colombiana viene principalmente en dos preparaciones, una es la antioqueña o Peto, que es una sopa dulce de maíz pelado a la que se le adiciona panela, azúcar y leche. La otra es la mazamorra chiquita que es una sopa espesa que resulta de mezclar una masa hecha con harina de maíz, cebolla, cilantro y ajo, a la que se añade el resultado de cocer habas, fríjoles verdes, papas, y una planta llamada “tallos”.

  1. Changua

Este plato típico de la región cundiboyacense de Colombia es un clásico del desayuno para la capital del país. Aunque para muchos la mezcla de leche con huevos y tostadas resulta desagradable, para los “rolos” se convierte en un verdadero manjar, además de ser una receta muy práctica y fácil de preparar, pues solo necesitas de: leche, huevos, mantequilla, sal, cilantro, cebolla y calados o tostadas.

  1. Lechona

En otra entrega de platillos colombianos que son particulares desde el primer acercamiento tenemos la lechona, uno de los platos emblemáticos del departamento de Tolima. Su mayor particularidad es su presentación. Usualmente se encuentra en bazares y ferias, pero también es posible comprarla en un supermercado, es fácil de ubicar porque siempre viene en la forma de un cerdo… o dentro de un cerdo (algo que puede sorprender a quienes no están acostumbrados a esta comida). Está compuesto por carne de cerdo, arveja cocinada, arroz, aliños (en algunos casos se agrega otros tipos de carne como pollo y res). Por lo general la porción individual es servida con una arepa de maíz blanco como acompañante.

  1. Pepitoria

La pepitoria es un plato tradicional de Bucaramanga, en Santander. Está hecho con las vísceras y la sangre del cabro, se prepara mezclando estos ingredientes con huevo, queso, arroz, miga de pan y especias. Se acompaña con papa, yuca o arroz, y una arepa santanderana que nunca puede faltar.

 

  1. Gelatina de pata

¿Alguna vez pensaste que de las extremidades de un animal podría salir un dulce manjar? Pues esto es lo que puedes encontrar de manera natural con la cocción prolongada de la pata de res. El resultado es una gelatina a la que se le agrega panela, leche, canela y vainilla; luego se bate vigorosamente hasta que todos los ingredientes de incorporen, una vez se obtiene una mezcla blanda pero consistente se espolvorea fécula de maíz y listo. Es realmente delicioso (lo juramos).

Gelatina de pata

  1. Merengón

Podría ser el postre más típico y popular de la gastronomía colombiana, está hecho con crema blanca, dulce de fruta, fruta y merengue. Existen diferentes variedades dependiendo de las frutas que lleven. Algunos solo tienen fresa, otros tienen melocotón, guanábana y otros tienen todas las anteriores y a veces leche condensada. Cuando se dice de esta manera sería sencillo pensar que pretende provocar comas diabéticos o por lo menos provocar casos serios de empalagamiento, pero es un postre clásico y muy celebrado en el interior del país.

  1. Chontaduro

El chontaduro es un fruto rojo y amarillo que prolifera en la región del Valle del Cauca. Junto con las luladas y el aborrajado, este fruto se ha convertido en una insignia de la región. Usualmente se pela y se sirve con miel, sal y limón, y es ideal para unas medias nueves o entre comidas. Nace de una palma, nativa del Amazonas, que tiene por nombre científico Bactris Gasipaes. Los frutos que se ven en Cali son color amarillo naranja, pero además los hay rojos y verdes. Los estudios de la Universidad del Valle afirman que contiene carbohidratos, proteína, aceite, minerales y vitaminas. La proteína del chontaduro es considerada como de “alta calidad”, comparada con la proteína de un huevo, por lo que en Cali además lo consumen al desayuno.

 

  1. Hormigas Culonas

En muchos programas de televisión de retos, hemos visto que comer bichos puede considerarse una prueba difícil de superar, todo porque comer bichos parecer algo muy asqueroso. Pero en Colombia, especialmente en Santander, las hormigas culonas son un pasabocas típico y además de ser un alimento delicioso, es rica en ácidos grasos no saturados. Su preparación consiste en sazonar el insecto vivo hasta conseguir una consistencia tostada, este es el punto ideal para servir y consumir.

 

  1. Mango Biche

El mango también sirve si no está maduro, se come con limón, sal y pimienta. Los valientes también lo comen con vinagre y casi todos lo comemos con cáscara (algo que para los extranjeros puede parecer muy raro). Es una bomba de vitamina C y sin duda alguna un manjar para cualquier hora del día. y como si fuera poco también se vende en helado.

  1. Cualquier cosa con queso

Aunque esto no es exactamente un plato sí corresponde a una particularidad de la gastronomía colombiana de la que vale la pena hablar y es que nos encanta comer cualquier tipo de dulce acompañado de queso. Y sí, el queso es delicioso, pero para pocas personas que no hayan crecido tomando aguapanela con queso, o chocolate con queso, o arequipe con queso, bocadillo con queso y demás, la idea de echarle queso a una bebida dulce puede parecer asqueroso. Pero el truco de estas combinaciones está en el equilibrio de sabores y nosotros lo descubrimos antes que Remy en Ratatouille.

 

 

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

2017 Playmate Review

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de febrero de 2018 Escoger la Playmate de 2018 entre

RECOMENDADOS

¡Vamos a comer cerdo!

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre de 2017  Desde la comida callejera hasta la

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

Esclavitud humana

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de octubre-noviembre de 2018 Piense en esto: casi todos los productos que usted consume y

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS