¿Puede Disney evitar que nos cansemos de 'Star Wars'?

Imagen por David Fisher/REX/Shutterstock

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana, el lanzamiento de una nueva película de Star Wars realmente significaba algo. Pasaron veinte años entre las dos trilogías de George Lucas, y pasó otra década antes de que The Force Awakens lanzara la tercera trilogía en la saga Skywalker.

Cada vez que nos encontrábamos en el cinema a oscuras viendo esa icónica apertura de rastreo, era porque lo habíamos ganado a través de años de paciencia y devoción. Pero cuando The Last Jedi se estrenó en cines esta semana, era la tercera película de Star Wars en los últimos años. Y con Disney aparentemente decidido a cumplir su promesa de darnos una nueva de estas películas cada año hasta el final de los tiempos, debemos hacernos la pregunta: ¿existe tal cosa como demasiada Guerra de las Galaxias?

Es fácil olvidar cuánta anticipación hubo en las semanas previas al lanzamiento de The Force Awakens en 2015. No solo marcó el regreso de personajes queridos por muchas durante años como Han Solo y la princesa Leia, sino que también marcó el comienzo del ambicioso reinicio de Star Wars de Disney, cuyas semillas se plantaron por primera vez cuando la compañía compró Lucasfilm en 2012 por un asombroso monto de 4,1 mil millones. The Force Awakens llegaría a un récord de 248 millones en su primer fin de semana, en camino a recaudar 2 mil millones en todo el mundo. El director J.J. Abrams tuvo éxito al permanecer fiel al canon, al tiempo que presentaba un variado elenco de personajes que una nueva generación de fanáticos de Star Wars podría considerar como propios.

The Last Jedi va en camino a su propio gran evento el primer fin de semana, una clara señal de que el público está ansioso por ver cómo se desarrolla este próximo capítulo, y por otras buenas razones. El rumor en las redes sociales después de las funciones de prensa iniciales fue entusiasta, y la película actualmente cuenta con un 94 por ciento de frescura en Rotten Tomatoes. El consenso común es que, al igual que Abrams antes que él, el director Rian Johnson honra el legendario legado de la franquicia mientras avanza la serie de manera emocionante y sorprendente.

Hasta ahora, la enorme inversión de Disney en el universo de Star Wars ha valido la pena. Junto con el éxito de su saga central, la primera fase de spin-offs también cumplió con las expectativas. Rogue One: Una historia de Star Wars, la precuela sobre un plan rebelde para robar los planos de la Estrella de la Muerte, salió un año después de TFA y recaudó 1,000 millones en la taquilla mundial. Y a pesar de una confusión detrás de cámaras muy publicitada, la historia de origen independiente de Han Solo del próximo año-con un elenco nuevo liderado por Alden Ehrenreich y Donald Glover- parece preparada para un éxito similar. De hecho, es difícil imaginar que las historias entrantes de bombardeo de origen para personajes establecidos como Boba Fett, Yoda y Obi-Wan tampoco serán aceptadas por el público. Disney confía tanto en el creciente universo cinematográfico de Star Wars que recompensó a Johnson con una trilogía completamente nueva antes de que ninguno de nosotros viera su película.

Pero tal interés constante en la serie es más la excepción que la regla. Después de malas presentaciones en verano, franquicias establecidas como Transformers, Pirates of the Caribbean y Alien cuentan aún con apoyo vital. Ya fuera por confiar en las mismas fórmulas ya quemadas que los hicieron exitosos por primera vez, o por estar en un mercado cada vez más abarrotado de producciones, el público parecía perder interés. Entonces, ¿cómo planea Disney asegurar que su línea de montaje de películas de Star Wars no tenga un destino similar? Afortunadamente, tiene el plan perfecto para el éxito justo al final del pasillo.

Desde 2008, Marvel, que también es propiedad de Disney, ha lanzado 17 películas, incluyendo Guardians of the Galaxy 2, Thor: Ragnarok y Spider-Man: Homecoming este año. Los tres coquetearon con el codiciado punto de referencia global de 1 mil millones. Mientras que sus contrapartes del cómic continúan tropezando, Marvel está rehaciendo Hollywood en su propia visión. En medio de sus poderosas películas de Avenger, la tercera de las cuales se lanzará a principios del próximo año, Marvel ha estado dispuesta a confiar sus franquicias independientes a directores jóvenes e idiosincrásicos que puedan y deseen experimentar con el género. El ejemplo más evidente de esa estrategia es Taika Waititi, el extraño neozelandés cuya única interpretación ayudó a llevar a Thor: Ragnarok a una de las mejores comedias del año. James Gunn hizo algo similar con las películas de Guardians.

Y aunque la jefa de Lucasfilm, Kathleen Kennedy, no acogió totalmente la idea de entregar las llaves del universo de Star Wars a directores no probados -las diferencias creativas la obligaron a reemplazar a los intrusos directores de Solo, Phil Lord y Chris Miller con Ron Howard- parece interesada en diversificar la paleta de colores Star Wars, al menos hasta cierto punto. Aunque Rogue One mantuvo muchos de los sellos más queridos del universo de Star Wars, fue esencialmente una película de robo. Los primeros informes sugieren que Solo será una comedia de aventuras. Kennedy incluso ha tenido a Waititi  en mente como alguien a quien le encantaría tener a bordo para dirigir una futura película de Star Wars.

Todo esto es de esperar. Disney no abrió su bóveda para convertir la marca Star Wars en un producto raro. Por el contrario: ya existen planes para un parque de diversiones con temática de Star Wars, más videojuegos y al menos un nuevo programa de televisión que se sincronizará con el lanzamiento del servicio de transmisión previamente anunciado de Disney. En otras palabras, es un buen momento para ser un fan de Star Wars, al menos por ahora.

 

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

RECOMENDADOS

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS