Spotify está jugando con una espada de doble filo

Imagen por Playboy

Spotify anunció que no tolerará contenido que promueva el odio, ni comportamientos hostiles en su plataforma, y es un esfuerzo que parece razonable, incluso admirable. Para identificar dicho contenido y eliminarlo, la plataforma decidió colaborar con varios grupos que defienden diferentes comunidades, estos incluyen al Southern Poverty Law Center, The Anti-Defamation League, Color of Change y GLAAD. Pero este noble intento muestra cada vez más el doble filo que tiene tan pronto empezamos a ver los detalles.

Una de las partes más complejas del cambio es cuando la política se aplica a los artistas.  Spotify dice que no censurará el contenido por el comportamiento de un artista, pero en el apartado “conducta de odio por parte de un artista” agrega que: cuando un artista hace algo especialmente dañino o que promueva el odio de manera directa como, por ejemplo, violencia contra niños o violencia sexual, puede afectar la forma en que apoyamos a ese artista. La primera acción de la plataforma bajo la nueva política fue dejar de promocionar a R. Kelly y a XXXtentacion, debido a la cantidad de acusaciones por agresión sexual en contra de los dos. Su música aún está disponible en Spotify, pero la compañía no la pondrá más en sus listas de reproducción ni la recomendará a los usuarios.

Pero la pregunta que viene con esa decisión es: ¿los usuarios de Spotify realmente quieren que la plataforma controle lo que escuchan? A finales del mes pasado, las mujeres de color en el movimiento Time's Up lanzaron la campaña #MuteRKelly (#SilencienARKelly), en esta le pedían a distintas compañías como RCA Records, Ticketmaster, Spotify y Apple Music que cortaran relaciones con Kelly. Time's Up hizo un tuit que apoyaba la decisión de Spotify, pero las redes sociales de la plataforma están inundadas con comentarios de usuarios que no están contentos con esta nueva política, en parte porque Kelly no ha sido condenado por ningún crimen. Si Spotify está dispuesto a castigar a Kelly basándose solo en las acusaciones, tiene que dejar claro desde dónde va a trazar la línea.

Rachel Stilwell, abogada especializada de la industria musical, dice ante esto que "la implementación de estas políticas es realmente difícil. Gente muy razonable puede diferir sobre lo que es una conducta que promueve el odio entre sí; no todo el mundo va a ponerse de acuerdo sobre cuál es el contenido que promueve el odio".  Además, explica que Spotify no tiene la obligación legal de proteger a los usuarios de este contenido, o de la música de artistas que hayan sido partícipes de acciones violentas, pero es perfectamente legal que se abstengan de reproducir, o representar, al artista que quieran. Rachel dice: "Es una decisión comercial y tal vez, una decisión moral. Parece que esta política responde a la presión del Time's Up por el comportamiento de R. Kelly, que ha sido, presuntamente, horrible durante mucho tiempo".

Stilwell espera que la compañía tenga cuidado a la hora de implementar la política, específicamente en la manera de hacerlo. "Podría ser una especie de tobogán, en el que Spotify hace algo con la música de R. Kelly pero no con la música de Chris Brown, y luego tiene que aplicar lo mismo con él, y más tarde con otro artista y así sucesivamente”. Probablemente no está en los intereses comerciales de Spotify molestar a un grupo de artistas y tampoco enfurecer a sus oyentes al involucrarse en casos de censura, lo que a la mayoría de sus socios comerciales y clientes no les gustaría.

La abogada también llama la atención sobre una parte de la nueva política en la que Spotify dice que eliminará el contenido que le parezca que "promueve" el odio hacia personas o grupos que tengan características específicas identificables. "Podría decirse que es una gran cantidad de contenido que está sujeto a esto. La lista de características identificables que citan son ejemplos de características que puedan ser objetivo de odio. Pero teóricamente, 'Fuck tha Police' de NWA podría haber caído en esta categoría como una canción que promueve el odio hacia la policía. La policía colectivamente comparte una característica, aunque esa característica no se cite en la política. Por supuesto, "Fuck tha Police" es una importante obra que expresa un punto de vista válido, el de la frustración de las personas de color por la manera en que se cumple la ley. ¿Entonces deberían eliminar esta canción? No. Por eso insisto en que deben dibujar muy bien la línea por donde van a cortar”.

Spotify está lejos de ser la única plataforma que controla el acceso que tienen sus usuarios a los contenidos. Facebook lo ha estado haciendo durante años, y en abril, la empresa compartió los detalles de sus estándares (realmente las pautas que usan sus revisores) para determinar qué publicaciones, fotos y videos están permitidos en el sitio, y cuáles no. Ahora que las normas comunitarias de Facebook son públicas, los usuarios pueden ver exactamente lo que la compañía considera ofensivo. Es comprensible que no quieran que los usuarios publiquen amenazas o infrinjan los derechos de autor, pero algunos de sus estándares solo reflejan juicios morales.

La sección que habla sobre Desnudos y actividad sexual para adultos comienza con la siguiente frase: "Restringimos la publicación de desnudos o actividad sexual porque algunas personas en la comunidad pueden ser sensibles a este tipo de contenido". Por supuesto, es cierto que "algunas personas" no quieren ver un pezón femenino mientras ven su página de inicio. Pero algunas personas tampoco quieren ver fotos de personas posando con armas, y eso sí está permitido. Supongamos que algunas personas no quieran ver fotos de bebés ¿deberían estar prohibidas entonces? Las personas son sensibles a todo tipo de cosas, y por todo tipo de razones, entonces ¿por qué no pueden bloquear ellos mismos el contenido que no quieren ver en su feed o en la sección de noticias? Facebook usa algoritmos de reconocimiento facial para etiquetar a sus usuarios en fotos, así que podría usar algoritmos similares para bloquear cualquier cosa que un usuario considere incómoda. Eso les daría a los usuarios la capacidad de crear el feed que desean, sin limitar las preferencias de otras personas.

En vez de filtrarle el contenido a sus usuarios —haciendo que pierdan el control sobre lo que quieren escuchar— tal vez Spotify podría ofrecerle a los usuarios la opción de bloquear artistas que consideren ofensivos, por el motivo que sea, y así evitar que el usuario escuche las canciones de dicho artista en las listas de reproducción públicas. Es una actualización que los usuarios de Spotify han estado pidiendo en los foros de la página durante años, pero en su lugar, la compañía decidió hacer esas determinaciones a nivel mundial.

Las plataformas que ofrecen servicios a la comunidad no tienen ningún valor sin sus usuarios, ¿entonces cuándo van a respetar al cliente lo suficiente como para dejar que tome sus propias decisiones?

 

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

RECOMENDADOS

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS