Por qué la emoción de ‘Jurassic Park’ no se va nunca, después de 25 años

Imagen por Amblin/Universal/Kobal/REX/Shutterstock

“Los fosiles son estáticos”, escribió Martin Amis en su reseña de la novela The Lost World del autor Michael Crichton en 1995, “pero son elásticos en nuestra imaginación, y les damos forma según nuestras necesidades”. Esto explica un poco lo que logró Steven Spielberg cuando trajo a Jurassic Park a la pantalla grande dos años antes. Spielberg, el niño maravilla y visionario de Hollywood, no solo sacó a los dinosaurios de las novelas de Crichton. Lo hizo de los libros de historia, y los mandó marchando triunfantes desde las salas de cine hacia la imaginación popular mundial. No es del todo correcto decir que Jurassic Park hizo por los dinosaurios lo mismo que hizo Jaws por los tiburones. El efecto fue mucho más grande. Hizo por los dinosaurios lo que hizo el combustible a los carros. Algo en lo que normalmente no pensamos de repente pasó a ser lo único que teníamos en la mente.

Todavía lo es o por lo menos eso parece. Pudo haber sido fácil de predecir, cuando la película fue estrenada hace 25 años, en junio de 1993, que Jurassic Park iba a salir como una sensación en las carteleras, un éxito internacional con buenas críticas y acogida comercial. Lo sorprendente, en retrospectiva, no es que todavía sea un hito cultural de toda una generación que fue asombrada hace dos décadas, si no que continúa siendo un alimento para la maquina hollywoodense, la cual ha logrado sacar cuatro súper secuelas de Jurassic Park, la última estará pronto en carteleras alrededor del mundo al final de este mes. La historia de un parque de diversiones desventurado futurista donde los visitantes tienen que escapar de sus habitantes carnívoros no es exactamente la base para una franquicia. Y, sin embargo, acá estamos, viendo Jurassic World: Fallen Kingdom y su secuela sin título que saldrá en los próximos tres años.

Una continua procesión de secuelas podría ser más emocionante si sus películas posteriores incluyeran a una o dos personas queridas y destacadas. Alien tiene Aliens; The Terminator tiene Terminator 2; Star Wars y Star Trek han tenido altibajos, pero al final se equilibran. Incluso la serie de Fast and The Furious todavía satisface en su octava entrega.

Pero Jurassic Parkk, pareciera, en otro nivel, completamente adversa a la imitación. Hay algo sobre la película original que aparentemente no puede ser replicado, y cada intento hecho hasta la fecha no ha podido recapturar esa magia. Obviamente seguirán siendo gigantes en la taquilla; Jurassic World obtuvo 1.6 billones de dólares y es hasta el momento la quinta más taquillera de la historia, acompañando a las críticas y reseñas llenas de entusiasmo. Pero eso le habla a nuestra nostalgia colectiva y cómo todos queremos, también, experimentar Jurassic Park nuevamente por primera vez.

Para entender por qué las secuelas de Jurassic Park en su mayoría no funcionan, solo tienes que ir atrás y ver por qué Jurassic Park sí funciona. Pero incluso eso es un poco misterioso. Hace 25 años, la película fue aclamada por el arte en sus efectos especiales, y en particular por la integración asombrosa de efectos digitales y las imágenes creadas en computador. Al mismo tiempo, la película fue criticada por su dependencia en este tipo de innovaciones (una muleta), algunos críticos sintieron, que enfatizaron de una manera barata el espectáculo entre el drama y los sentimientos humanos. “La película cumple muy bien la promesa de mostrar dinosaurios”, escribió Roger Ebert en su reseña tibia sobre la película. “Los vemos temprano y seguido, y son en efecto un triunfo en el arte de los efectos especiales, pero la película carece de otras cualidades que necesita mucho más, como la sensación de asombro y admiración”.

Es increíble recordar estas palabras, mientras uno ve la película otra vez hoy en día, solo porque Jurassic Park es obviamente rica en exactamente estas cualidades. Asombro y admiración son las virtudes que definen la película, acompañadas de miedo, alegría y un sentimiento de descubrimiento que va desde la ciencia de las especies extintas hasta la ciencia de los efectos de última tecnología de Hollywood. Si la película está llena de magia digital, es porque Spielberg mismo estaba encantado con estas maravillas de la tecnología, como con el asombro que podría generar a los visitantes del parque que dinosaurios caminaran a su alrededor. Hay una simetría asombrosa en Jurassic Park entre lo que están sintiendo los personajes en la pantalla y lo que está sintiendo la audiencia en el teatro. Ambos, tanto nosotros como ellos, estamos viendo algo deslumbrante y aterrador y difícil de creer. Ellos no pueden creer que John Hammond haya creado un parque lleno de dinosaurios vivos y coleando. Nosotros no podemos creer que Steven Spielberg haya hecho lo mismo en la pantalla.

·

Hay una simetría asombrosa en Jurassic Park entre lo que están sintiendo los personajes en la pantalla y lo que está sintiendo la audiencia en el teatro

·

“De muchas maneras, es una de las grandes películas de Steven”, dijo la productora Kathleen Kennedy en 2013 en una entrevista en la que se hablaba de la película. “Cuando miras la tecnología generada, es extraordinario como cambió el juego”. Spielberg, mientras tanto, fue más directo al explicar el atractivo: “Creo que a la gente le gustó Jurassic Park porque es cojonuda”. Eso es, pero el toque hábil del director no puede ser tomado en cuenta únicamente para explicar la grandeza del film. Lost World de 1997, la primera secuela de Jurassic Park, fue dirigida por Spielberg con el mismo aplomo y con muchas piezas y secuencias llenas de acción. El problema es la redundancia. The Lost World, al igual que las otras secuelas de la franquicia, tiene una calidad recalentada, un olor rancio que traiciona el espíritu de la película original. Lo que sugiere que el problema no es sigan arruinando las secuelas. Es que realmente no se pueden hacer secuelas de Jurassic Park.

“Una de las cosas que respondí cuando leí el guion de Jurassic Park era que era primitiva”, dijo Spielberg en el set de la película. “Y yo respondo a las cosas primitivas de la naturaleza y del hombre”. Todos lo hacemos. El secreto del éxito de Jurassic Park es que hay algo primitivo no solo en la historia sino en la naturaleza y en el hombre, pero en la esencia de lo que logra técnica y creativamente, por lo que hace posible y muestra tan bien en la pantalla grande. Hay algo que afecta profundamente cuando uno ve por primera vez uno de los dinosaurios de Spielberg, y toda la película se basa en esa sensación y los sentimientos – que directo a los huesos – de asombro, placer y miedo que provoca. No es solo un espectáculo de efectos especiales, es una película hermosa e irrepetible, sobre el poder de la imaginación y como puede moldear algo estático a nuestro gusto. Esto no es algo que se pueda volver a hacer. Es un film único en la vida.

ENTREVISTA
PLAYBOY

TE PODRÍA INTERESAR

RECOMENDADOS

¡Vamos a correr!

Cada año en Colombia se realizan casi 100 carreras en diferentes ciudades del país, incluyendo maratones, medias maratones, carreras recreativas

FICCIÓN

ÚLTIMOS ARTÍCULOS