Sí, sigues siendo heterosexual aun si sales con mujeres trans

Imagen por Benjavisa Ruangvaree

Existe la idea recurrente de que las personas transgénero no son en realidad del género que expresan abiertamente. Los hombres sin pene no pueden ser hombres y las mujeres con pene ciertamente no son mujeres. ¿O sí lo son?

A pesar de lo que las personas puedan pensar, nuestras partes del cuerpo en realidad no tienen mucho que ver con nuestro género. Así que, independientemente de lo que tengan dentro de los pantalones, las personas heterosexuales siguen siendo heterosexuales, incluso si sus parejas son trans.

Primero, empecemos con algo de biología. Una de las principales razones por las cuales la gente tiende a pensar que todas las personas transgénero son homosexuales es por la idea de que el sexo y el género son la misma cosa. También porque creen que su sexo, o sus órganos sexuales tal y como aparecen en su cuerpo, son los que determinan su género.

“El género se puede conceptualizar como algo inherente, como un sentimiento profundo del ser independientemente de nuestras partes del cuerpo”, dice el Doctor Reece Malone, sexólogo y terapeuta sexual. “Generalmente pongo el ejemplo de cómo las personas pueden perder una extremidad debido a una enfermedad o a una lesión y, sin embargo, eso no cambia su identidad de género. En otras palabras, si un hombre pierde su próstata debido al cáncer, eso no lo hace menos hombre. Conservamos nuestro género independientemente de las partes del cuerpo que tenemos o no tenemos”.

En pocas palabras: una persona que es transgénero es alguien que tiene órganos sexuales que no se alinean con su género. Aunque tendemos a pensar que el género es uno de dos (masculino o femenino), la verdad es que igual que en la escala de preferencias sexuales de Kinsey, el género es un amplio espectro donde algunas personas están firmemente en un extremo o el otro, pero con muchas otras en algún punto intermedio dentro de ese rango.

“Todos tenemos una orientación sexual independientemente del género que seamos”

El hecho de que su cuerpo exterior no se alinee con su expresión de género interna, no significa que una persona sea automáticamente gay.

“Todos tenemos una orientación sexual independientemente del género que seamos”, explica el Dr. Malone. “Al igual que las personas no trans, las personas transgénero pueden identificarse como heterosexuales, homosexuales, lesbianas, bisexuales, homosexuales, pansexuales, asexuales u de cualquier otra orientación sexual”.

Teniendo en cuenta esto, ¿qué pasa si conoces a una mujer, y resulta que ella es una mujer trans? Pues bien, no te conviertes en gay, explica el Dr. Malone, sigues siendo heterosexual.

“La mayoría de los hombres heterosexuales que tienen relaciones sexuales, o que están en una relación con una mujer transgénero, lo hacen porque él se siente atraído por ella y viceversa. Ser gay se refiere a sentirse atraído por alguien del mismo género. En este escenario, si él ve que su género es masculino y se siente atraído exclusivamente por las mujeres, y si ella ve que su género es femenino y se siente atraída exclusivamente por hombres, entonces son, por definición, heterosexuales, a menos que digan lo contrario”.

Todo esto viene de la forma en que enseñamos educación sexual y que crea este malentendido. El Dr. Malone insiste en que una de las primeras cosas que hace con sus pacientes es pedirles que procesen sus sentimientos en torno a la sexualidad y el género, con la esperanza de que superen su miedo a las etiquetas. “Si bien las etiquetas pueden ser importantes en términos de generar un sentido de pertenencia y de seguridad, por lo general nos encerramos demasiado en las reglas de esas etiquetas”. Son clasificaciones culturales que evitan que las personas cisgénero exploren las relaciones con personas trans heterosexuales, perdiéndose la oportunidad de conocer y enamorarse de la potencial pareja de nuestros sueños.

“Debemos averiguar por qué la idea de ser gay es tan terrible y romper con ese sesgo”

“Si nos damos más permiso para ser curiosos, para explorar y centrarnos en el placer mutuo, podemos ser más poderosos y tener el control en nuestra sexualidad. Lamentablemente, esos aspectos de nuestra cultura, el estigma y la vergüenza sexual impiden que seamos auténticos en nuestra sexualidad”.

A esto se le suma algo y es averiguar por qué la idea de ser gay es tan terrible y romper con ese sesgo. Nadie te está pidiendo que hagas algo que no quieres, pero estaría bien deshacerte de las etiquetas que posiblemente te impidan construir conexiones significativas con otros seres humanos.

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

Salvador Dalí

Este artículo sale en la edición impresa de PLAYBOY COLOMBIA de diciembre 2017  1 de julio de 1964 Aficionado al

RECOMENDADOS

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS